Ciudadanía En Acción: 82% del contenido del plato de comida se importó en 2020 - Efecto Cocuyo

ECONOMÍA · 3 FEBRERO, 2021 16:18

Ciudadanía En Acción: 82% del contenido del plato de comida se importó en 2020

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Producción nacional en declive. En el año 2020, 82% del contenido del plato de comida venezolano se importó, según refirió el director de la organización Ciudadanía En Acción (CEA), Edinson Arciniegas, este miércoles 3 de febrero.

En el año 2020, caracterizado por la emergencia sanitaria mundial a raíz del COVID-19, el campo aportó 18% de los alimentos del país; una caída considerable tomando en cuenta que en el 2011 contribuían con el 45% del plato de comida.

La organización, durante todo el 2020, hizo un monitoreo de programas de transferencias alimentarias del Estado en 590 comunidades distribuidas en 18 entidades, 131 municipios y 386 parroquias. Sobre la disposición alimentaria, realizó un monitoreo del 21 nodos principales de geodatos alimentarios y 23 nodos secundarios (cargas alimentarias especializadas).

Disposición alimentaria

El estado de la seguridad alimentaria en Venezuela se puede detallar mejor a través de las proyecciones de disposición de alimentos por mes en 2020, contrastada con los requerimientos de nuestra dieta. El déficit más alto se observó en las frutas. Hubo una disposición de 29.692 toneladas métricas, cuando se necesitaban 134.380 toneladas métricas.

Le siguen las carnes con una disponibilidad de 43.597 toneladas métricas y un déficit de 118.291 toneladas métricas; se registró un déficit de grasas visibles del 59.946 toneladas métricas y de azúcar de 28.673 toneladas métricas.

A pesar de que varios rubros reportaron déficits importantes, la organización notó un incremento de la disposición de alimentos de cerca del 20%, lo que a su juicio responde a la reactivación progresiva del procesamiento agroindustrial, el aumento de las importaciones que van directo a los anaqueles, así como la mayor cantidad de agricultores.

Distribución insuficiente

La investigación del CEA también se enfocó en la distribución de beneficios alimentarios por parte del Estado. Solo en 2020, un promedio de 2.376.147 familias recibieron con regularidad las bolsas o cajas de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), mientras que 3.717.603 familias entraron en la categoría de “no son receptores promedio” del beneficio del Estado.

La mayor cantidad de ayudas se percibió en la región capital, con un promedio de 624.613 cajas o bolsas al mes, seguido de la región central con un promedio de 441.925 combos de comida. Las entidades que recibieron menor cantidad de cajas o bolsas fueron las pertenecientes a los llanos, con un promedio de 115.640 ayudas.

Según cálculos de la organización, se distribuyó un promedio de 19.064 toneladas métricas de alimentos al mes. No obstante, Venezuela requiere de 1 millón de toneladas métricas de alimentos por mes para cubrir la demanda.

La agroindustria

El presidente de la Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos y Afines (Sviaa), Saúl Elías López, comentó que para este nuevo ciclo de invierno se requieren 200 mil toneladas de fertilizantes solo para atender los cultivos de maíz, 70 mil toneladas para la siembra de arroz, 40 mil toneladas para la caña de azúcar y 15 mil para la soya. En total, solo esa cantidad de fertilizante requiere una inversión de casi 34 millones de dólares.

El año pasado,  se utilizaron 530 bolsas de semillas de maíz para sembrar 140 mil hectáreas. A la fecha solo hay disponible 50% de esas semillas. López comentó que ve con preocupación la utilización de semillas transgénicas, por el incumplimiento de los protocolos establecidos para su uso.

La infraestructura agrícola disponible en el país y los factores ambientales también impactaron de forma importante las cosechas del año pasado. Las tecnologías obsoletas y las malas prácticas agronómicas son algunas de las razones por las que el país no produce a su máxima capacidad.

“No le dan descanso al suelo. Si lo seguimos haciendo y no implementamos una agricultura climáticamente inteligente, no habrá suelos aptos. Si no recuperamos y hacemos conservación, tendremos problemas”, advirtió López.

Agregó que también se deben tomar en cuenta las variables relacionadas con el cambio climático.