Siete meses tenía la cuarta niña muerta por desnutrición en Bolívar

Pequeñas manchas blancas en la piel fueron la señal de alerta de la mamá Orangelis Figuera. Cuando las vio en el cuerpo de su pequeña, de apenas siete meses de nacida, la llevó al Hospital Dr. Raúl Leoni, en San Félix, estado Bolívar. Según ella, las manchas eran lo único que le preocupaba.

Ya en el hospital se enteraron que el diágnostico era otro, y mucho más grave: Orangelis estaba desnutrida. Según le contaron galenos del ente a periodistas del Correo del Caroní, desde su ingreso supieron que era un caso complejo.

“No estaba vacunada, y cuando un niño desnutrido tiene la glicemia baja es un mal pronóstico. Unos días después, sin embargo, estaba más activa”, contó una especialista que prefirió resguardar su identidad.

Pero la mejoría solo fue pasajera. En el hospital donde la estaban tratando no habían fórmulas lácteas para alimentarla y, entre la escasez y los altos costos, su madre no pudo adquirirlas.

“Antes estaba prohibido que las familias llevaran comida. Las fórmulas estaban prohibidas porque estaban preparadas desde Caracas, pero el viernes no le habían llevado y no hay suplementos nutricionales para darles”.

El domingo 29 de enero, seis días después de su ingreso, la corta vida de Orangelis llegó a su final. Sus órganos empezaron a fallar, dejó de respirar e, incluso, uno de sus ojos se desprendió de su cuenca ocular.

“Estamos hablando de un caso de desnutrición severa y todos los órganos fallan. La desnutrición, como entidad clínica, es una enfermedad y tiene sus manifestaciones”, explicaron al Correo del Caroní.

Su muerte llegó solo doce días después de la de Keiner Iván Cardozo Millán, de un año y cuatro meses, quien también murió desnutrido antes de que su madre pudiera llegar a un hospital. Ambas muertes ocurrieron en San Félix, estado Bolívar.

Y estas no fueron las primeras muertes por tales causas que se registraron en el estado oriental; entre julio y agosto de 2016 Kennedy, de 14 años, y Aketzali, de sietes meses, murieron luego de luchar contra el hambre.

El medio regional reseña además que en el Hospital de Guaiparo, uno de los principales de la zona, el 80% de los ingresos de niños presentan algún grado de desnutrición.

Resultados similares se encuentran en todo el país. La fundación Cáritas Venezuela realizó un estudio a 818 niños menores de cinco años de Distrito Capital, Zulia, Miranda y Vargas. El 9% sufre de desnutrición aguda. 

Lo peor, en el caso de los que terminan en una sala de un hospital es que el pronóstico no es bueno. Si salen de alta, “las probabilidades de vida son bajísimas: si no mueren aquí, mueren en la casa porque no hay qué comer“, dijo la especialista.

(Visited 17 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment
  1. Pues me parece un crimen que, además de no proveer del alimento necesario para los pequeños, el gobierno nacional tampoco haga campañas pro-lactancia. ¡Son tantas las mujeres que dejan de dar teta porque no saben ignoran tantas cosas sobre la lactancia! pero no, lo importante es la patria

Leave a Reply

¡Suscríbete!