Cuatro horas de cola y “no pude comprar ni una harinita”

ECONOMÍA · 4 ABRIL, 2016 17:12

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El caraqueño comenzó la semana haciendo cola. Desde las 6 de la mañana la fila para adquirir alimentos regulados en el Farmarket, de Chacao, rodeaba la mitad de la manzana entre la Av. Francisco de Miranda y la calle Cecilio Acosta.

Elizabeth Nogales vive en Caucaguita, a más de 18 kilómetros del local en Chacao,  y desde las 6 de la mañana ya estaba en la cola con su hija de ocho meses para comprar harina Pan. A las 11 am un funcionario de la Policía Nacional Bolivariana PNB informó que ya se había acabado todo y que la gente dejara de hacer fila. Elizabeth reclamó al uniformado  por lo “injusto” de estar cuatro horas plantada a la espera de ingresar al establecimiento y no pudo comprar “ni una harinita”. La respuesta fue un rotundo silencio y vuelta de espalda.

“La situación está fea. Uno sale a caminar para ver que se consigue, yo me bajo donde haya gente haciendo cola, porque no es posible que en La Redoma de Petare un desodorante cueste 800 bolos, y Polisucre no hace nada para parar a esa parranda de sinvergüenzas”, dijo Nogales.

Yuleivis Ojeda, apoyada en su bastón, tenía dos horas  en la cola. Vive en Petare y se enteró que estaban vendiendo pasta, harina Pan y arroz en Farmarket por alguien que le escribió un mensaje de texto. Tampoco pudo comprar. Yuleivis lloraba y decía que estaba “arrecha con todo el mundo. No es justo lo que pasa con la comida. Me iré a buscar donde poder comprar, porque no tengo nada en casa” .

“Cuando vienen los policías se acaban los productos”, aseguró Ángel Pernía, luego de salir del establecimiento con tres paquetes de harina.  “Estuve desde las 6 de la mañana y  pagué 57 bolívares por los tres kilos. También estaban vendiendo mantequilla, aceite,  pasta y arroz. Sacaron harina para 800 personas y vendieron como 120”.

A pesar de que se habían terminado los producto, los consumidores se mantenían en cola. Un empleado salió y pidió a la gente que no hicieran más colas porque no había nada, “Esta situación (cola) no la inventamos ni la generamos nosotros, vendimos los que nos llegó”, dijo el trabajador que no quiso dar su nombre.