La vicepresidenta de la República Delcy Rodríguez dijo el pasado 31 de agosto que Venezuela es el segundo país con menor flujo de migrantes en Suramérica, mientras que Colombia es el país de la región con mayor cantidad de emigrantes y desplazados internos. Pero ¿cuánto de cierto tiene esa afirmación?

Al respecto, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tiene datos interesantes. Sólo en el 2017, Venezuela fue el segundo país con mayor afluencia de migrantes en Suramérica, con 1 millón 426 mil 336 personas en el exterior.

La lista la lidera Argentina, con 2 millones 164 mil 524 personas; en tercer lugar está Brasil, con 735.557; luego Chile, con 488.571 y en quinto lugar Ecuador, con 399.068.

Colombia ocupa el octavo lugar entre las naciones del cono sur con mayor cantidad de migrantes en 2017 según la ONU: 142 mil 319. En los últimos 17 años, sólo Paraguay y Uruguay han experimentado ligeros decrecimientos en la cantidad de personas que se han trasladado de su territorio de origen a otro.

Las cifras de la ONU toman en cuenta la ciudadanía de origen y no a las personas que se nacionalizaron. Los porcentajes de ciudadanos fuera de cada país se hicieron tomando como base los censos nacionales.

¿Qué dice el Banco Mundial?

El Banco Mundial tiene otros datos que ayudan a dimensionar lo dicho por la vicepresidenta. Su data de migración neta, es decir, la cantidad de personas que entraron a un país menos la cantidad que salió, indica que (sólo en números) Venezuela es el segundo país que menos emigrantes registró en el 2017, mientras que Colombia es el segundo con mayor cantidad de emigrantes.

Esta lista la encabeza Perú con 179 mil 540 emigrantes, Colombia con 147 mil 004, Paraguay con 82 mil 362 y Bolivia con 50 mil cinco.

Venezuela ocupa el noveno puesto con 60 mil 493, número que equivale a la cantidad de personas que caben en las tribunas del estadio Benito Villamarín de Sevilla, España.

Cuando estos números se ponen en perspectiva con respecto a la población de cada país, las cifras se voltean. En el año 2015, el 8,6% de los habitantes de Suriname estaba fuera de su país, 4,8% en Argentina y 4,5% en Venezuela.

Si se totalizan los números de hace 20 años, de 1997 a 2017, las cantidades son mucho más altas. 2 millones 84 mil 593 personas han emigrado de Perú, 784 mil 005 de Colombia, 377 mil 144 de Paraguay y 368 mil 799 de Bolivia.

Según esta fuente, la cual a su vez usa datos de la ONU, 167 mil 718 venezolanos han emigrado; poco más que la cantidad de personas que viven en Valera, estado Trujillo.

Los números del Banco Mundial son estimaciones de cinco años. Como se explica en su portal web, la fuente de la data es la División de Población de las Naciones Unidas. Toman en cuenta la historia de migraciones del país y el ingreso de refugiados en períodos recientes. También las estadísticas fronterizas, las encuestas y los censos.

Cuando no se pueden hacer estimaciones oficiales, continúa explicando el portal, porque los datos son insuficientes, se deriva la migración neta de la ecuación de balance, que es la diferencia entre el crecimiento general de la población y el aumento natural durante el período entre censos de 1990 a 2000.

¿Qué significan estos números?

El informe 2018 sobre las migraciones en el mundo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) dice que “aunque se circunscriben a países concretos, los conflictos y la violencia contribuyen a los desplazamientos humanos y los procesos migratorios de la región”.  

La historia de los países sudamericanos con mayor emigración, reflejados por el Banco Mundial, está marcada por los movimientos migratorios producto de crisis económicas y conflictos armados.

La migración venezolana aún es muy reciente como para compararla con las olas migratorias de otros países de la región. Lo reafirma el informe de la OIM: “La República Bolivariana de Venezuela contaba con la segunda mayor población de migrantes de la región, seguida de México y el Brasil“. 

Por citar un ejemplo, según la sección de migración de la Organización de Estados Americanos (OEA), a partir de los años ’60 la inestabilidad política hizo que Colombia ocupara el segundo lugar a nivel mundial de población desplazada. En la década de los 90 estos números se hicieron más grandes por la amenaza narcoterrorista.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) de Colombia (ente que cita la Cancillería de Colombia) estimó que para el 2005, 3.378.345 colombianos vivían en el exterior. Un 34,6% vivía en Estados Unidos, 20% en Venezuela, 3,1% en Ecuador, por citar los casos más numerosos.

Según la OIM, más de 7,2 millones personas continuaban en situación de desplazamiento interno a finales del 2016. Se han visto obligadas a dejar sus hogares para evitar conflictos armados, violación de derechos humanos o algún desastre natural sin haber salido de las fronteras de su país.

En el año 2015, casi un millón de colombianos vivían en Venezuela. Sin embargo, las negociaciones de paz en Colombia entre el 2016 y el 2017, sumando “el agravamiento de la situación económica y social en Venezuela”, han animado a muchos colombianos a regresar a su patria, dice el informe.

¿Qué hay de los otros países?

Por citar un caso, el perfil migratorio de Perú 2012 publicado por la OIM indica que entre las décadas de los ’70 y ’90, la salidas de peruanos al exterior fue creciendo. Los principales destinos fueron Estados Unidos, España, Chile y Japón. Los primeros años de los 90 se caracterizaron por la crisis económica, la violencia política y la guerra interna.

En las décadas de los ’80 y ’90, el grupo comunista Sendero Luminoso obligó a miles de peruanos a abandonar sus hogares para protegerse de la violencia. Se estima que, desde entonces, unas 62 mil personas continúan en situación de desplazamiento prolongado.  

¿Cuántos venezolanos hay afuera?

Según el informe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de febrero 2018, 1.622.109 venezolanos estaban fuera del territorio en el año 2017; 195 mil 773 personas más que los que indicó la ONU.

La cifra acumula los últimos datos disponibles de cada país. A la fecha, estos números son muchos más altos: se calculan unos 2,3 millones. Poco menos que la cantidad de personas que usan diariamente el Metro de Caracas, 3 millones según el ministro de Transporte Hipólito Abreu

Sólo en el país vecino está poco más de la mitad. Al respecto, el director general de Migración de Colombia, Christian Kruger, dijo en julio de este año que alrededor de 870 mil venezolanos tanto regulares, como en proceso de regularización e irregulares están viviendo en el país vecino.

Migration Policy Institute califica el éxodo venezolano como “la escalada más rápida de desplazamiento de personas a través de las fronteras en la historia de América Latina”. Señalan que las cifras de venezolanos en el exterior son “imprecisas”, pero que están en el rango de los 1.6 millones y 4 millones de personas hasta inicios del 2018.

Algunos expertos dicen que este éxodo de venezolanos podría sobrepasar los 5.6 millones de ciudadanos sirios que se han ido de su país durante la guerra civil.  

El veredicto

Parte de las afirmaciones de la Vicepresidenta tienen base. Dada su historia de migraciones, Colombia sí es uno de los países de la región con mayor cantidad de emigrantes y desplazados internos. Por su parte, Venezuela durante décadas fue una de las naciones con menor flujo de emigrantes.

Sin embargo, decir que esta situación se ha mantenido es ignorar el gran éxodo de venezolanos que ha ido creciendo estos últimos años, especialmente entre 2015 y 2017. Tan importante es este fenómeno que no hay cifras concretas que permitan determinar el tamaño de la diáspora. Sólo se dispone de aproximaciones.

Por lo tanto, lo dicho por Rodríguez es discutible. El reciente movimiento migratorio de venezolanos no es comparable con el éxodo de otros países, cuyos ciudadanos tienen décadas emigrando.

</div>