Gobierno de Maduro le reportó a EEUU que economía venezolana se contrajo 16,5% en 2016

ECONOMÍA · 23 DICIEMBRE, 2017 11:20

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Crisis económica. Durante el año 2016 Venezuela registró una contracción de su economía en 16,5%, así lo reportó el gobierno del presidente Nicolás Maduro a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC por sus siglas en inglés) de Estados Unidos. La cifra refleja el deterioro de la actividad económica en el país en el plazo de un año, pues en 2015 se registró una contracción de 6,2%.

El informe fue recibido por la SEC el pasado 21 de diciembre y revela las últimas cifras en materia económica desde el año 2016, cuando el Banco Central de Venezuela publicó por última vez —aunque de forma incompleta— información oficial sobre la inflación, el Producto Interno Bruto y la escasez en el país.

En el documento se reporta una inflación de 274,4% durante 2016, un incremento de casi 100 puntos porcentuales en comparación con la cifra registrada por el BCV para 2015, que fue de 180,9%. También se reporta una tasa de desempleo de 7,5% para el cierre del año pasado.

Pese a contar con las mayores reservas de petróleo, Venezuela indicó que su economía petrolera sufrió una caída de 9,9% durante 2016, motivado al desplome de los precios del crudo.

Esto también se tradujo en menos productos para la población. La disminución de los ingresos petroleros obligaron a recortar las importaciones en 50,8% en 2016 en comparación con el año anterior. En 2015 las compras fueron de 33.308 millones de dólares, mientras que un año después se redujeron a 16.370 millones.

En el reporte consignado a la SEC Venezuela también señala que su economía no petrolera se contrajo 16,1%.

La actividad manufacturera y el sector construcción fueron dos de los más golpeados el año pasado. La primera tuvo una caída de 27,1%, mientras que el segundo registró una contracción de 31,6%.

Todos los años la SEC exige información detallada de su economía a los gobiernos extranjeros que emiten deuda en los Estados Unidos, a modo de proteger a los mercados de valores y a los inversionistas.