¿Orden ejecutiva de Biden atenta contra los derechos de las mujeres?

COCUYO CHEQUEA · 13 FEBRERO, 2021 14:00

¿Orden ejecutiva de Biden sobre identidad de género atenta contra los derechos de las mujeres?

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Una orden ejecutiva del presidente Joe Biden sobre identidad de género generó polémica horas después de juramentarse como primer mandatario de Estados Unidos. En su primer día en el cargo firmó 17 medidas que buscaban frenar algunas de las decisiones más controversiales del expresidente Donald Trump, como las relacionadas con las políticas anti-migración y más.

Una de ellas es la orden ejecutiva para prevenir y combatir la discriminación por motivos de identidad de género u orientación sexual. En su sección 1 establece que todas las personas deben ser tratadas con respeto, dignidad y debería poder vivir sin miedo, sin importar quienes son o a quien aman. Más adelante destaca que los niños y niñas deberían poder aprender sin preocuparse de “si se les negará el acceso al baño, al vestuario o a los deportes escolares”.

También se menciona que las personas deben poder acceder a los servicios de salud, vivienda y empleo sin ser objeto de discriminación.

Si bien la orden ofrece la posibilidad de que los deportistas transgéneros puedan estar en un equipo del género con el que se identifican, algunos grupos manifestaron su preocupación ante la posibilidad de que la medida vulnere los derechos de las mujeres por no considerar las diferencias biológicas entre ambos géneros.

¿Qué dice la orden ejecutiva?

La sección 2 del decreto detalla un poco más cómo debería aplicarse la orden ejecutiva. Los jefes de cada agencia deberán revisar las órdenes y reglamentos que estén bajo el Título VII (de la Ley de los Derechos Civiles de 1964, que prohíbe la discriminación basada en raza, color, religión, sexo y nacionalidad) o cualquier otro estatuto que pueda ser incompatible con la orden ejecutiva.

Deben revisar, suspender, rescindir o promulgar nuevas acciones que permitan el cumplimiento de la orden, así como otras formas de discriminación que se puedan superponer, como la generada por motivos de raza y discapacidad.

¿Cómo se interpreta la orden?

La orden ejecutiva también hace referencia al Título IX de las Enmiendas Educativas de 1972. Allí se establece que ninguna persona de los Estados Unidos podrá, por razón de su sexo, ser excluida de participar en cualquier programa o actividad educativa que reciba asistencia financiera federal.

La sección de fact-checking del semanario estadounidense Newsweek, señala que la orden no hace referencia explícita a los deportes con mucho detalle. Solo menciona que los niños y niñas deberían poder aprender sin preocuparse de “si se les negará el acceso al baño, al vestuario o a los deportes escolares”.

Los atletas transgéneros que compiten a nivel universitario u olímpico ya son objeto de requerimientos especiales basados en niveles de hormonas. Estos requisitos buscan procurar igualdad de condiciones tanto como sea posible y conforme a criterios de derechos humanos. Por ejemplo, continúa Newsweek, una atleta trans debe pasar por un año de tratamiento de supresión de testosterona para competir en un equipo de mujeres.

En el caso de los hombres transgénero que reciben una excepción médica para el tratamiento con testosterona, pueden competir en el equipo masculino pero ya no son elegibles para competir con mujeres. Para más detalle sobre las políticas que aplican, puede visitar transathlete.com.

Estado por estado

Newsweek explica que la dificultad a la hora de interpretar la orden ejecutiva se centra en las leyes estatales a nivel de las escuelas secundarias.

Según datos de Transathlete.com, 16 estados mantienen políticas amigables con la inclusión total de los estudiantes transgénero o género no binario, 14 estados piden pruebas médicas, 11 estados tienen políticas menos inclusivas. Diez estados no cuentan con políticas establecidas pero permiten a las escuelas crear sus reglas en torno al tema o, por el contario, dependen de una persona para tomar decisiones caso por caso.

La orden sobre identidad de género implica varios desafíos legales, pero el documento no especifica que las personas transgénero podrán competir en equipos deportivos del género de su elección, sin respetar las distintas normativas que existen sobre el tema.