Néstor ya tiene un año esperando trasplante de médula #MadresCoraje - Efecto Cocuyo

Néstor ya tiene un año esperando trasplante de médula #MadresCoraje

En agosto de 2017, Néstor tuvo una fiebre que le duró siete días y sangrados en la nariz. Acababa de terminar la temporada de béisbol y su equipo había quedado subcampeón. Ya había ganado también varios campeonatos de pitcher y unos scouts se lo querían llevar a una academia en los Estados Unidos.

Néstor jugó hasta julio. Cuando tuvo los síntomas, lo llevé a una clínica, pero me lo refirieron al J.M. de los Ríos. Le diagnosticaron aplasia medular moderada.

La enfermedad no deja que la médula de Néstor produzca lo que su organismo necesita. Se le bajan la hemoglobina y las plaquetas y tienen que estar transfundiéndolo todas las semanas. Ya los bracitos no le dan para más.

Yo me conozco todos los hospitales porque he tenido que buscar plaquetas en los bancos de sangre. He ido al Vargas, al Periférico de Catia, al Oncológico de Cotiza, al Clínico Universitario, al Domingo Luciani. Hasta en clínicas he buscado.

A mediados de enero de 2018 nos dijeron que la enfermedad de Néstor se había agravado. Ya no tenía aplasia medular moderada, sino severa, y sus niveles llegaron al mínimo.

Nosotros íbamos a viajar a Italia a finales del año pasado junto a otros niños del servicio con el convenio que tiene Venezuela con ese país. Estábamos de primeros en la lista porque ya teníamos todo: los informes médicos, los pasaportes, el donante. Todo.

Nos dijeron que en diciembre nos íbamos, pero no fue así. Hemos tocado todas las puertas, pero nos dicen que tenemos que esperar. En enero de este año murió un bebé, Juan, que iba a viajar con nosotros y que también necesitaba un trasplante medular.

Ya ha pasado un mes desde que las mamás del servicio hablamos en la rueda de prensa y todavía nadie nos ha dado respuesta.

Yo estoy viendo cómo me llevo a mi hijo fuera del país. Tengo un hermano en Argentina y él ha averiguado con varias fundaciones allá para hacer el trasplante de médula.

Ya todo está arreglado para que le hagan el procedimiento a Néstor, solo falta conseguir un donante de médula allá que sea compatible con él. Mientras tanto, nos mantenemos a la espera de la ayuda.

Néstor ya tiene un año esperando un trasplante de médula y estamos contrarreloj. Mi hijo está agotado. Extraña su colegio, a sus compañeritos. Extraña jugar béisbol.

* * *

Angie Terán es la madre de Néstor, de 14 años y el mayor de tres hermanos. El adolescente vive con su familia en El Junquito y recibe tratamiento en el J.M. de los Ríos desde los 12, cuando lo diagnosticaron. El 8 de mayo lo hospitalizaron en el Domingo Luciani. Ahí está recibiendo transfusiones de sangre para que sus plaquetas suban.

Madres coraje de Venezuela

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!