Despega de Kabul el primer vuelo de evacuación desde la retirada occidental

INTERNACIONALES · 9 SEPTIEMBRE, 2021 11:16

Ver más de

Deutsche Welle


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El primer vuelo de evacuación de civiles desde la retirada de tropas estadounidenses a finales de agosto despegó este jueves (09.09.2021) del aeropuerto de Kabul con 115 pasajeros a bordo, incluyendo estadounidenses, rumbo a Qatar. El gobierno talibán ha autorizado el viaje de unas doscientas personas, estadounidenses y de otras nacionalidades.

El enviado del gobierno catarí en Afganistán, Mutlaq al Qahtani, ya había anunciado hoy en declaraciones a la televisión que “por primera vez habrá vuelos internacionales comerciales o chárter alquilados con pasajeros afganos” con los documentos necesarios para viajar. “No estamos hablando de evacuación, sino de libre movimiento (…) Aquellas personas que tienen pasaporte o documentos de viaje y una tarjeta para subir al avión podrán viajar”, detalló el enviado, aunque dijo también que era “un día histórico para el aeropuerto de Kabul”. Además, explicó que los vuelos internacionales se reanudarían “progresivamente”. “El aeropuerto de Kabul ya está operativo”, resumió.

Este vuelo de Atar Airways, con destino a Doha, se lleva a cabo cuando los talibanes intentan afianzar su régimen, menos de un mes después de que tomaran el control de Kabul. Es el primero tras la caótica operación de evacuación de más de 120.000 personas, en su mayoría afganos, que concluyó con la retirada de Estados Unidos el 30 de agosto. “Estamos muy agradecidos con Qatar”, dijo uno de los pasajeros la televisión catarí Al Jazeera, diciendo que tenía pasaporte canadiense. Doha, y su aliado turco, han trabajado desde hace días para arreglar las estructuras aeroportuarias, que estaban muy dañadas. Fuera del aeropuerto, se veían en las calle de Kabul muchos más combatientes talibanes armados que los días anteriores, incluso de las fuerzas especiales con equipos militares, en las esquinas y en los puestos de control del tráfico en las grandes avenidas, según comprobaron periodistas de la AFP.

Aunque los talibanes no dejan de reiterar que han cambiado y ya no son aquel régimen represivo, especialmente con las mujeres, que gobernó entre 1996 y 2001, sus primeras semanas en el poder muestran que no tolerarán ningún tipo de oposición. Este jueves, varias protestas en favor de la libertad fueron anuladas en la capital afgana, luego que el nuevo gobierno prohibiera este tipo de actos.

Durante la semana, talibanes armados habían dispersado concentraciones de cientos de personas en varias ciudades del país, entre ellas Kabul, Faizabad (noreste) y Herat (este), donde murieron dos personas por disparos. Para poner fin a las movilizaciones, el miércoles por la noche, el gobierno ordenó que cualquier manifestación tenía que estar autorizada por el ministerio de Justicia. Y que “por el momento”, ninguna lo estaba.