Ganar-ganar, la fórmula del acercamiento entre los empresarios y el chavismo

ECONOMÍA · 31 JULIO, 2021 11:30

Ver más de

Margaret López


¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Los nuevos puentes entre la administración de Nicolás Maduro y los empresarios privados marcan un punto de inflexión en la economía nacional. Todavía es pronto para conocer los resultados que se verán de este reciente acercamiento, pero expertos coinciden en que ambos actores pueden ganar recompensas en la negociación y lograr que la economía, al menos, mejore sus expectativas para lo que resta de este año.

“No sabemos cuáles son las medidas económicas que vienen, pero para el Gobierno es importante la opinión que tendrán los empresarios. Es una nueva relación y eso no quiere decir que van a estar en paz y de abracitos todo el tiempo, sino que ambos necesitan que entre capital al país para producir y que se genere confianza”, explicó la politóloga Ana Milagros Parra, en entrevista para Efecto Cocuyo.

Durante la 77° Asamblea Anual de Fedecámaras (Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela), uno de los puntos centrales de los discursos fue “apoyar la negociación”. No en vano, Delcy Rodríguez, vicepresidenta y ministra de finanzas del Ejecutivo, llamó a los empresarios privados a respaldar “las nuevas medidas económicas” y “la transformación del modelo económico”, aunque no adelantó ningún punto en concreto.

La limitante de las sanciones

Entender cómo se llegó a este acercamiento entre la administración de Nicolás Maduro y los empresarios privados no es posible sin recordar las sanciones impuestas por los Estados Unidos y la Unión Europea. En especial, si se resalta que ambos sectores pueden sacar ventaja de una probable flexibilización por parte del gobierno de Joe Biden.

“Este chavismo, que es más Madurismo, es un gobierno más pragmático que se vio en la necesidad de evolucionar a un sistema económico distinto por las sanciones. Maduro lo dijo en la entrevista con Bloomberg, que van a estrechar la mano con quien sea. Y en unas posibles negociaciones con la comunidad internacional, para el Gobierno es una ganancia que no tengan varios grupos en contra como los empresarios”, sostuvo la analista política zuliana Parra.

El acercamiento también supone una ganancia para Fedecámaras, porque se le reconoce como un actor nacional con fuerza y no solo por su poderío económico. Al final, las opiniones de los empresarios privados ganaron peso en el país en la medida que se convirtieron en el sector que moviliza el flujo más importante de divisas y ofrece, además, unos salarios mínimos de 70 dólares, que superan por mucho al promedio de sueldos de menos de 5 dólares que cancela el sector público.

¿Qué hay sobre la mesa de negociaciones?

La tercera reconversión monetaria en la era del chavismo es una de las acciones económicas que más suenan en la calle. Para algunas firmas como Econométrica es inminente que este recorte de ceros a la moneda nacional se produzca en agosto próximo, pero en la agenda de negociación conjunta entre el gremio empresarial y el Ejecutivo también están otras medidas concretas.

“A veces se olvida que Fedecámaras tiene afiliadas más de 300 cámaras y ahora ellos lo que hicieron fue entrar al triángulo económico, para encontrarle soluciones a la crisis. Se trabaja para lograr algunas modificaciones en el decreto de exoneraciones de impuestos (a las importaciones) y en reducir el encaje legal bancario”, apuntó Tomás Socías López, presidente del Grupo Estrategias y analista económico, en entrevista para Efecto Cocuyo, .

Una nueva reconversión monetaria puede suponer un alivio para los sistemas contables y administrativos de las grandes empresas en el corto plazo. Mientras que la otra medida de reducir el encaje legal a la banca en un porcentaje más amplio puede llevar a que se reabran las puertas del tradicional crédito bancario, que es tan importante para ampliar las inversiones y levantar la producción nacional.

Ninguna de estas medidas económicas ataca de frente al problema de la inflación, ni tampoco resuelve cómo atraer capital a Venezuela. Sin embargo, en conjunto suponen una pequeña bocanada de oxígeno para aquellas empresas venezolanas que todavía permanecen en pie tras siete años de recesión económica y otros tres años completos de hiperinflación.  

En la economía no todo se trata de números o de porcentajes, las expectativas son muy importantes a la hora de hacer negocios. Por eso, el acercamiento reciente entre ambos actores parece refrescar la economía, pero el balance completo solo podrá hacerse cuando se conozcan los anuncios económicos que se esperan por parte del Ejecutivo en las próximas semanas.

Foto principal: Fedecámaras