“El cripto invierno es un síntoma de un mal mayor”, dice el economista Aaron Olmos

ECONOMÍA · 26 JUNIO, 2022 11:55

Ver más de

Margaret López


¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Como el mantra que se repetía en Game of Thrones, el mundo de las criptomonedas se enfrenta ahora a un tiempo frío y de guerras que van mucho más de la caída del precio del Bitcoin. Al momento se le apodó como “el cripto invierno” e incluye el freno de las inversiones, el despido de trabajadores y la aparición de nuevas regulaciones.

Para entender todo lo que rodea a este cripto invierno, hablamos con el economista Aaron Olmos, quien es especialista en el mundo de las criptomonedas y profesor invitado del Instituto de Estudios Superiores de Administración (Iesa).  

¿A qué se le llama el cripto invierno?

— El cripto invierno es un síntoma de un mal mayor. La economía global parece estar entrando en recesión y comenzamos a ver las señales en la economía especulativa. No se puede desligar esto del COVID-19 y la pandemia, porque al caer la producción con un exceso de liquidez, comenzó la inflación. Por eso es que vemos que la Reserva Federal (de los Estados Unidos) y el Banco Central Europeo (BCE) comienzan a tomar decisiones sobre las tasas de interés.

— ¿Entonces las criptomonedas no están desligadas del resto de la economía? ¿Esto no contradice la ideología de su creación?

— Las criptomonedas nacieron para ser una vía financiera alternativa al mundo tradicional.  Se crearon como un mecanismo alternativo de pago y para que no participe banco central alguno, pero eso se distorsionó en el camino. Se volvieron vehículos de inversión y herramientas de ahorro en el momento que empezaron a tener un sistema de cambio con los dólares y los euros, lo que llamamos dinero fiat. Si las criptomonedas estuvieran fuera del mercado financiero, lo que está pasando no les afectaría.

El precio del Bitcoin cayó 70% en lo que va del año. ¿Es solo un ajuste económico?

— El Bitcoin corrige su precio, pero no hay nada más cobarde que el dinero. Cuando aparecieron las previsiones de recesión, hubo muchos inversionistas que dijeron ‘yo saco mi dinero de estos criptoactivos y me voy a algo seguro, como el oro, la energía o los alimentos’. En el largo plazo, el Bitcoin y las criptomonedas siempre se recuperan. Hay quienes incluso compraron más criptomonedas, porque en unos meses puede llegar a subir.

Pero entre los venezolanos que usan criptomonedas hay preocupación ¿qué se les puede decir a ellos?

— Hay muchos venezolanos que le vieron el lado amable a las cripto con los juegos para ganar (Play to Earn) o quienes hacen trading (venta y compra). Pero quienes dependían de que el precio de las criptomonedas subiera para completar la quincena ahora ven otro lado. A ellos no se les puede decir que aguanten el vendaval y compren más cripto. No todos están en la posición de dejar su dinero allí hasta que vuelva a subir el precio.

En el cripto invierno también se vieron despidos masivos de empleados ¿por qué ocurrió?

— Un criptoactivo tiene utilidad en la medida que resuelve un problema social, no por si su cadena de bloques es más compleja o no. Ahora existen 19.900 criptomonedas en el mundo, de las cuales 97% no sirve para nada. Lo que estamos viendo es lo que yo llamo ‘el darwinismo digital’, la supervivencia del más apto. Es una limpieza que nos llevará a que se mantengan en pie las empresas que sí están prestando un valor real, que trabajan con otras empresas y bancos y que están interesados en legalizarse y cumplir con las supervisiones.

¿Vendrá una presión porque las autoridades globales regulen más el mundo cripto?

— Pasamos de una etapa en que los bancos centrales y las autoridades negaban la existencia del Bitcoin o su importancia, a crear sus propias criptomonedas. Tanto así que en China y en Las Bahamas tienen más de un año con un proyecto piloto de su propia criptomoneda. Cada país lo está haciendo a su manera, pero es un momento que está sirviendo para generar una gran regulación. Son las billeteras quienes están obligadas a crear un registro de sus usuarios y rendir cuentas, para evitar las actividades fraudulentas.

La pérdida de más de 70% del valor del Bitcoin en los meses más recientes encendió las alarmas entre los inversionistas. Sin embargo, hace falta recordar que el precio de esta criptomoneda apenas era de 1.000 dólares hace cinco años atrás. Cuando se trata del cripto invierno solo hay que recordar que apenas comienza la decantación y que aquellas criptomonedas que sobrevivan serán los líderes de un mercado que hace rato ya no es marginal en el mundo financiero.

Foto principal: Unsplash | Pierre Borthiry

ECONOMÍA · 11 AGOSTO, 2022

“El cripto invierno es un síntoma de un mal mayor”, dice el economista Aaron Olmos

Texto por Margaret López

Como el mantra que se repetía en Game of Thrones, el mundo de las criptomonedas se enfrenta ahora a un tiempo frío y de guerras que van mucho más de la caída del precio del Bitcoin. Al momento se le apodó como “el cripto invierno” e incluye el freno de las inversiones, el despido de trabajadores y la aparición de nuevas regulaciones.

Para entender todo lo que rodea a este cripto invierno, hablamos con el economista Aaron Olmos, quien es especialista en el mundo de las criptomonedas y profesor invitado del Instituto de Estudios Superiores de Administración (Iesa).  

¿A qué se le llama el cripto invierno?

— El cripto invierno es un síntoma de un mal mayor. La economía global parece estar entrando en recesión y comenzamos a ver las señales en la economía especulativa. No se puede desligar esto del COVID-19 y la pandemia, porque al caer la producción con un exceso de liquidez, comenzó la inflación. Por eso es que vemos que la Reserva Federal (de los Estados Unidos) y el Banco Central Europeo (BCE) comienzan a tomar decisiones sobre las tasas de interés.

— ¿Entonces las criptomonedas no están desligadas del resto de la economía? ¿Esto no contradice la ideología de su creación?

— Las criptomonedas nacieron para ser una vía financiera alternativa al mundo tradicional.  Se crearon como un mecanismo alternativo de pago y para que no participe banco central alguno, pero eso se distorsionó en el camino. Se volvieron vehículos de inversión y herramientas de ahorro en el momento que empezaron a tener un sistema de cambio con los dólares y los euros, lo que llamamos dinero fiat. Si las criptomonedas estuvieran fuera del mercado financiero, lo que está pasando no les afectaría.

El precio del Bitcoin cayó 70% en lo que va del año. ¿Es solo un ajuste económico?

— El Bitcoin corrige su precio, pero no hay nada más cobarde que el dinero. Cuando aparecieron las previsiones de recesión, hubo muchos inversionistas que dijeron ‘yo saco mi dinero de estos criptoactivos y me voy a algo seguro, como el oro, la energía o los alimentos’. En el largo plazo, el Bitcoin y las criptomonedas siempre se recuperan. Hay quienes incluso compraron más criptomonedas, porque en unos meses puede llegar a subir.

Pero entre los venezolanos que usan criptomonedas hay preocupación ¿qué se les puede decir a ellos?

— Hay muchos venezolanos que le vieron el lado amable a las cripto con los juegos para ganar (Play to Earn) o quienes hacen trading (venta y compra). Pero quienes dependían de que el precio de las criptomonedas subiera para completar la quincena ahora ven otro lado. A ellos no se les puede decir que aguanten el vendaval y compren más cripto. No todos están en la posición de dejar su dinero allí hasta que vuelva a subir el precio.

En el cripto invierno también se vieron despidos masivos de empleados ¿por qué ocurrió?

— Un criptoactivo tiene utilidad en la medida que resuelve un problema social, no por si su cadena de bloques es más compleja o no. Ahora existen 19.900 criptomonedas en el mundo, de las cuales 97% no sirve para nada. Lo que estamos viendo es lo que yo llamo ‘el darwinismo digital’, la supervivencia del más apto. Es una limpieza que nos llevará a que se mantengan en pie las empresas que sí están prestando un valor real, que trabajan con otras empresas y bancos y que están interesados en legalizarse y cumplir con las supervisiones.

¿Vendrá una presión porque las autoridades globales regulen más el mundo cripto?

— Pasamos de una etapa en que los bancos centrales y las autoridades negaban la existencia del Bitcoin o su importancia, a crear sus propias criptomonedas. Tanto así que en China y en Las Bahamas tienen más de un año con un proyecto piloto de su propia criptomoneda. Cada país lo está haciendo a su manera, pero es un momento que está sirviendo para generar una gran regulación. Son las billeteras quienes están obligadas a crear un registro de sus usuarios y rendir cuentas, para evitar las actividades fraudulentas.

La pérdida de más de 70% del valor del Bitcoin en los meses más recientes encendió las alarmas entre los inversionistas. Sin embargo, hace falta recordar que el precio de esta criptomoneda apenas era de 1.000 dólares hace cinco años atrás. Cuando se trata del cripto invierno solo hay que recordar que apenas comienza la decantación y que aquellas criptomonedas que sobrevivan serán los líderes de un mercado que hace rato ya no es marginal en el mundo financiero.

Foto principal: Unsplash | Pierre Borthiry

¿Cómo valoras esta información?

7

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO