Entre pérdidas, donaciones y ventas esporádicas operan los comercios en Caracas - Efecto Cocuyo

ECONOMÍA · 13 MARZO, 2019 15:19

Entre pérdidas, donaciones y ventas esporádicas operan los comercios en Caracas

Texto por Alejandro Benzecry

Ver más de

Alejandro Benzecry

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La situación de Venezuela exige flexibilidad a los comerciantes. Todos los consultados por Efecto Cocuyo aseguran que la única forma de trabajar es adaptándose a los horarios que el vaivén eléctrico impone en la capital. Para que las pérdidas no consumieran sus negocios, muchos recurrieron a donaciones de comida, distintos horarios de trabajo e incluso a la disminución en el precio de algunos productos.

En una panadería de Altamira, el encargado aseguró que el pasado viernes, 8 de marzo, tuvieron que regalar más de 300 cachitos a sus empleados. «Nos habían hecho el pedido y no nos atendieron más el teléfono por el apagón. Entendemos que no había comunicaciones, pero ya no nos podemos arriesgar de esa forma. Ahora solo trabajamos los pedidos pero si los pagan primero».

Dijo que aceptan dólares, que los puntos de venta funcionan «rara vez» y que han tenido que botar cantidades importantes de masa y dulces.

Muchas panaderías tuvieron que botar o donar alimentos y bebidas que necesitaban refrigeración.

Muchos comercios tienen la ventaja de poder aceptar dólares o euros. Por eso, trabajan de forma intermitente, hasta que la luz del día lo permita en caso de que no haya electricidad. Pero en algunas zonas de Caracas, la luz solo llega a ráfagas y no permite ni un día completo de trabajo porque los vendedores ni siquiera pueden o tienen miedo de aceptar divisas.

En Quinta Crespo no hubo luz desde que inició el apagón hasta el sábado siguiente. Solo ese día y el domingo, los comercios tuvieron electricidad «de a ratos», indicó una comerciante de artículos de higiene, por lo que las ventas han decaído de manera vertiginosa.

Algunos ciudadanos se mantienen en protesta hasta este miércoles 13, pero asediados por la Policía Nacional Bolivariana. «Aquí no podemos manifestar porque las autoridades nos dijeron que esto es de la Alcaldía», añadió la vendedora y prefirió no revelar su identidad.

En la avenida Baralt, solo algunos establecimientos reactivaron su actividad comercial luego de varios días sin electricidad.

El propietario de un restaurante de Los Palos Grandes señaló que, a partir del apagón del 7 de marzo, empezó a pedir a sus proveedores carne y pollo diariamente. «En febrero solo hice un pedido, a principios de mes. Ya no puedo. Si no lo hago diariamente, se me pudre la comida. Estuvimos dos días sin luz y eso es lo máximo que aguanta la cava sin recibir electricidad. Salvé algunos alimentos porque los envié a Farmatodo para que me los vendieran ahí».

Dijo que desde el pasado domingo el flujo eléctrico ha sido intermitente en su local. Su punto de venta casi no funciona, las transferencias del jueves 7 aún no se le han hecho efectivas y subrayó que hasta ha tenido que fiar a muchos clientes. «Sí aceptamos dólares, pero son pocos los que tienen y vienen a comer», lamentó.

Hace tres semanas, el precio más alto de la taza de café que el medio registró en distintos comercios, alcanzaba los 4 mil bolívares, en un negocio de Sábana Grande. En el mismo lugar, este 13 de marzo, la misma taza cuesta 2.500 bolívares.

El encargado dijo que, a raíz del apagón del pasado jueves, perdieron «demasiada» mercancía que necesitaba de refrigeración y que, por eso, debían al menos, cubrir costos y vender lo que les queda.

El café más costoso que Efecto Cocuyo registró este 13 de marzo alcanza los 3 mil bolívares

El propietario de otra panadería explicó que su café mantenía el mismo precio desde hace tres semanas (Bs 1.900) porque no ha hecho más pedidos a sus proveedores. Indicó que su local, en La Candelaria, tuvo pérdidas de masa de pan, leche y algunos dulces, que desde el día del apagón no pudo encontrarles lugar para su conservación.

 

Fotos: Mairet Chourio

Lea también:

Polar denuncia pérdidas millonarias por saqueos en el Zulia