Así lucha Europa contra el COVID-19

CORONAVIRUS · 22 NOVIEMBRE, 2021 18:07

Ver más de

Deutsche Welle


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

 Alemania está inmersa en la cuarta ola del COVID-19, y la situación no es mejor para sus vecinos. En muchos países de la UE hay disturbios y protestas. Solo en el sur del continente, el virus está -todavía- bajo control.

Países Bajos: disturbios hasta en el estadio de fútbol

El fin de semana pasado, el equipo de fútbol SC Cambuur Leeuwarden recibió al FC Utrecht en uno de los partidos más importantes de la primera liga holandesa. Pero algunos hinchas violentos, a los que no se les permitió entrar en el estadio debido a las nuevas medidas anticovid, irrumpieron en el campo y lanzaron fuegos artificiales. Leeuwarden no fue un caso aislado. También se registraron violentos disturbios en Enschede, Groningen, La Haya y Rotterdam, por tercera noche consecutiva.

Los vándalos arrojaron piedras a la Policía, incendiaron automóviles y llevaron a cabo actos vandálicos en las calles. Según las autoridades, hubo más de 140 detenidos. En los Países Bajos, se ha vuelto a aplicar un cierre parcial desde hace una semana debido al aumento de contagios del nuevo coronavirus. Los ciudadanos solo pueden reunirse con un máximo de cuatro personas en sus casas, los empleados deben hacer teletrabajo si es posible y los comercios tienen que cerrar más temprano.

Bélgica: escépticos cantan himno de protesta

«Bella Ciao» es una canción de protesta italiana, que durante la Segunda Guerra Mundial se convirtió en el himno de los partisanos italianos que luchaban contra Mussolini y Hitler. La canción celebra el coraje y la resistencia de los luchadores por la libertad. En Bélgica, los antivacunas, incluidos los extremistas de derecha, se apropiaron de esta canción y la entonaron frente a la sede de la Unión Europea en Bruselas.

Los manifestantes lanzaron piedras y bombas de humo, y la Policía respondió con gases lacrimógenos y cañones de agua. En Bélgica, los no vacunados ya no pueden entrar en bares y restaurantes, y los empleados deben trabajar desde casa al menos cuatro días a la semana si es posible.

Austria: populistas de derecha contra el confinamiento

Herbert Kickl, jefe del partido populista de derecha FPÖ, tiene COVID-19, pero eso no le impide encabezar el movimiento de protesta de los escépticos. «A partir de hoy, Austria es una dictadura», arremetió Kickl contra la decisión del Gobierno de implementar este lunes (22.11.2021) el cuarto confinamiento en todo el país.

Durante tres semanas, hasta el 13 de diciembre, estará vigente el confinamiento, y para los no vacunados las medidas continuarán incluso indefinidamente. Los museos y los cines han cerrado, y la gente solo puede salir de sus casas por razones de fuerza mayor. Solo las escuelas permanecen abiertas, pero los padres pueden decidir si envían a sus hijos a clases. Asimismo, se ha ordenado a la Policía que vigile rigurosamente el cumplimiento de la normativa.

Portugal: militar convierte al país en campeón de la vacunación

A principios de 2021, muy pocos portugueses conocían a Henrique Gouveia e Melo. Hoy, todo el país adora al oficial de la marina de 61 años. Gouveia e Melo es el responsable de la campaña de vacunación desde febrero, y con palabras marciales y uniformado preparó a la población para la lucha contra el COVID-19: «Somos nosotros contra el virus. ¿Quieres luchar en nuestras filas? ¡Entonces tienes que vacunarte!».

Y las cifras le dan la razón: el 88 por ciento de los portugueses ya se ha vacunado por primera vez, lo que ubica al país en el primer lugar de Europa. Entre los mayores de 12 años, la cifra de vacunados llega al 98 por ciento. Las autoridades sanitarias enviaron activamente citas de vacunación por mensaje de texto, al menos tres invitaciones por habitante. Pero también en Portugal las incidencias vuelven a aumentar ligeramente, por lo que la obligatoriedad del uso de mascarillas al aire libre vuelve a ser objeto de debate.

España: ¿vencerá al virus en primavera?

España es ahora el oasis de la pandemia, al menos eso dicen los medios de comunicación españoles. El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, criticado desde hace tiempo por su gestión durante la pandemia, fue más allá: los políticos de la oposición que «antes se quejaban, ahora están callados», dijo el socialista a sus seguidores en la ciudad de Benidorm, y deslizó que la pandemia podría estar «derrotada» antes de la próxima primavera.

En España, el 98 por ciento del personal de los hospitales y el 90 por ciento del personal geriátrico están totalmente vacunados. Ellos vivieron en primera línea el dramático comienzo de la pandemia: los hospitales completamente abarrotados y las residencias de ancianos donde morían filas de ancianos.

Ahora los españoles tampoco tienen que preocuparse por su vacuna de refuerzo: la sugerencia de cita llega por mensaje de texto o WhatsApp. Debido a que las cifras de contagios también vuelven a subir poco a poco en el país, muchas regiones quieren introducir el «pasaporte covid”, el exitoso modelo de Mallorca, para el ocio nocturno.