Perú volvió a aguarle la fiesta a la Vinotinto con un empate

La selección venezolana de fútbol empató a dos goles un partido que comenzó con marcador a favor 2-0 en el primer tiempo, tras lo cual parecía tratarse de un encuentro en el que la Vinotinto las tenía todas consigo para sellar el triunfo ante los visitantes.

No obstante, los peruanos lograron sobreponerse en la segunda parte y, como en un déjà vu, empataron un partido vital para mantenerse con opción a un cupo para el Mundial de Rusia 2018, tal y como lo hicieron los incas hace casi un año -el 26 de marzo de 2016- ante Venezuela en Lima.

En un partido disputado en el estadio Monumental de Maturín, la selección criolla salió con todo a la cancha para vencer al conjunto peruano y salir del sótano de la clasificación sudamericana para la cita mundialista.

Los guerreros vinotinto en los primeros 45 minutos ofrecieron una buena demostración de fútbol cuando se adelantaron en el marcados gracias a un tanto del defensor Mikel Villanueva en el minuto 24, quien marcó de cabeza al rematar un balón que venía rebotado del larguero peruano.

Venezuela creció en su fútbol y jugadores como Alejandro Guerra, Josef Martínez y Rómulo Otero lograron engranar la ofensiva criolla para poner a temblar a la defensa peruana, que no lograba dar con la clave para remontar el resultado parcial. En el minuto 40, Otero anotó una perla de gol gracias a un tiro libre perfectamente ejecutado.

Esta segunda diana fue sumamente importante para dar un golpe mental al equipo peruano y poner a soñar a la fanaticada venezolana que se dio cita en el estadio del estado Monagas.

La segunda parte inició muy mal para los dirigidos por Rafael Dudamel. Apenas un minuto después de iniciar el tiempo complementario, los incas anotaron un gol que dejó pasmada a una Vinotinto muy distinta de que se vio en los primeros 45′, incluso parecía haberse quedado en el vestuario. André Carrillo descontó y puso el partido 2-1 quedando aún 44 minutos por jugar.

El campo de Maturín se llenó de charcos gracias a la lluvia que se presentó en el entretiempo y los baches comenzaron a aparecer. Pero también se evidenciaron los huecos en la selección venezolana. Los criollos comenzaron a fallar en tanto en defensa como en ataque. Martínez y Salomón Rondón fallaron jugadas francas de gol y Perú sólo necesito de un tiro de esquina para habilitar al eterno José Paolo Guerrero quien, como de costumbre, le anotó a la selección venezolana, esta vez de cabeza.

La representación peruana tuvo dos jugadas más que, por fortuna para los criollos, no tuvieron como destino la portería. Al finalizar el partido se demostró una de las máximas del fútbol según entrenadores como Carlos Bilardo: un 2-0 puede ser el peor resultado preliminar para manejar.

No obstante, hay que resaltar que los locales tuvieron dos tiempos completamente diferentes en un mismos partido. En la primera parte parecía que la Vinotinto arrollaría con facilidad a los dirigidos por Ricardo Gareca, pues las jugadas tenían suficiente peligro. En la segunda parte fue al revés: la oncena peruana tomó protagonismo y cada ataque que realizaba ponía en vilo a la defensa criolla.

Luego de éste y los demás resultados de la jornada de eliminatorias, la selección venezolana sigue en último lugar de la tabla con 6 puntos producto de 3 empates y una victoria. Perú está en el octavo puesto con 15 puntos, a 5 de la más cercana posición clasificatoria al Mundial 2018 que, por ahora, es ocupado por Ecuador.

Venezuela se enfrentará a Chile el próximo martes 28 de marzo en Santiago en un partido que será de suma importancia para los sureños quienes, luego de perder este jueves 23 de marzo ante Argentina, acumulan 20 puntos y ocupan el sexto lugar de la tabla; es decir, están fuera de la clasificación a la cita mundialista.

Por su parte, Perú regresa a Lima y allí recibirá a Uruguay que ocupa el segundo lugar con 23 puntos, pero que viene con el orgullo herido luego de perder 1-4 ante un inmenso Brasil que le dio un baile a los charrúas en el Estadio Centenario de Montevideo, siendo esta una derrota que los celestes tardarán un buen tiempo en olvidar por tratarse de un rival histórico.