Estos son algunos personajes que difundieron mentiras sobre el COVID-19

COCUYO CHEQUEA · 15 SEPTIEMBRE, 2021 07:30

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Con una enfermedad nueva y sin cura, la desinformación encontró el ambiente ideal para propagarse. La aparición del COVID-19 planteó nuevos retos sanitarios para el personal de salud, pero también informativos para cualquier persona que quisiera saber cómo protegerse de la enfermedad.

La desinformación empezó a estar mucho más cerca de los dispositivos móviles y redes sociales. Sin embargo, en algunas ocasiones, algunas figuras públicas empezaron a difundir contenido desinformador de forma deliberada, ya sea por razones políticas o económicas.

En esta investigación liderada por los colegas del portal de verificación argentino, Chequeado, varios medios de comunicación miembros de la red LatamChequea hacen seguimiento a las personas que desde sus posiciones de poder (políticos, influencers, médicos, supuestos líderes religiosos) dicen mentiras sobre el coronavirus.

Argentina

Las cifras de fallecidos no persuaden a los promotores del dióxido de cloro. El químico no está autorizado como tratamiento por la Administración Nacional de Medicamentos y Tecnología Médica (en Argentina) ni por ninguna agencia reguladora en el mundo, según detalla Chequeado. Además se comercializa de forma ilegal.       

La sustancia ha sido promovida por periodistas, famosos, políticos, influencers y supuestos líderes religiosos en Argentina. Es un derivado del clorito de sodio, que se usa como blanqueador en la industria papelera y textil y como desinfectante, pero se vende como la supuesta cura de muchas enfermedades.

Las personas que comercializan esta sustancia aseguran que siguen las fórmulas del pseudocientífico alemán Andreas Kalcker, quien se autodefine como creador de la solución. En este reportaje, Chequeado hace seguimiento a la red de compra-venta de este producto nocivo, las personas detrás de su promoción y las acciones legales que se llevan adelante en contra de estas personas y agrupaciones.

Puedes leer el reportaje completo aquí.

España

Desde el inicio del confinamiento en España, empezaron a circular audios de Natalia Prego Cancelo, una persona que se identifica como médica de familia y que se ha dado a la tarea de desinformar sobre el coronavirus, según contó el portal español de fact-checking, Maldita.es. A ella se sumó el médico Ángel Ruiz Valdepeñas, con quien luego fundaría el colectivo “Médicos por la Verdad”, un grupo que nació en Alemania y que se ha extendido en Europa y América Latina.

Las organizaciones médicas españolas han rechazado el negacionismo de Prego y de los médicos asociados a la agrupación. Sus declaraciones sin respaldo científico han hecho que la clínica en la que trabajaba Prego en Pontevedra rescindiera su contrato “de forma inmediata” luego de la difusión del primer audio viral desinformador. Desde entonces, vive de los aportes que hacen sus seguidores a través de sus cuentas bancarias.

Al cofundador del grupo negacionista se le abrió un expediente por sus declaraciones y fue sancionado con una suspensión de seis años de ejercicio profesional y una multa de más de 16 mil euros por promover “acciones contrarias a la evidencia científica” y por “una inadecuada praxis profesional”.

Lea el reportaje completo aquí.

México

En este reportaje, Verificado, hace seguimiento a un grupo de youtubers que irrumpieron en la escena política en el proceso electoral mexicano del año 2018, cuando fue electo el actual presidente Andrés Manuel López Obrador, y que se autodenominan como parte de la “cuarta transformación de México (De la 4T)”.  Este 2021, algunos de ellos se convirtieron en candidatos a un puesto de elección popular por el partido oficial, Morena.

El primer año de la pandemia, los youtubers cambiaron los argumentos políticos por desinformación, según el seguimiento hecho por del medio de comunicación. Verificado identificó 40 creadores de contenidos, de los cuales se analizaron los 20 con mayor cantidad de seguidores.

La mayor cantidad de desinformación fue sobre la propagación del virus, las vacunas y supuestas curas contra el COVID-19.

Puede leer la nota completa aquí.

Brasil

La llegada de la pandemia a Brasil trajo consigo los retos de enfrentar la desinformación institucional, promovida por el propio presidente, Jair Bolsonaro. Con la difusión de medidas no acordes a las recomendaciones sanitarias internacionales, se generó confusión y se fomentó la relajación de las medidas de prevención.

Al inicio promovió medicamentos de “tratamiento precoz” y atacó las medidas de aislamiento social. De esta manera, relató Estadão Verifica, Brasil pasó a ser uno de los 10 países con más riesgo de muerte por COVID-19 según un instituto de análisis económico de Brasil.  

Investigadores y defensores de derechos humanos analizaron las medidas tomadas por el gobierno y concluyeron que se aplicó una estrategia deliberada de propagación del virus para que la población alcanzara la inmunidad de rebaño de manera “natural”. La teoría consistía en que si una proporción de la población se enfermaba, tendría anticuerpos frente al virus y superaría la pandemia, aunque ningún país ha logrado salir así de la pandemia.

Con el fracaso de la estrategia, Bolsonaro cambió su discurso y pasó a afirmar que siempre defendió las vacunas, lo cual es falso.

Lea la nota completa aquí.