Birmania: junta militar reduce a dos años la pena de prisión de Suu Kyi

INTERNACIONALES · 6 DICIEMBRE, 2021 15:38

Ver más de

Deutsche Welle


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El jefe de la junta militar de Birmania redujo de cuatro a dos años la sentencia a la líder depuesta y al expresidente, Win Myint, acusados de incitación contra el Ejército e incumplir normas relacionadas al coronavirus.

El jefe de la junta, Min Aung Hlaing, «perdonó a dos años» en lugar de cuatro a la líder derrocada Aung San Suu Kyi, y al expresidente Win Myint, sus condenas por incitación al desorden público contra el Ejército y por incumplir las normas sobre el coronavirus, dijo este lunes (06.12.2021) la televisión estatal.

Suu Kyi de 76 años, también Nobel de la Paz, se encuentra detenida desde que los militares depusieron su gobierno el 1 de febrero, poniendo fin a un breve período de democracia en Birmania.

Estados Unidos pide su liberación

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, exigió a través de un comunicado a la junta militar de Birmania, liberar a la exlíder Suu Kyi, y a devolver al país surasiático a «la senda democrática».

«El desprecio continuado del régimen (birmano) por el imperio de la ley y su uso generalizado de la violencia contra el pueblo subrayan la urgencia de restaurar la senda democrática en Birmania», apuntó el jefe de la diplomacia estadounidense.

¿Quién es Aung San Sus Kyi?

Suu Kyi llevó a la LND (Liga Nacional de la Democracia) a la victoria en las elecciones generales de 2015, la primera votación democrática en Birmania en 25 años.

Entre 1989 y 2012, pasó un total de 15 años bajo arresto domiciliario. Mientras estaba confinada en la mansión de la época colonial de su familia en Yangon, Suu Kyi se presentaba ante miles de personas reunidas al otro lado de la valla de su jardín.

Fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 1991 en reconocimiento a su lucha por la democracia.

¿Cuál es la situación en Birmania?

La Junta de Birmania se enfrenta a protestas, huelgas y resistencia armada de las milicias desde el derrocamiento del gobierno de Suu Kyi. Según un grupo de control local, más de 1.200 personas han muerto y más de 10.000 han sido detenidas en la represión de la disidencia.

El domingo, un vehículo del Ejército irrumpió en una marcha antijunta y, al parecer, mató a tres personas, según testigos y un organizador de la marcha.

También el domingo, el jefe de la junta de Birmania, Min Aung Hlaing, se reunió con dos miembros de alto nivel de la LND. Otros miembros de la LND criticaron la reunión y afirmaron que la junta pretendía utilizarla en su beneficio político.