FMI tiene 5.000 millones de dólares disponibles para inyectarlos en Venezuela

ECONOMÍA · 6 SEPTIEMBRE, 2021 10:12

Ver más de

Margaret López


¿Cómo valoras esta información?

57
QUÉ CHÉVERE
8
QUÉ INDIGNANTE
7
QUÉ CHIMBO

Las sanciones económicas impuestas a Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y la liberación del oro en Inglaterra no son las únicas medidas económicas que se discuten en el diálogo en México, que tuvieron su primera ronda formal este fin de semana. En el Fondo Monetario Internacional (FMI) también están disponibles más de 5.000 millones de dólares guardados a nombre de Venezuela.

Estos fondos son parte de los llamados “Derechos Especiales de Giro” (DEG) y que en un movimiento sin procedentes el FMI empezó a liberar a sus 190 países miembros, apenas hace días para atender la crisis económica generada por la pandemia del COVID-19.

“Esta es la mayor asignación de derechos especiales de giro (DEG) en la historia del FMI, equivalente aproximadamente a 650.000 millones de dólares. Esta asignación es una importante inyección de ánimo para el mundo y, si se utiliza con prudencia, una oportunidad única para combatir esta crisis sin precedentes” aseguró Kristalina Georgieva, directora general del FMI, en el medio del anuncio oficial.  

Las arcas venezolanas   

Venezuela, como integrante del FMI, tiene ahora un lote de 3.568 millones de papeles de derechos especiales de giro, que equivalen a algo más de 5.091 millones de dólares, de acuerdo con el listado oficial de asignaciones publicado por el organismo multilateral el pasado 23 de agosto.

Se trata de un monto importante que bien pudiera servir para comprar un lote de vacunas, financiar la reparación de los espacios en los hospitales estatales y apoyar la recuperación de un servicio público tan fundamental en la pandemia como es el agua potable. Equivale también al mismo monto que la administración de Nicolás Maduro solicitó como un préstamo en marzo del año pasado. 

Dólares disponibles

Brasil, que cuenta con 15.102 millones de dólares disponibles en el FMI, es el único país en América del Sur que supera a los fondos listos para inyectarse en Venezuela. El monto venezolano de derechos de giro rebasa a lo que tiene disponible el resto de los países en la región: Argentina, Colombia, Chile, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Paraguay.  

Todos estos países latinoamericanos empezarán a recibir la inyección de estos fondos en las próximas semanas, pero el caso venezolano es muy distinto. La liberación de este dinero depende de que el FMI pueda reconocer a la directiva del Banco Central de Venezuela (BCV) y es, por esto, que uno de los puntos que suenan entre los acuerdos probables es la renovación de la junta directiva de la máxima autoridad bancaria en el país. 

“El compromiso del FMI con sus países miembros se predica en el reconocimiento de un gobierno oficial por parte de la comunidad internacional” fue la respuesta que el organismo multilateral le dio al equipo de Nicolás Maduro. El comunicado público del FMI llegó cuando el Ejecutivo envió la petición de un nuevo crédito y apenas comenzaba la pandemia del nuevo coronavirus en Venezuela.  

La voz de los Estados Unidos  

Los acuerdos alcanzados en la mesa de negociación impulsada por Noruega pueden ser claves para que estos 5.000 millones de dólares disponibles en el FMI sean liberados, como una primera medida de inyección para la recuperación económica en el país.

La entrega de estos derechos especiales de giro tiene la ventaja de que no poseen la carga política de que la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (Ofac, por sus siglas en inglés) deponga sus medidas y tampoco supone la firma de un crédito adicional. Sin embargo, Estados Unidos es el principal socio del FMI y su voz puede ser crucial para que se concrete esta inyección económica.

Aparte de que Venezuela no puede recibir ningún dinero del FMI sin compartir un reporte completo y transparente sobre su balance económico que incluya, por ejemplo, el detalle del Producto Interno Bruto (PIB), las cifras de importaciones y exportaciones y las cuentas sobre la producción petrolera y las ventas de Pdvsa en el mercado asiático.

Algunas fuentes vinculadas con el diálogo reconocieron que la administración de Nicolás Maduro aspira a que se concrete un primer encuentro con representantes del FMI, como parte de las maniobras para restablecer una relación que el país socavó desde hace más de una década de la mano de las políticas económicas promovidas por el fallecido presidente Hugo Chávez.

Foto principal: Fondo Monetario Internacional | Flickr

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: