OMS no se pronunció contra confinamientos, aún son necesarios

COCUYO CHEQUEA · 13 OCTUBRE, 2020 14:01

OMS no se pronunció contra los confinamientos, aún son necesarios para controlar el COVID-19

Texto por Jeanfreddy Gutierrez | @Jeanfreddy

Ver más de

Jeanfreddy Gutierrez | @Jeanfreddy

¿Cómo valoras esta información?

31
QUÉ CHÉVERE
4
QUÉ INDIGNANTE
4
QUÉ CHIMBO

Confusión mayor. Varios titulares de medios así como usuarios de Twitter aseguraron que la OMS había declarado que nunca recomendó la imposición de confinamientos, que estas ya no eran necesarios o que ya no debían ser impuestos.

La Unidad de Datos y Fact-checking de Efecto Cocuyo hizo un recorrido de las fuentes para revelar que las declaraciones de un asesor del organismo fueron descontextualizadas, citadas de forma incompleta o tergiversada.

Todo comenzó por una entrevista.

El origen

El doctor David Navarro, asesor externo de la OMS y encargado del ente para el COVID-19 en Europa brindó una entrevista al medio inglés The Spectator el pasado 8 de octubre de 2020. “Ya el 10% de la población ha sido expuesta al virus y hay un 90% susceptible a hacerlo, así que tenemos que aprender a convivir con el virus sin la constante clausura de la economía” apuntó. Aunque también añadió: “pero al mismo tiempo que no esté asociado a altos niveles de sufrimiento y muerte, sino hacer lo que llamamos el camino medio, que es controlar el virus mientras avanza la vida social y económica”.

También brindó declaraciones que causaron preguntas. Entre ellas aseguró: “en la OMS no promovemos el confinamiento como medio principal de control de este virus” por lo que le pedía a los líderes del mundo desistir de éstos, para luego añadir que “el único momento en que creemos que un confinamiento está justificado es para ganar tiempo para reorganizar, reagrupar y rebalancear tus recursos así como proteger a tus trabajadores sanitarios que están exhaustos”.

Así mismo, agregó que “los confinamientos tiene justamente una consecuencia que nunca deben minimizar, es hacer a los pobres mucho más pobres”, dijo en especial referencia a los países más pequeños y pobres que dependen del turismo.

Puede escucharse completo aquí.

El camino medio

Nabarro ya había detallado sus ideas al respecto en un artículo llamado “Reflections about the middle path” (Reflexiones sobre el camino medio) publicado en la web de la 4SD, una empresa social con enfoque en el desarrollo sostenible. El ahora asesor de la OMS fue antes director de la Agenda 2030 de Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y es profesor del Instituto de Innovación en Salud Global del Imperial College de Londres .

En el mismo reflexiona de forma similar que “demasiadas restricciones dañan el modo de vida de la gente y provoca resentimiento pero “dejar que el virus corra” llevará a muchas muertes así como consecuencias debilitantes para las personas más jóvenes” por lo que propone una camino medio con tres énfasis:

a) Alentar a la gente para que tome todas las precauciones recomendadas por la OMS y su director, el Dr. Tedros Adhanom, todo el tiempo. Esto es, distanciamiento físico, apropiado uso de mascarillas, higiene de manos, auto-aislamiento al contagiarse y proteger a aquellos con más riesgos

b) Organizar servicios de salud pública para ofrecer apoyo localizado e integrado para interrumpir la transmisión y suprimir focos. Resalta el proceso de testear – rastrear – aislar – proteger.

c) Dar un mensaje consistente y claro entre todos los líderes de la nación. Que unos líderes digan una cosa y otros más algo distinto provoca confusión.

No es un cambio con respecto a la OMS

Esto dicho por Nabarro coincide con la propia advertencia hecha por Tedros en marzo sobre levantar las cuarentenas antes de tiempo hecha el 25 de marzo. “La última cosa que cualquier país necesita es abrir escuelas y negocios sólo para verse forzado a cerrarlos de nuevos por el resurgimiento del contagio” dijo entonces (video).

Entonces el director habló que lo más importante no era sólo imponer cuarentenas sino lo que se hacía durante las mismas, incluyendo la recomendación de aumentar ampliamente el número de pruebas y el rastreo de casos. “Necesitamos alcanzar una situación sostenible donde tengamos un adecuado control de este virus sin cerrar nuestras vidas enteramente o tambalearnos de confinamiento a confinamiento, lo cual tiene un inmenso impacto en detrimento de las sociedades”.

Tedros y Nabarro coinciden entonces: hay que confinar para actuar adecuadamente y que no resurja pero no puedes hacerlo demasiado rápido ni levantarlo sin haberte preparado.

El mal ejemplo

Un ejemplo de esto es Israel, que se convirtió en el primer país del mundo en decretar una segunda cuarentena total en su país después de un explosión de casos debido al regreso prematuro a las escuelas a principios de mayo como ha analizado la web especializada en tecnología Xataka, el diario New York Times y la agencia Europa Press.

Para el 12 de octubre, según datos de la Universidad John Hopkins, la nación judía tenía la tasa de incidencia más alta del mundo con 34.908 casos por millón de personas. Esto equivale a 3,5% de toda su población y supera con creces a Chile, que le sigue con 26.662 casos por millón de personas o 2,66% de sus habitantes. Estas comparaciones pueden verse en esta infografía de Information Is Beautiful.

Lea también: De candidatos a productos: fantasías y retos de las vacunas contra COVID-19

Declaración de Great Barrington

Un documento publicado el pasado 4 de octubre y respaldado por más de 9 mil científicos, 23 mil médicos y 400 mil ciudadanos llamado la Declaración de Great Barrington (en español) pide el fin de los confinamientos para ser sustituidos por lo que los epidemiólogos y científicos de salud pública que promueven esta medida como “protección focalizada”. Dicen estar alarmados por las consecuencias en la salud pública mental y física por la implementación de confinamientos.

Básicamente piden que se busque la controvertida inmunidad de rebaño por parte de los grupos “en menos riesgo de muerte” para aumentar la infección natural”. Este tipo de políticas ya causó que las autoridades sanitarias de Suecia y Reino Unido revertieran tales intentos e incluso pidieran disculpas por los errores cometidos.

La Declaración propone que se tomen medidas especiales en ancianatos donde deberían trabajar personas “con inmunidad adquirida”, rotación y pruebas PCR frecuentes. Esto a pesar que no hay un consenso sobre si el COVID-19 puede repetir debido al aumento de los reportes de reinfecciones en varios países del mundo.

Quienes encabezan esta petición no son grupos alternativos que desmienten la ciencia, proponen curas sin evidencias o atacan a las instituciones, sino respetadas autoridades.

Martin Kulldorff, profesor de Medicina en la Universidad de Harvard, especialista en Bioestadística y epidemiólogo experto en la monitorización de enfermedades infecciosas y evaluaciones de seguridad de vacuna; la doctora Sunetra Gupta, profesora de la Universidad de Oxford, epidemióloga experta en inmunología, desarrollo de vacunas y modelación matemática de enfermedades infecciosas y el doctor Jay Bhattacharya, profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, médico epidemiólogo, economista de la salud y experto en políticas de salud pública, enfocado en enfermedades infecciosas y poblaciones vulnerables según reporta Consalud.es.

Dicen que siendo de derecha e izquierda consideran que mantener estas medidas de cuarentena hasta obtener una vacuna causará daños irreparables a los grupos más vulnerables de la sociedad.

La posición oficial

“Nunca en la historia de la salud pública se ha utilizado la inmunidad colectiva como estrategia para responder a un brote, y mucho menos a una pandemia. Es científica y éticamente cuestionable” ha dicho el Dr. Tedros sobre la propuesta en la Declaración de Great Barrintong, la cual ha tomado un nuevo vuelo tras la entrevista a David Nabarro.

“Entendemos la frustración que suscita a muchas personas, comunidades y Gobiernos el avance de la pandemia y los casos. No hay ningún atajo ni ninguna medida única. Hay que emplear todas las herramientas de las que disponemos” ha dicho el director de la OMS en una declaración del 12 de octubre.

Esto según lo reportado por La Vanguardia de España que tituló la nota: “La OMS corrige a uno de sus asesores y refuta la Declaración de Barrington”.

Tedros dijo que esta estrategia provocaría “muertes innecesarias”. Lo mismo que dijeron las autoridades sanitarias suecas como consecuencias de haber implementando políticas para actuar ante el COVID-19 sin aplicar confinamientos.

Al contrario de lo dicho por varios usuarios de Twitter y medios que tomaron la noticia de otros (como pasó con el virus Nipa de 2018 como verificó Cocuyo Chequea), el mismo 12 de octubre el Dr Tedros dijo sobre nuevos confinamientos por el aumento de casos en Europa y América: “llegado cierto punto, no hay otra cosa que hacer que dar órdenes de quedarse en casa para ganar tiempo y usarlo para elaborar planes, preparar a los trabajadores sanitarios y mejorar los test”.

Así mismo, dijo Tedros que “desde el primer día han recomendado” durante el tiempo de cierres debe implementarse lo siguiente: buscar los casos, aislarlos, hacer tests, tratar a los pacientes, y rastrear los contactos de los contagiados.

Veredicto

La OMS no dijo que los confinamientos no debieron haberse aplicado o que no debían aplicarse en el futuro. Fue un asesor quien sugirió que no debía usarse como medida principal pero no contradijo lo dicho por el ente multilateral sino resaltó que durante ese tiempo deben tomarse las medidas adecuadas para evitar futuros brotes.

El director de la OMS dijo ante los nuevos confinamientos en Europa que estas medidas siguen siendo una necesidad para tomarse el tiempo de implementar las medidas adecuadas, como aumentar el testeo, rastreo y seguimiento de casos, como también explicó Nabarro.

Al mismo tiempo la OMS se mostró en contra de omitir el uso de confinamientos para buscar la inmunidad de rebaño como proponen un grupo de científicos y médicos en la Declaración de Great Barrington.