Comerciantes piden que se acelere la vacunación contra el COVID-19

CORONAVIRUS · 19 MAYO, 2021 13:50

Ver más de

Margaret López


¿Cómo valoras esta información?

6
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Los comerciantes llamaron a que se acelere el proceso de vacunación de los venezolanos contra el COVID-19 y que se incluya en el plan al sector privado que posee “la cadena de distribución más amplia” del país. Una petición que antes también hicieron los trabajadores, las academias científicas y la Iglesia Católica.

“El tiempo es importante. No podemos centrarnos en el logro (de la vacunación) para quien sabe cuándo. Para que el proceso de vacunación pueda masificarse debe participar el Estado, pero también el resto de los sectores. Si no logramos pasar ese obstáculo, no podremos encontrarnos con el camino productivo” argumentó Felipe Capozzolo, presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), en medio de una rueda de prensa transmitida por Zoom.

Capozzolo detalló que varias cámaras regionales de comerciantes presentaron sus ofertas a la Comisión Presidencial para el Control y la Prevención del COVID-19, para colaborar en la recepción y la distribución de las vacunas en todos los puntos del territorio nacional.

La propuesta de los comerciantes regionales es apenas una dentro del sector privado. La Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) también presentó un plan de vacunación para traer al país un total de 6.000.000 de dosis en ocho embarques distintos y donar una cuota de 1.200.000 de dosis para el uso definido por la administración de Nicolás Maduro.

La vacunación contra el COVID-19 es el camino que los comerciantes ven como la salida más eficiente para asegurarles “salud y tranquilidad” a los venezolanos que trabajan, por ejemplo, en los supermercados, las cadenas de farmacias o la banca y tienen que atender a grandes cantidades de público cada semana.

Límite de 100 millones

Después de que la posibilidad de una nueva reconversión monetaria empezara a circular en el mundo económico, el presidente de Consecomercio reconoció que los sistemas fiscales de muchas empresas comienzan a tener una limitante al llegar a los montos de 99.999.999,99 bolívares, que representan compras de apenas 34 dólares calculados a la tasa oficial del Banco Central de Venezuela (BCV).

“Lo deseable es que se emprenda la armonización fiscal, cambiaria y tributaria, para que nuestra moneda no se siga devaluando por un proceso de inflación. La reconversión monetaria siempre implica que las empresas tendrán que adecuar los sistemas, pero al final será necesaria” opinó Capozzolo, quien abandonará su cargo al frente del gremio durante la próxima Asamblea Anual de Consecomercio, que se celebrará entre los próximos 27 y 28 de mayo.

Propuesta de una factura digital

Los comerciantes entregaron esta semana una nueva propuesta a la Asamblea Nacional y a la Comisión Especial de Diálogo, Paz y Reconciliación para que se revise la norma oficial que establece los parámetros para emitir las facturas en todo el país.

La idea es que se permita una nueva modalidad de factura digital que rebaje los costos de las empresas, facilite el teletrabajo y ayude a agilizar los procesos administrativos, en especial ahora en medio de la pandemia del nuevo coronavirus.

“El sistema de facturación de Venezuela es el más antiguo del mundo. Nos tiene anclados al pasado y lo que queremos es que no haya que trasladar personal a sus oficinas solo para generar una factura” apuntó Capozzolo.

La actual Providencia 0071 del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) permite emitir facturas en bolívares y en dólares, pero solo a través de las máquinas fiscales para aquellas empresas de atención masiva como los supermercados y otra modalidad de factura física en los formatos autorizados.

Otros países latinoamericanos como Perú, Colombia y Costa Rica ya cuentan con una modalidad de facturación digital que agiliza las operaciones comerciales, en especial durante este año de la pandemia del COVID-19.

Foto principal: Vicepresidencia de la República