Tres razones por las que un chisme no es desinformación - Efecto Cocuyo

COCUYO CHEQUEA · 28 NOVIEMBRE, 2019 13:30

Tres razones por las que un chisme no es desinformación

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Cuidado. Hay una diferencia clara entre lo que cuenta un tío o un abuelo sobre el vecino y una matriz de opinión sobre un tema de interés público. En otras oportunidades hemos escrito sobre las características del contenido falso, la desinformación y las mal llamadas fake news, que se traduce del inglés como noticias falsas. Ahora vamos con los chismes

El pasado 6 de noviembre el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, publicó un video en el que confunde las noticias falsas con los chismes y pide a su militancia colaborar para vencer la desinformación “y la maldad”. Para ayudar a combatir la difusión de contenido falso, a continuación, vamos a retomar por qué debemos dejar de hablar de fake news y cuáles son las diferencias entre desinformación y chisme.

Primero, dejemos de hablar de fake news

El término fake news ha formado parte del vocabulario de los poderosos desde hace un par de años, sin distinción de tolda política. Por ejemplo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el ministro de Comunicación e Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, lo han utilizado. ¿Por qué es tan popular el uso de esta denominación? Por dos razones: la primera, porque busca desprestigiar la labor del periodismo y, la segunda, por falta de conocimiento del gran espectro de contenidos que circula por el ecosistema digital.

Para no seguirle el juego a los poderosos, es preferible hablar de desinformación y contenido falso. Estos términos abarcan noticias, imágenes, memes, videos, tuits, audios y más. Además, son precisos en relación con los objetivos que persigue su difusión: la desinformación busca manipular, mientras que el contenido falso se crea sin intención de hacer daño.

Incluso el informe sobre desinformación del grupo de expertos de la Comisión Europea recomienda “abandonar” el término fake news.

Desinformación y medios de comunicación

¿Qué hay sobre la diferencia entre chisme y desinformación? Existen varias definiciones de chisme o rumor. El profesor de la Universidad de Barcelona (España), Marc Argemí, prefiere la utilizada por Rosemary Pritchard: “El rumor es una historia, pasada boca a boca, que pretende ofrecer ciertos hechos o informaciones, pero que, en realidad, no hay otra prueba que un testimonio de ser oídas”.

El investigador de la Universidad de Huelva, Luis Romero Rodríguez, cita la definición de Allport y Postman: “Un rumor es una proposición específica para creer, transmitida de una persona a otra comúnmente mediante la palabra hablada, sin que se presente acerca de ella bases seguras de evidencia”.

A partir de estas definiciones, se puede identificar la primera diferencia: se transmite de boca a boca, es decir en un entorno reducido y más personal en relación con las personas que lo transmiten. De amigo a amigo, de vecino a vecino. Argemí explicó que su difusión no requiere del ecosistema digital (como la desinformación), sino que se basa sobre todo en las relaciones personales.

A diferencia del chisme o el rumor, la transmisión de desinformación se hace de forma coordinada. Para ello, se emplean las plataformas digitales de difusión de contenidos. 

Desinformación con propósito

Según explica Argemí, el chisme o rumor se crea de forma espontánea, colectiva y se modifica a medida que pasa de una persona a otra. No tiene por qué ser un producto fabricado, aunque sea así en algunas oportunidades. El chisme satisface requerimientos diversos. Pueden estar relacionados con sueños, miedos, angustias, conspiraciones, profecías. 

La desinformación se crea con el objetivo de causar daño. El portal de investigación, verificación y fact-checking, First Draft, señaló que quienes se encargan de producir este tipo de contenido suelen tener motivaciones de tipo político, financiero, psicológico o social.  

¿En qué categoría entran los errores que a veces cometen los medios de comunicación? No son chismes ni desinformación. Se podría calificar como contenido falso en tanto se presume que no se tenía la intención de causar daño o manipular a la audiencia, especialmente si el medio reconoce y rectifica el error. Puedes ver los tipos de contenido falso y desinformación dando click aquí

Por eso, cuando te cruces con alguien que te cuenta un chisme y te dice que es una fake news, explicale que no es lo mismo y aprovecha para decirle que fake news es un término que usan los políticos para desacreditar a la prensa.

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: