Dos casos sospechosos de COVID-19 tienen en alerta a vecinos

CORONAVIRUS · 17 JUNIO, 2020 07:30

“Todo el mundo está asustado”, vecinos varguenses en alerta por dos casos sospechosos de COVID-19

Texto por Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo Fotos por EFE-referencial

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo

¿Cómo valoras esta información?

114
QUÉ CHÉVERE
14
QUÉ INDIGNANTE
14
QUÉ CHIMBO

“En el edificio hay miedo y todo el mundo está asustado”, dice una vecina al enterarse de dos casos sospechosos de COVID-19 en su comunidad, ubicada en la parroquia Carlos Soublette del estado Vargas.

Dos muchachas residentes llegaron hace menos de 15 días de Colombia. Habían cumplido su cuarentena en los albergues de Táchira, luego en Los Caracas y pudieron llegar al urbanismo sin ser positivas para el nuevo coronavirus; dos pruebas rápidas habrían salido negativas y por eso pudieron abandonar el albergue de Los Caracas, pero este martes 16 de junio, toda la urbanización se paralizó cuando autoridades sanitarias vinieron por ellas.

“Que bajen porque se tienen que ir”, gritó una joven que esperaba cerca de una ambulancia. Las dos adolescentes descendieron con maletas en mano desde el cuarto piso del edificio, los vecinos miraban atónitos por los balcones.

“Yo la saludé a ella, y estuve hablando porque había salido de Los Caracas, no puedo entender por qué se las van a llevar, supuestamente habían dado negativo”, comentaba una de las vecinas.

La policía de Vargas inmediatamente cerró el urbanismo, donde habitan más de 150 familias. Nadie entraba o salía. “Hay tres casos sospechosos, nadie puede salir y mañana les harán las pruebas”, dijo una oficial que se encontraba en la entrada de las residencias.

Nadie se movía de los balcones. Para la mayoría de los residentes el COVID-19 es una enfermedad lejana, a pesar de que el país ya supera los 3.000 infectados y al menos 27 personas han muerto por esa causa. “Eso está feo es en otros países”, comenta una vecina.

A pesar de que la Policía cerró el acceso principal del urbanismo, muchos de los visitantes salieron de las residencia por la parte trasera. Nadie quería quedar en cuarentena total; en estos tres meses de confinamiento muchos han omitido las reglas: se visitan, los niños juegan solos en las áreas comunes y algunos se han reunido para pequeñas celebraciones.

En la comunidad hubo un alivio cuando uno de los policías dijo que las jóvenes habrían resultado negativas en prueba rápida nuevamente. Algunos gritaron felices al enterarse, pero cuatro horas después de haberse llevado a las adolescentes llegó una comisión a desinfectar el edificio donde habitan las jóvenes. La gente volvió a sentir miedo.

“Todo el mundo cierre sus puertas que vamos a desinfectar”, dijo un funcionario de Protección Civil Vargas, que al terminar la jornada se fueron sin dar más detalles a la comunidad.

“No me haré la prueba”

Muchos de los vecinos tienen miedo a salir positivo en la prueba rápida para detectar el nuevo coronavirus. No confían en ellos porque en sectores aledaños han aplicado los test y algunos han salido positivos pero después de la prueba PCR el resultado es negativo.

“Yo me encerraré en mi casa y no me haré esa prueba. A mí no me pondrán a pasar hambre en un albergue, esas pruebas no sirven”, se quejó una mujer que conversaba con sus vecinos en las áreas comunes. Todos estaban de acuerdo con ella, algunos planificaron ir al mercado o salir hacer ejercicios para evitar el test.

Otra vecina alegó que había leído en una página web que esas pruebas son muy sensibles. “A veces si tienes gripes o fiebre te puede salir como positiva para el coronavirus, te mandan a Los Caracas y luego te dicen que no tienes nada cuando te hacen la otra prueba (PCR), no quiero estar en un albergue”.