¿La curva de contagios de COVID-19 se aplanó o solo es inestable?

COCUYO CHEQUEA · 20 OCTUBRE, 2020 11:06

Ver más de

Jeanfreddy Gutierrez | @Jeanfreddy


¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Una curva dudosamente aplanada. Por segunda vez el gobernante Nicolás Maduro aseguró que la curva de contagio en Venezuela se estaba aplanando, en referencia a los términos epidemiológicos que hablan de extender el aumento de contagios a lo largo del tiempo para evitar el colapso del sistema de salud.

El 31 de marzo Jorge Rodríguez, entonces ministro de Comunicación e Información, dijo que estaban aplanando la curva, el 10 de abril que éramos el país con más pruebas por millón de personas de la región y una quincena más tarde Delcy Rodríguez, entonces vicepresidenta aseguró que todos los casos importados llegaban de Colombia. A mediados de mayo Maduro aseguró que habíamos llegado al pico de la epidemia con 45 casos en 24 horas.

La Unidad de Datos y FactChecking de Efecto Cocuyo revisó las inconsistencias epidemiológicas y estadísticas ahora que de nuevo se anuncia una bajada de los casos por el aplanamiento de la curva, después de reiteradas denuncias de la Academia de Ciencias Naturales y la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional sobre la insuficiencia de pruebas RT-PCR para determinar el número preciso de pruebas.

¿Y el Poliedro?

A pesar que los anuncios diarios de la Comisión Nacional de COVID-19 de la administración de Maduro arroja cuántas personas son casos activos, según estén recluidos en hospitales, Centros de Diagnóstico Integral (CDI) y clínicas privadas, nunca se ha desglosado ni aclarado cuántas personas están en hoteles medicalizados ni en El Poliedro.

Especialmente porque el 14 de septiembre fue el último día que se reportaron cuántos casos asintomáticos, con insuficiencia respiratoria aguda leve, moderada o grave, lo que requiere ingresar en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) hay en el país.

Entonces se reportaba que había 8.109 pacientes asintomáticos, 2.588 considerados leves, 853 moderados y 154 graves. Así mismo, se aseguraba que el 80,2% de los 61.569 contagios hasta entonces se habían recuperado.

Entonces las cifras según centro de atención reportaban que 7.643 personas estaban en hospitales, 3.720 en CDI y 340 en clínicas privadas.

Y a pesar que oficialmente se anunció que los asintomáticos estarían en hoteles y otros lugares medicalizados como El Poliedro, incluyendo 1.100 en hoteles de Miranda y más de 250 en la residencia estudiantil Livia Gouverneur, la totalidad de los casos activos hasta ese día, 11.703 pacientes, se reportaban como ingresados en centros médicos formales.

Treinta y cuatro días después, hasta el 18 de octubre, se desconoce el estado de salud de los 6.205 casos activos, aunque sí en qué tipo de centro asistencial estaría siendo asistido, una vez más, omitiendo cuántas personas están en hoteles y otros lugares medicalizados, así como en El Poliedro de Caracas.

Oficialmente hay 3.823 en hospitales, 2.285 en CDI y 98 en clínicas privadas.

En el siguiente gráfico se pueden ver las rápidas subidas y bajas del número de pacientes por lugar de atención, sin explicaciones sobre porqué varían de esta forma, si se tratan de trasladados entre uno y otro o porqué son picos tan pronunciados.

Otra curva que debería estar entonces aplanada o corresponder con el ritmo de contagios y recuperados del país.

Entre las curiosidades está la variación en la curva de los pacientes en clínicas. El día 3 de octubre se registró la cantidad de 426 pacientes, una subida de 157 en 24 horas, pero que no detuvo que al día siguiente se redujera a 247 personas, lo que bajó progresivamente.

¿Se trató de un error de tipeo, por qué desde entonces han bajado progresivamente los casos en centros privados?

Otros picos inexplicables

Una revisión de Cocuyo Chequea encontró cómo la cantidad de asintomáticos y leves, así como personas en hospitales y CDI variaba en miles de un día para otro.

Por ejemplo, para el 16 de julio se informaba que había 6.570 personas en hospitales, 838 en Centros de Diagnóstico Integral (CDI) y 87 en clínicas privadas. Apenas diez días después las cifras habían cambiado a 4.269 recluidos en hospitales y 1.170 en CDI. En clínicas privadas los casos subieron a 136.

¿Qué pasó que más de 1.300 personas dejaron los hospitales pero más de 300 ingresaron a CDI? ¿Se curaron mil personas y el resto fue dirigido a centros más pequeños?

Esto coincidió con la operación estadística que sacó al país del foso de los recuperados en Sudamérica. Así que en ese mismo período de tiempo, del 16 al 26 de julio, la curva de recuperados brincó de 30% a 63% al sumar 6.491 recuperados mientras hubo 4.609 contagios. Así mismo, se curaban más personas que las contagiadas.

Pero paradójicamente los asintomáticos, que no requieren hospitalización, se redujeron en 2.497 casos (un descenso de 35%) mientras los casos con síntomas subieron de 643 a 1.120.

Así que lo lógico, según los anuncios oficiales, es que hubiese subido la ocupación hospitalaria en lugar de bajar porque casi se duplicaron las personas que requieren atención médica.

El 15 de agosto hubo un cambio aún más drástico: después que 72 horas antes los reportes mostraban que había más ingresados en CDI que en hospitales, el reporte realizado por Delcy Rodríguez sumaba 3 mil personas más en hospitales. En las siguientes gráficas puede verse los extraños cambios estadísticos en pacientes por lugar de atención y tipo de síntoma, este último hasta el 14 de septiembre.

Todo el mundo se cura

La falta de datos sobre los pacientes, según su condición de salud, coincide con un aumento notable de los recuperados hasta el 92%, lo que era dudoso si se comparaba con la variación del número de asintomáticos y casos leves, que seguían intercambiándose, ¿se curaban, se recuperaban o se están inflando los recuperados con los casos activos leves y asintomáticos?

Esta duda nace porque Venezuela tenía la tasa de recuperados más baja de Sudamérica al llegar a los 10 mil contagios el pasado 14 de julio con apenas 26,7% pero cinco días más tarde se disparó a 51,1% gracias a que el día 19 se presentaron 2.101 nuevos recuperados.

Esto a pesar de tener una bajísima mortalidad de 0,8%, que apenas ha subido a 0,85%.

Así mismo, entre el 11 y 12 de agosto hubo 5.482 recuperados, mientras el 23 de agosto se sumaron y el 19 de septiembre también se presentaron picos de 1.500 y 1.900 pacientes recuperados en sólo 24 horas.

No ha habido explicación sobre estas recuperaciones, más considerando que dentro del protocolo usado en Venezuela se incluyen la hidroxicloroquina, el remdesivir y los antiretrovirales Kaletra, que según el Proyecto Solidaridad de la Organización Mundial de la Salud, no mostraron evidencia ninguna de ayudar o mejorar a los pacientes de COVID-19 tras 28 días de tratamiento.

Hay una explicación alternativa, sin evidencias y poco clara. Maduro ha dicho que los pacientes son tratados con ozonoterapia, un antiviral producido por científicos venezolanos en el oriente del país, un medicamento del que no se conoce nada que habría traído al país el gobernador de Carabobo, Rafael Lacava y el suero equino, el cual aún no ha mostrado evidencia de funcionar aunque en Argentina, hasta el 7 de octubre, aún continuaban las pruebas sin resultados definitivos sino promisorios.

Lea también: No existe evidencia que pacientes de COVID-19 mejoren con ozonoterapia, asegura experto

Subidas y bajadas sin explicación

A diferencia de otros países y regiones dentro de éstos, los casos en Venezuela no muestran un primer aumento, meseta y bajada para mostrar cómo se mueve la curva sino que suben y bajan sin ninguna explicación epidemiológica de un día para otro, de la misma forma inconsistente y espasmódica como los asintomáticos o los recluidos en CDI, por ejemplo.

Esto se puede observar en los datos nacionales y por regiones como refleja la siguiente visualización, en que el país como las regiones alcanzan picos, vuelve a bajar, suben y bajan sin ninguna tendencia clara.

Estas inconsistencias se reflejan en datos recientes en estados con menos casos. En Yaracuy, por ejemplo, los últimos siete días, entre el 12  y el 18 de octubre, se han reportado la siguiente cantidad de casos: 101 – 26 – 92 – 29 – 28 – 72 – 41.

Lo que no permite saber si los casos están en tendencia ascendente o descendente.

Si se compara el promedio de esta semana en Yaracuy y la semana anterior se encuentra que el promedio subió de 47,6 a 55,6 casos por día, lo que aparenta ser una tendencia ascendente.

Pero si la comparación se hace con la de dos semana antes, cuando el promedio era de 63,6 casos por día, entonces va bajando.

¿Subiendo o bajando?

En Venezuela varias veces se han alcanzado más de mil casos diarios. Así fue entre el 11 y el 17 de agosto, con un pico el día 13 con 1.281 contagios entonces volvió a bajar para repuntar de nuevo entre el 4 y el 10 de septiembre con más de mil casos por día, mientras en el tiempo intermedio de nuevo subía y bajaba la cantidad de nuevos casos con algunos días en que nuevo se superaba el techo de mil casos diarios.

Lo que siguió sucediendo hasta el 22 de septiembre, último registro por encima de ese techo con 1.010 casos nuevos.

¿Suben  los casos en el país? Depende de la semana de medición, aunque a partir de ese día se registra una tendencia a la baja, siguió registrando picos como más de 900 para el primer día de octubre o una subida de 531 casos del pasado 17 de octubre después de bajar hasta los 289 casos un día antes.

La semana del 12 al 18 de octubre sumó 3.499 casos, un promedio de 500 casos diarios. Ese promedio no era tan bajo desde la semana del 19 al 25 de julio.

Menos pruebas, más positividad

Una forma de comparar los datos brindados más allá de los números absolutos, sería comparar las tasas de positividad, que compara los casos positivos con las pruebas realizadas. Esto a pesar de la falta casi absoluta de datos sobre el número de pruebas serológicas, de antígeno o PCR que se hacen en el país pero permite comparar según los mismos datos oficiales.

De acuerdo a los datos oficiales, para el 31 de agosto se habían hecho 1.766.576 pruebas mientras que para el 30 de septiembre ascendía a 1.948.148 pruebas. Es decir, que en septiembre se hicieron 181.572 pruebas, a un promedio de 6.052 al día.

Durante ese mismo mes se reportaron 28.394 casos, con un promedio de 946,5 casos por día.

Es decir, que hay una tasa de positividad de 15,6%.

El día 16 de octubre fue el más reciente en el cual se brindó la cifra de número de pruebas con 2.013.074, lo que arroja que en 16 días de ese mes se hicieron 64.926 tests, a un promedio de 4.057,8 al día.

En ese tiempo se han reportado 10.363 casos con un promedio diario de 665 contagios. Lo que da una positividad de 16,4%.

Es decir, que se ha reducido el número de pruebas admitidas un 33% mientras que los casos han bajado 29,7%.

Eso explica que aunque se hagan menos pruebas y por tanto se detecten menos casos, hay más casos por cada prueba realizada, lo que implica una tendencia ascendente oculta por la escasez de diagnóstico.

Si se hicieran las mismas 6.052 pruebas diarias de septiembre, con una positividad de 16,4%, entonces el promedio de octubre sería de 992,5 casos diarios en lugar de 665 como se reportaron.