Al psiquiátrico más antiguo de Argentina llegó el COVID-19 antes que los familiares

CORONAVIRUS · 21 JUNIO, 2020 10:00

Ver más de

Emilia Delfino

Foto por Juan Obregón / Perfil

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Las 600 mujeres recluidas en el hospital Braulio A. Moyano, el centro psiquiátrico de mujeres más antiguo de Argentina, perdieron el contacto físico con sus familiares desde el surgimiento de la pandemia por el COVID-19.

La periodista Emilia Delfino, del Proyecto Lupa, relata que cinco mujeres con trastornos mentales y una veintena de trabajadores del centro de salud han contraído el nuevo coronavirus. El fallecimiento de una de las internas del nocosomio, de 75 años de edad, ha aumentado las tensiones.

Desde que empezó la cuarentena, Ana* extraña los abrazos de sus familiares que la visitaban cada semana en el hospital Braulio A. Moyano de Buenos Aires, el centro psiquiátrico de mujeres más antiguo de Argentina. Aquí están internadas alrededor de 600 pacientes con distintas enfermedades que afectan su salud mental y que, debido a las medidas de aislamiento vigentes por la pandemia, han perdido todo contacto físico con sus seres queridos para evitar contagios. Ana, una mujer que fue internada hace un año por un trastorno de alimentación, habla por teléfono de vez en cuando con sus parientes, pero se siente muy sola. “Extraño los besos y las caricias de mis hermanos”, dice.

Antes del 20 de marzo, Ana y varias otras pacientes podían regresar a su casa algunos fines de semana. Pero las salidas temporales también se suspendieron. El necesario contacto con las familias fue reemplazado con llamadas telefónicas y mensajes por Whatsapp, aunque sólo para las que tienen el privilegio de tener un teléfono celular. A veces, los psicólogos del Moyano les prestan los suyos. “Es lo primero que te piden cuando llegas”, dice Mariano Veiga, psicólogo del hospital.

A pesar de todas las precauciones tomadas, el hospital Moyano no se ha escapado del contagio: cinco pacientes y una veintena de trabajadores contrajeron COVID-19, según un reporte oficial de la institución actualizado al 12 de junio. En los últimos días, la tensión aumentó con la confirmación del fallecimiento de una paciente de 75 años que había sido trasladada al Hospital Pena debido a que presentó síntomas severos de COVID-19. Las autoridades del Moyano confirmaron que tenía comorbilidades preexistentes. Su muerte hizo escalar la preocupación de los médicos debido a que “las pacientes del Moyano son una población cerrada y eso implicaría que la mujer fallecida contrajo la enfermedad dentro del hospital”, explica el psiquiatra Carlos Paz, secretario general de una de las asociaciones gremiales de trabajadores de este nosocomio.

Lea el reportaje completo en el siguiente enlace

Este reportaje forma parte del Programa Lupa, liderado por la plataforma digital colaborativa Salud con Lupa, con el apoyo del Centro Internacional para Periodistas (ICFJ).