BCV deroga la tasa protegida de 10 bolívares por dólar sin conocerse sus beneficiarios - Efecto Cocuyo

ECONOMÍA · 29 ENERO, 2018 22:24

BCV deroga la tasa protegida de 10 bolívares por dólar sin conocerse sus beneficiarios

Texto por Alessandro Di Stasio | @Adistasiob

Ver más de

Alessandro Di Stasio | @Adistasiob

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El Dipro llegó a su fin después de casi dos años de funcionamiento. La tasa protegida de 10 bolívares por dólar, diseñada por el Banco Central de Venezuela (BCV) para la importación de medicinas y alimentos, fue derogada tras su puesta en marcha el 9 de marzo de 2016.

En la Gaceta Oficial número 41.329, con fecha del 26 de enero de este año, en la sección del BCV, se publica el Convenio Cambiario número 39, que deroga los Convenios Cambiarios 35 y 38, en los cuales se establecía la creación del Dipro y del antiguo Sistema Complementario de Divisas (Dicom), que disponía una plataforma de subastas semanales.

El artículo 28 del reglamento establece que el nuevo monto del tipo de cambio «aplicará para todas aquellas operaciones de liquidación de monedas extranjeras del sector público y privado», y será producto de los resultados que arroje el nuevo modelo del Dicom, que dependerá únicamente de la oferta de privados.

El nuevo sistema

El nuevo convenio dispone que personas naturales y jurídicas del sector privado podrán presentar sus posturas de oferta y demanda, en cualquier moneda extranjera, de lo cual solo adquirirán hasta un límite de 1.680 euros anuales o 420 mensuales.

«Las subastas de moneda extranjera corresponden a un sistema de flotación, abierta al sector privado, en la que demandantes y oferentes participan sin más restricciones que el cumplimiento de las condiciones establecidas en su convocatoria», se lee en el artículo dos del Convenio Cambiario número 39, que rige el Dicom.

El valor del tipo de cambio en bolívares será «el menor precio propuesto por las personas jurídicas demandantes de moneda extranjera que resulte adjudicada». Y para poder participar en las subastas, cada interesado debe ingresar al portal www.dicom.gob.ve, y presentar una declaración que explique el destino de los fondos.

El Comité de Subastas será el órgano encargado de administrar y regular las actividades cambiarias que se realicen en el país.

El control de cambio impera en el país desde el año 2003, y año tras año ha limitado la cantidad de divisas que pueden ser adquiridas por empresas, instituciones o particulares, que se ven obligados a recurrir al mercado paralelo para obtener dólares que permitan mantener la producción.

Una tasa subsidiada y resguardada

Los nombres de los beneficiarios de la tasa protegida de los 10 bolívares nunca se hicieron públicos, pero sí que las importaciones se destinaban para la compra de productos repartidos a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), según informó en ocasiones su responsable, Freddy Bernal.

Asdrúbal Oliveros, economista y director de la firma de análisis financiero Ecoanalítica, indicó que el 91% de las importaciones totales del Estado eran hechas a tasa Dipro. Además, precisó que el total de compras públicas y privadas en el extranjero descendió a menos de 15.000 millones de dólares en 2017.

La Asamblea Nacional (AN) denunció en junio del año pasado que las cajas Clap se pagaban a sobreprecio para favorecer a empresarios allegados al Gobierno nacional. Samark López, el hombre señalado como presunto testaferro del vicepresidente Tareck El Aissami y sancionado por el Gobierno de Estados Unidos, habría recibido más de 200 millones de dólares provenientes del Estado venezolano, de acuerdo con el diputado Carlos Paparoni.

Un reportaje publicado por el diario mexicano Excelsior reveló que, mientras las empresas importadoras adquieren los 12 productos que contienen las cajas a un costo de 16 dólares, luego son vendidas en un valor de 34 dólares, con un marcado sobreprecio en productos como el maíz, que se ofrecieron en más de seis veces su valor.

Distintos usuarios reportaron a Efecto Cocuyo que, en algunos casos, debían pagar hasta el doble del precio marcado en los productos que venían en el Clap. Y, en diciembre del año pasado, se registraron protestas en Caracas por el retraso en la entrega de un combo Clap navideño, que incluía un pernil que nunca fue entregado.