¿Los medicamentos favipiravir y colchicina evitan el COVID-19?

COCUYO CHEQUEA · 22 JULIO, 2020 15:39

¿Los medicamentos favipiravir y colchicina evitan los síntomas del COVID-19?

Texto por Jeanfreddy Gutierrez | @Jeanfreddy

Ver más de

Jeanfreddy Gutierrez | @Jeanfreddy

¿Cómo valoras esta información?

10
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Medias verdades juntas no hacen una información verdadera. Una cadena de Whatsapp que asegura que es mejor contagiarse de COVID-19 ahora que hace cuatro meses y que lo será mejor dentro de 180 días que ahora por los avances en el conocimiento científico sobre la nueva cepa del coronavirus, mezcla este razonable consejo con información falsa o manipulada para promocionar dos medicamentos: favipiravir y colchicina.

La cadena enumera cinco presuntos conocimientos sobre el COVID-19 de julio de 2020, que la Unidad de Datos y Factchecking de Efecto Cocuyo, ha revisado para este chequeo. A modo de resumen, la información compartida argumenta lo siguiente:

  1. No es una neumonía sino una trombosis que se trata ahora con heparina  y aspirina
  2. Pacientes no presentan síntomas de insuficiencia respiratoria hasta que cae a menos del 70% por un fenómeno llamado “hipoxia feliz” por lo que recomienda el uso de oxímetros caseros
  3. Hay dos medicamentos que funcionan: los antivirales favipiravir y remdesivir que pueden matar al virus
  4. La tormenta de citoquinas que provoca la infección mata al virus pero también al paciente, aunque con esteroides se evita que suceda
  5. La posición prona, sobre el vientre, ayuda a evitar la hipoxia pero usar el fármaco colchicina evita que se segregue una sustancia química llamada Alpha Defensin, que provoca la trombosis, según hallazgo de científicos israelíes

Vamos por partes

La primera información que asegura que no es una neumonía sino una trombosis ha sido señalada por meses como un descubrimiento de patólogos italianos al hacer la autopsias a varios fallecidos por COVID-19. Esta información ya ha sido catalogada como falsa por Cocuyo Chequea. La heparina ya era parte del protocolos médicos de tratamiento desde la pandemia del SARS pero no, el COVID-19 no es una trombosis ni ha cambiado su forma de tratarlo. Los ventiladores siguen siendo necesarios para los casos de insuficiencia respiratoria aguda.

El punto dos toca el tema de la “hipoxia feliz” pero se trata de una manipulación de una nota de CNN. En esta se explica el fenómeno de la “hipoxia silenciosa” en la que concentración de oxígeno en la sangre puede bajar incluso hasta el 50% sin que el paciente nota una dificultad para respirar e incluso aparezca en el hospital usando su celular o conversando aunque debería estar comatoso.

El artículo, publicado el 6 de mayo de 2020 y que cita al investigador Richard Levatin y sus hallazgos, indica que esto no le sucede a todos los contagiados. El doctor trabajó unas semanas en un hospital observando que había algunos pacientes, que habían mostrado fiebre, tos o problemas estomacales entre dos a siete días antes de ir a consulta, cuando empezaron realmente a sentir respiración corta.

¿Qué sucede realmente?

El médico explica que la falla respiratoria ha estado sucediendo desde hace varios días aunque el paciente no lo haya notado porque el cuerpo se ha acostumbrado a respirar más rápido y más profundo por la caída de la capacidad pulmonar.

Y sí, Levatin recomendó en un artículo de opinión del 20 de abril de 2020 en el New York Times el uso de oxímetros caseros, como dice la cadena de Whatsapp, pero advierte que sus resultados pueden llevar a interpretaciones erradas por un mal uso o lectura de los datos.

Aquí también se responde parte del punto cinco: recostarse sobre el viente o de lado ayuda a mejorar la respiración y oxigenación para no usar de forma inmediata ventiladores o respiradores en pacientes con neumonía avanzada y en tres de cada cuatro casos evitó que la insuficiencia respiratoria avanzara según un estudio preliminar.

Antivirales

La cadena dice que las medicinas favipiravir y remdesivir matan el virus y que sirve para evitar la hipoxia o falta de oxígeno en la sangre. En un artículo publicado en inglés en The Conversation el 17 de julio de 2020 y reproducido en español por el sitio de verificación argentino Chequeado, en el cual se hace un repaso de los fármacos y terapias que están funcionando o no para tratar el COVID-19 se señala que el remdesivir reduce la mortalidad y acorta el tiempo de recuperación, pero no mata el virus.

Lo que hace es inhibir la enzima del coronavirus Sars-CoV-2 encargada de replicar el genoma RNA viral, por lo que evita que el virus se siga replicando en el cuerpo.

Sobre el favipiravir todavía no hay nada seguro aunque se espera que actúe de forma similar. Se trata de un medicamento japonés usado contra la influenza. El sitio CovidReference, el cual publica una guía mensual con la evidencia científica publicada, señala que no hay datos creíbles sobre si el favipiravir funciona, pero señala que Japón pospuso su aprobación como tratamiento para el COVID-19 el pasado 26 de mayo de 2020. Un ensayo clínico aleatorio sobre favipirar está en la lista oficial de pruebas en Estados Unidos desde abril de 2020 pero esperan tener resultados completos para diciembre de 2020.

Otros 24 ensayos clínicos están realizándose sobre el mismo fármaco aunque Rusia ya ha aprobado un medicamento, basado en favipiravir, no sólo para su uso en ese país sino ha prometido distribuirlo en Latinoamérica.

Sin embargo, en ninguno de los dos casos, ni remdesivir ni favipiravir, matan al virus.

Tormenta de citoquinas

Esta respuesta excesiva del sistema inmunológico ante el COVID-19 se trata usualmente con corticoesteroides. De nuevo el COVIDReference indica que los estudios disponibles recomiendan que debe ser usado con precaución, después de cuidadosa consideración y el tiempo más corto posible.

Recientemente ha crecido el entusiasmo por los resultados en el uso de uno de estos corticoides, la dexametasona, que aún sin datos concluyentes muestran que por su efecto antiinflamatorio e inmunosupresor, puede reducir los daños causados por la tormenta de citoquinas en las etapas avanzadas de la infección por COVID-19.

Así que no es cierto que evita que suceda como señala la cadena de Whatsapp y que aún se investigan las contraindicaciones de impedir el funcionamiento del sistema inmunológico. Igual que el remdemsivir, funcionan en casos avanzados de la infección, no para evitar, curar o matar el virus.

Alpha Defensin

El último punto es el menos sostenible, porque se basa en desinformaciones conocidas: que la infección por COVID-19 es una trombosis y no una neumonía pero que se puede evitar tomando un medicamento llamado Colchicina, que ayudaría a que no se formaron los coágulos de sangre en las venas.

Este medicamento ni siquiera es referido en la literatura científica sobre COVID-19, así que no hay ninguna mención en el COVID Reference. Sin embargo, es posible encontrar varias publicaciones en webs pro-israelíes que aseguran que investigadores del Hadassah Medical Center de Jerusalén encontraron la efectividad de este fármaco. De acuerdo a las informaciones publicadas, la alfa desina aceleraría la creación de coágulos y dificultaría su disolución.

Una de las webs que publicó la información fue The Jerusalem Post, que según Media Bias Fact Check está inclinado hacia la derecha y ha publicado dos notas sin respaldo o contexto, una posible cura definitiva para el cáncer en pocos años y que quienes tienen sangre tipo A están más propensos a tener COVID-19, lo que Cocuyo Chequea verificó como falso.

Pero el alfa defesina es un viejo conocido. Es un péptido antimicrobiano de síntesis endógena, con potencial profiláctico y terapéutico, ampliamente estudiado por ser una posible terapia para mejorar los antirretrovirales para tratar el VIH y que han demostrado funcionar también contra los citomegalovirus.

Al segregarse en el cuerpo bloquean tanto la entrada del virus como su replicación. Esto es consistente con lo dicho por los científicos israelíes citados: a mayores síntomas mayor presencia de alfa defensina y muy poca cuando los síntomas son leves, por lo que atribuirle ser responsables de la aparición de coágulos -recordando que el COVID-19 no es una trombosis- es una correlación errada.

Veredicto

La cadena promociona dos medicamentos que no muestran ninguna evidencia de funcionar para tratar el COVID-19, le asigna propiedades exageradas a los dos tratamientos conocidos para pacientes graves y que aún no son concluyentes: remdesivir y dexametasona, mientras trata de reforzar la falsa información sobre el nuevo coronavirus como una trombosis en lugar de una neumonía.

Por tanto, es falso.

Lea también: COVID-19 no se trata con anticoagulantes como asegura el diputado José Trujillo