Sesgos cognitivos: la razón por la que la desinformación es tan creíble

COCUYO CHEQUEA · 9 AGOSTO, 2021 08:00

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano


¿Cómo valoras esta información?

17
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Se presenta una situación de coyuntura y los grupos de WhatsApp se alborotan. Preguntas, links de noticias y cadenas se mezclan en la marea de información de los chats. También se generan discusiones, sobre todo cuando una persona comparte un contenido que los demás consideran polémico o termina con la pregunta: “¿saben si esto es verdad?”.

En el mejor de los casos, alguno de los miembros del grupo responderá de forma amable y con la información correcta; lo que debería dejar satisfechos a los miembros del grupo. Sin embargo, lo más probable es que se genere una discusión, aun cuando no haya nadie experto en el tema del que se está hablando.  

La desinformación tiene cancha abierta para circular en entornos donde reina la incertidumbre y la preocupación. Las fallas eléctricas prolongadas, la pandemia, las medidas económicas: en cualquier situación de coyuntura sobran los insumos para crear y difundir contenidos falsos.

Deseo de estar preparado/a

Que la desinformación corra tan rápido tiene una razón de ser (entre muchas otras), más allá de las facilidades del internet. Detrás de cada cadena, meme, imagen, video o texto que se recibe con una información rara hay una o varias personas que:

  • Quieren sentirse informadas y preparadas “para lo que viene”
  • Quieren que su familia, amigos o conocidos también estén informados y alertas para una determinada situación
  • Quieren compartir contenidos que reflejan su opinión sobre un tema específico
  • O porque tienen la intención explícita de desinformar

Las personas, al momento de leer la realidad que los rodea, codifican información a través de sus experiencias, conocimiento, sus códigos culturales, entre otros factores. Muchos procesos cognitivos y factores se hacen presentes y, entre esos factores, hay dos elementos a tomar en cuenta antes de juzgar a las personas que comparten desinformación: primero, nadie es experto en todos los temas y, segundo, por lo general nadie se siente cómodo con estar equivocado.

Por eso es importante considerar cómo las personas procesan información: para entender por qué los contenidos que desinforman son tan creíbles y corren tan rápido. De esta manera, se pueden desarrollar estrategias conscientes y, en lo particular, cada persona puede estar atento a sus propios sesgos y tratar de trabajarlos.

Víctimas de la desinformación

Hay estudios sobre esto. Una investigación publicada por los medios de verificación África Check, Chequeado y Full Fact señala que algunos grupos demográficos se les dificulta más separar las declaraciones objetivas de la opiniones, como es el caso de las personas mayores y los adultos sin educación universitaria. Sin embargo, todos podemos ser víctimas de la desinformación.

Sin distingo de edad o educación, por lo general las personas se distraen más con las redes sociales que con portales de noticias. Además, la información que compartimos puede verse afectada por nuestras emociones y sesgos cognitivos.

La catedrática en psicología experimental de la Universidad de Deusto (España), Helena Matute dijo a Maldita.es que la desinformación suele estar diseñada para impactar sobre nuestros sesgos y emociones.

Los sesgos cognitivos suelen estar muy presentes cada vez que una persona se forma una opinión sobre su entorno. Según detalla una nota de la sección de psicología de Verne en El País, son interpretaciones incorrectas de la realidad que ocurren cuando se le da mayor o menor peso a un aspecto en específico. 

Una mirada a los sesgos

Hay muchos sesgos cognitivos pero, para comprender mejor porqué la desinformación es tan creíble, es importante tener en cuenta los siguientes:

  • Sesgo de confirmación: Se da cuando las personas solo consumen información que confirma sus propias creencias. Además, creen que las ideas de los demás, contrarias a las propias, son parcializadas.
  • Sesgo de autoridad: Consiste en la aceptación de los argumentos por parte de “expertos” a pesar de que esa persona no está especializada en el tema.
  • Sesgo de correlación ilusoria: Sucede cuando se relacionan dos elementos sin pruebas que respalden que efectivamente están vinculados. Por ejemplo: si el día está caluroso es porque va a temblar.
  • Sesgo del falso consenso: Es la tendencia a creer que las personas a nuestro alrededor están de acuerdo con nuestra opinión

¿Y cómo puedo trabajar mis sesgos cognitivos?

La lucha contra la desinformación corresponde no sólo a los medios de comunicación que se dedican a hacer verificación, sino también a los ciudadanos. Como menciona una nota de The Objective, todos jugamos un papel crucial en el ecosistema informativo.

“Cada vez que aceptamos pasivamente información sin verificarla dos veces o compartimos una publicación, imagen o video antes de que los hayamos verificado, enrarecemos el mapa informativo y generamos caos. Nuestro deber ético es no aumentar el ruido y la confusión informativa”, señala el texto.

Estos son algunos de los puntos a tener en cuenta para detectar desinformación en las redes y plataformas de mensajería:

1️⃣ Si te genera alarma lo que lees, sospecha: La desinformación busca producir zozobra, incertidumbre y preocupación en las personas que la reciben. Si el mensaje luce muy alarmista, ilógico o exagerado, no la repliques. Lo mejor es verificar.

2️⃣ Verifica la fuente: Aunque el contenido se le atribuya a determinado medio de comunicación, vocero, etc, consulta la fuente oficial y la fuente citada. “Una fuente ligada al caso que se encuentra en un Hospital” no cuenta como fuente. Se necesita un nombre que se pueda consultar.

3️⃣ Reflexiona antes de reenviar: Antes de compartir una información, pregúntese a quién le conviene que la comparta y a quien perjudicaría luego de ser difundida.

4️⃣ Consulta portales que se dediquen a hacer fact-checking y verificación de datos: Nosotros somos uno de ellos. Puedes enviar tus solicitudes a [email protected].