Récord de muertes por COVID-19 e inminente colapso ponen a Brasil en jaque

CORONAVIRUS · 10 MARZO, 2021 19:31

Ver más de

Efe | @EFEnoticias


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Brasil vive el peor momento de la pandemia con el sistema de salud al borde del colapso, la vacunación a cuenta gotas por la falta de dosis y un nuevo récord diario 2.286 muertes por COVID-19.

El gigante suramericano registró este miércoles 314 muertes más que los 1.972 fallecidos que se notificaron la víspera, hasta entonces, la mayor cantidad de decesos que había dejado el coronavirus en el país en un solo día.

Con más de 270.000 fallecidos por el virus, de los cuales unos 11.000 ocurrieron tan solo en los últimos siete días, el futuro a corto plazo es sombrío para Brasil si las cifras continúan con la tendencia que registra desde la semana pasada.

La potencia suramericana ya tiene 11,2 millones de contagios por el virus. Es la segunda con mayor número de muertes por COVID-19 en el planeta, después de Estados Unidos, que con 328 millones de habitantes suma más de 500.000 fallecidos.

No obstante, desde enero, los decesos por COVID-19 comenzaron a menguar en el país norteamericano, un hecho que los expertos atribuyen a la vacunación.

Hasta el momento, por lo menos 59 millones de personas recibieron al menos una dosis de alguna de las vacunas en Estados Unidos, mientras que 31 millones -el 9,2 % de la población- está completamente inmunizado frente al coronavirus.

¿Vacunación amenazada?

En Brasil, la campaña de vacunación avanza a paso lento por la falta de dosis listas y hasta “corre el riesgo de ser interrumpida”, según señaló el secretario ejecutivo del Ministerio de Salud, Elcio Franco, en una carta que envió el lunes al embajador de la China en Brasil, Yang Wanming.

En la misiva, el alto funcionario dijo que la campaña de vacunación puede parar en el gigante suramericano por “la falta de dosis, dada la escasez de oferta internacional” y pidió ayuda para mirar la posibilidad de que Sinopharm le venda a Brasil 30 millones de dosis de la vacuna BBIBP-CorV, desarrollada por esa farmacéutica.

La situación no es novedad en el país suramericano, donde varios estados tuvieron que suspender a mediados de febrero el proceso de vacunación por varios días, por la falta de dosis.

Para el plan nacional de inmunización, el Gobierno de Jair Bolsonaro solo apostó a una vacuna, la desarrollada conjuntamente por el laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford, pero con el tiempo tuvo que bajar la cabeza y negociar antídotos de otros laboratorios que en principio el propio mandatario rechazó.

Tal fue el caso de la Coronavac, la vacuna del laboratorio chino Sinovac, que Bolsonaro criticó solo por el hecho de haber sido elaborada en el país asiático.

También ocurrió con la de Pfizer, cuya negociación apenas se logró hace unos días por la negativa del mandatario brasileño a seguir las exigencias de la farmacéutica estadounidense, a la que finalmente comprará 99 millones de dosis, de las cuales unos 14 millones se entregarán hasta junio y el resto en el último trimestre del año.

Inminente colapso sanitario

Del las 27 ciudades capitales del país, 25 tienen tasas de ocupación en las Unidades de Cuidados Intensivos (UTI) iguales o superiores al 80 %, según la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz).

De acuerdo con el más reciente informe del Observatorio de la covid-19, divulgado la víspera, en 15 ciudades capitales, que son las que más concentran casos graves de la enfermedad, la ocupación de las UCI supera el 90 % y en estados como Sao Paulo y Sergipe, la situación empeoró.

Ante la coyuntura, calificada como “extremadamente crítica” los investigadores de la Fiocruz reiteraron la necesidad de “ampliar y fortalecer” las medidas de distanciamiento social y que estas sean más estrictas en las ciudades y regiones donde la situación esté al borde del colapso.

En Sao Paulo, el estado más poblado de Brasil, con unos 46 millones de habitantes, 30 personas con COVID-19 han fallecido en lo corrido de este mes por falta de un cupo en una UCI, pues están al 82 % de su capacidad.

La víspera, Sao Paulo registró un récord de 517 decesos por covid en 24 horas, el nivel más alto desde la confirmación del primer caso el 26 de febrero de 2020.

Actualmente, la movilidad está restringida en toda la región donde todos los comercios permanecen cerrados, salvo los de primera necesidad.

Pese a que el gobernador Joao Doria admitió este miércoles en una rueda de prensa que el sistema de salud está “al borde del colapso” y que la región está en “alerta máxima”, las medidas no serán endurecidas por el momento en la región paulista.

Una situación similar se vive en Pernambuco, donde el 84 % de las UCI están copadas pero donde las medidas no han logrado reducir la movilidad, pues los comercios solo cierran por completo los fines de semana y en las noches durante el resto de días.

En Recife, su capital, la movilización este miércoles era prácticamente normal en la ciudad. Los principales centros turísticos y los comercios populares registraron un 70 % de aglomeración, según pudo constatar Efe.

Petición de 21 gobernadores

La situación llevó a que gobernadores de 21 de los 27 estados brasileños pidieran este miércoles un “pacto nacional” entre los tres poderes para “reforzar” la lucha contra la pandemia.

“El coronavirus es hoy el mayor adversario de nuestra nación. Necesitamos evitar el total colapso de los sistemas hospitalarios en todo Brasil y mejorar el combate a la pandemia”, destacaron los dirigentes regionales en una carta conjunta.

Asimismo, propusieron la creación de un “comité gestor” que contaría con la participación de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, así como de los gobernadores y los alcaldes, y que sería asesorado por un grupo de “especialistas” sanitarios.