Altos precios del petróleo presionan un ajuste de las sanciones a Pdvsa

ECONOMÍA · 30 JUNIO, 2022 15:10

Ver más de

Margaret López


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La administración de Nicolás Maduro busca que las sanciones estadounidenses impuestas a Petróleos de Venezuela (Pdvsa) desde hace tres años puedan tener un ajuste o cualquier clase de flexibilización y los altos precios del petróleo ahora parecen su gran aliado internacional.

El barril del West Texas Intermediate (WTI) y el Brent tienen un precio promedio por encima de los 100 dólares desde febrero, mientras que el crudo nacional se montó en los 88 dólares por barril durante el mes pasado. Estos altos precios junto a la incertidumbre que rodea la invasión de Rusia a Ucrania son parte de las presiones que juegan a favor de que Pdvsa pueda volver a vender su petróleo, de forma directa, en el mercado occidental.

Francia, por ejemplo, pidió esta semana que Venezuela e Irán aumenten su producción petrolera y puedan venderle su crudo a los países europeos, como parte de una maniobra que busca “diversificar las fuentes de abastecimiento de petróleo” en Europa.

“Necesitamos que los países productores bombeen más de forma excepcional” aseguró un vocero de la presidencia francesa en una conferencia al margen de la cumbre G7, que fue celebrada esta semana al sur de Alemania.

Allí el vocero agregó que la idea es que los países europeos puedan comprar el petróleo iraní, al igual que “el petróleo venezolano también debe poder volver al mercado”.

La respuesta desde Caracas no se hizo esperar. Esa misma noche, Maduro le contestó al presidente francés Emmanuel Macron para invitarlo a que empresas como la petrolera francesa Total puedan regresar a Venezuela a hacer inversiones y ayudar a que la producción petrolera venezolana pueda superar el millón de barriles diarios.  

“Venezuela está lista para recibir a todas las empresas francesas que quieran venir a producir petróleo y gas para el mercado europeo, para el mercado mundial (…) Estamos preparados, listos y prestos para hacerlo”, aseguró el mandatario a través de Venezolana de Televisión (VTV).

El encuentro árabe

El llamado francés, sin embargo, no es el único que favorece las gestiones de Venezuela para que Estados Unidos pueda flexibilizar las sanciones petroleras. Estas medidas que fueron impuestas en enero 2019 obligaron a Pdvsa a vender su crudo a nuevos clientes asiáticos como India con un gran descuento de precio y a utilizar mecanismos como el trasbordo de crudo en altamar.

El siguiente capítulo a favor de que la Casa Blanca pueda ajustar las sanciones petroleras a Venezuela se escribirá a mediados de julio.

El presidente estadounidense Joe Biden visitará Arabia Saudita durante el 14 y 15 de julio para participar en la cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo, una coalición en la que participan las monarquías árabes y también Iraq, Jordania y Egipto.

La expectativa es que Biden pueda tener un encuentro directo con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman. Los expertos proyectan que el aumento de la producción petrolera y la posibilidad de que Irán y Venezuela regresen como surtidores petroleros de Europa son parte de los puntos que se debatirán en la reunión.

Arabia Saudita como líder de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) puede convertirse en otras de las voces que tiendan un puente para un mejoramiento indirecto de las relaciones entre Venezuela y los Estados Unidos y, por tanto, de una vía para que el crudo venezolano pueda aprovechar la ola con ventas al mercado europeo, que ahora busca nuevos proveedores para sustituir al petróleo y al gas rusos. 

Foto principal: Petróleos de Venezuela (Pdvsa)

ECONOMÍA · 13 AGOSTO, 2022

Altos precios del petróleo presionan un ajuste de las sanciones a Pdvsa

Texto por Margaret López

La administración de Nicolás Maduro busca que las sanciones estadounidenses impuestas a Petróleos de Venezuela (Pdvsa) desde hace tres años puedan tener un ajuste o cualquier clase de flexibilización y los altos precios del petróleo ahora parecen su gran aliado internacional.

El barril del West Texas Intermediate (WTI) y el Brent tienen un precio promedio por encima de los 100 dólares desde febrero, mientras que el crudo nacional se montó en los 88 dólares por barril durante el mes pasado. Estos altos precios junto a la incertidumbre que rodea la invasión de Rusia a Ucrania son parte de las presiones que juegan a favor de que Pdvsa pueda volver a vender su petróleo, de forma directa, en el mercado occidental.

Francia, por ejemplo, pidió esta semana que Venezuela e Irán aumenten su producción petrolera y puedan venderle su crudo a los países europeos, como parte de una maniobra que busca “diversificar las fuentes de abastecimiento de petróleo” en Europa.

“Necesitamos que los países productores bombeen más de forma excepcional” aseguró un vocero de la presidencia francesa en una conferencia al margen de la cumbre G7, que fue celebrada esta semana al sur de Alemania.

Allí el vocero agregó que la idea es que los países europeos puedan comprar el petróleo iraní, al igual que “el petróleo venezolano también debe poder volver al mercado”.

La respuesta desde Caracas no se hizo esperar. Esa misma noche, Maduro le contestó al presidente francés Emmanuel Macron para invitarlo a que empresas como la petrolera francesa Total puedan regresar a Venezuela a hacer inversiones y ayudar a que la producción petrolera venezolana pueda superar el millón de barriles diarios.  

“Venezuela está lista para recibir a todas las empresas francesas que quieran venir a producir petróleo y gas para el mercado europeo, para el mercado mundial (…) Estamos preparados, listos y prestos para hacerlo”, aseguró el mandatario a través de Venezolana de Televisión (VTV).

El encuentro árabe

El llamado francés, sin embargo, no es el único que favorece las gestiones de Venezuela para que Estados Unidos pueda flexibilizar las sanciones petroleras. Estas medidas que fueron impuestas en enero 2019 obligaron a Pdvsa a vender su crudo a nuevos clientes asiáticos como India con un gran descuento de precio y a utilizar mecanismos como el trasbordo de crudo en altamar.

El siguiente capítulo a favor de que la Casa Blanca pueda ajustar las sanciones petroleras a Venezuela se escribirá a mediados de julio.

El presidente estadounidense Joe Biden visitará Arabia Saudita durante el 14 y 15 de julio para participar en la cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo, una coalición en la que participan las monarquías árabes y también Iraq, Jordania y Egipto.

La expectativa es que Biden pueda tener un encuentro directo con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman. Los expertos proyectan que el aumento de la producción petrolera y la posibilidad de que Irán y Venezuela regresen como surtidores petroleros de Europa son parte de los puntos que se debatirán en la reunión.

Arabia Saudita como líder de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) puede convertirse en otras de las voces que tiendan un puente para un mejoramiento indirecto de las relaciones entre Venezuela y los Estados Unidos y, por tanto, de una vía para que el crudo venezolano pueda aprovechar la ola con ventas al mercado europeo, que ahora busca nuevos proveedores para sustituir al petróleo y al gas rusos. 

Foto principal: Petróleos de Venezuela (Pdvsa)

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO