Es mentira que España “reconoció” la ecosexualidad como un nuevo género

COCUYO CHEQUEA · 22 JUNIO, 2022 12:43

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Es mentira que España “reconoció” la ecosexualidad como un «nuevo género«, como dicen varios medios de comunicación. Los ministerios de Igualdad y Sanidad del país europeo no tienen datos sobre un anuncio de este tipo. El texto desinformador solo dice de qué se trata y quiénes son sus exponentes. No mencionan la fuente del supuesto anuncio.

Además, se confunde el término género con identidad sexual. Si bien medios consultados mencionan que algunas personas consideran que la ecosexualidad es una identidad sexual, se suele definir más como un movimiento.

El próximo martes, 28 de junio, se conmemora el Día Internacional del Orgullo LGBTIQ+, para recordar los disturbios de Stonewall (Nueva York, Estados Unidos), punto de inicio de la lucha por los derechos de esta población. En este contexto, se ha difundido desinformación sobre el tema.

El texto desinformador se titula “España reconoce oficialmente a un nuevo género: la ecosexualidad” (en la mayoría de los medios que lo publicaron).

La Unidad de Verificación de Datos y Fact-checking de Efecto Cocuyo consultó medios independientes de España para conocer más.

Es un movimiento, no un género

Si bien algunos diarios europeos tienen información sobre la ecosexualidad, ninguno dice que las autoridades del país lo “reconocieron” como un nuevo género.

En síntesis, la ecosexualidad es un movimiento que combina el arte y el activismo.

El diario El Mundo (España) explicó en 2016 que consiste en mantener relaciones sexuales, no necesariamente genitales, con todos los sentidos en la naturaleza. Algunas personas la definen como una orientación o identidad sexual. Lo que plantea este movimiento es una forma de vincularse con el ecosistema, lo que eventualmente ayudaría a tomar consciencia de la importancia de proteger el medio ambiente.

“El sexo vende, por lo que si tenemos una motivación erótica para la conservación permanente de nuestro medio ambiente, entonces tal vez el juego sería lo suficientemente alto como para fomentar la acción global”, dijo a El Mundo uno de los miembros de Pony Express, uno de las organizaciones (en este caso una compañía de teatro) que promueve la ecosexualidad.

Las principales promotoras o líderes del movimiento son Annie Sprinkle (exprostituta, doctora en Sexualidad Humana y activista) y su pareja Elisabeth Stephens (artista multidisciplinaria). El diario El País de España reseñó en 2011 una gira por Europa que hizo la pareja. Desde el año 2004 llevan adelante intervenciones artísticas (performances, en inglés) en las que representan bodas.

En agosto del año pasado, CNN en español reseñó varias de sus performances. En ellos, las artistas se casan con elementos del medio ambiente, como la tierra, el agua o la niebla. Hacen votos para “honrar y cuidar” la tierra.

Sin “reconocimiento” oficial

Cocuyo Chequea buscó el supuesto anuncio del reconocimiento de la ecosexualidad en los portales y redes sociales del Ministerio de Sanidad y el Ministerio de Igualdad de España. La búsqueda no arrojó  resultados.

En el texto desinformador se confunde el concepto de género con el de identidad sexual. Según explica las Naciones Unidas, la orientación o identidad sexual se refiere a la atracción física, romántica o emocional de una persona por otras personas.

En cambio, la identidad de género está vinculado con la percepción que un individuo tiene sobre sí mismo en cuanto a su género. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) lo define como la “vivencia interna y personal del género tal como cada persona la experimenta profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento”. Esto incluye la vivencia personal del cuerpo.

Los medios europeos consultados solo mencionan que hay personas que (no se especifica quienes ni cuántas personas) consideran la ecosexualidad como una orientación o identidad sexual. Sin embargo, las autoridades en el área en España y organismos internacionales no lo reconocen como parte de esta categoría.

En conclusión, es falso que España reconoció la ecosexualidad como un nuevo género. Ninguna institución española en las áreas de salud y diversidad sexual ha confirmado eso. Además, el texto desinformador confunde la orientación sexual con el género.