“La risa es algo serio”, dice la risoterapeuta Erika Ruiz

Siempre se ha dicho que la risa es un remedio infalible no solo contra la tristeza sino para prevenir enfermedades. Pero Erika Ruiz lo vivió en carne propia. Hace años, ella superó con la risa un insomnio tenaz producto de la depresión por una menopausia anticipada después de 4 embarazos. Luego tuvo contacto con una técnica desarrollada por un médico indio, mezclando la respiración diafragmática del yoga con la risa espontánea. Este doctor empezó con chistes pero cuando se le acabaron, desarrolló la mencionada técnica que hoy Erika aplica y denomina “risodinámica”.

Erika ahora se apellida “Risas”, es risoterapeuta y fue la invitada del programa “Quince y último”, dirigido por Laura Weffer y José Hernández. Se trata de una producción conjunta de El Venezolano y Efecto Cocuyo. Con cámara a cargo de Víctor Hugo Febres.

-La risa –dice Erika- es algo serio y la vamos perdiendo con el crecimiento. De niños la diversión era lo más importante. Vivimos en un sistema que nos dice que la felicidad siempre está un paso más allá de donde llegamos. Si te gradúas de bachiller entonces vas a ser feliz cuando te gradúes en la universidad; cuando te gradúes en la universidad, cuando consigas trabajo; cuando consigas trabajo; cuando te cases. Culturalmente la felicidad está siempre un escalón más arriba de nosotros, llega un momento en que no es parte de nuestra vida, nos separamos de nuestra naturaleza.

Erika recuerda que cuando llegamos al mundo tenemos solo dos vías de comunicación, el llanto y la risa. “Las dos son necesarias, porque liberas emociones te limpias de toxinas, etc. Ejemplo: el bebé que vive sus emociones, no hay bebés rencorosos, ellos queman las emociones. Las emociones son un GPS, si tú te sientes mal por algo el cuerpo te dice detente, para, observa y después actúa.

-¿Cómo es eso? -pregunta José Hernández.

-Es como un GPS porque si sientes alguna de esas emociones que no estamos acostumbrados a vivir completamente como duda, miedo, recelo, eso nos está diciendo algo y generalmente lo ignoramos. Si te sientes bien entonces estás bien con tu cuerpo.

-Nosotros no fuimos hechos para olvidar -comenta José Hernández.

-Depende porque la memoria es selectiva –responde Ruiz- ¿Por qué no olvidamos las cosas más tristes y olvidamos fácilmente las felices? Esa carga emocional que viene acompañada de unas hormonas, deja como un sello indeleble en el cuerpo. Tenemos una memoria corporal. Hay que tener un balance, un equilibrio, todo en exceso es malo.

-¿La felicidad siempre tiene que estar acompañada de la risa? –pregunta Laura Weffer.

-No necesariamente pero sí de un pensamiento positivo. Y no hay felicidad y alegría sin movimiento. Porque una emoción se genera, se vive. Una persona deprimida empieza a consumirse. Cualquier atleta cuando se gana una medalla lo primero que hace es alzar los brazos. Ese es un neuromovimiento que se usa en la risodinámica, nos ayudan a combatir cualquier situación estresante que tengamos en el momento a través de la postura corporal. Por ejemplo cada vez que aplaudimos se generan conexiones entre las neuronas. Constituye un ejercicio de gimnasia cerebral.

-Pero, ¿está científicamente comprobado que la risa mejora la salud?

-Sí, está científicamente comprobado -dice Erika.

Y para apoyar sus palabras nos dedica una amplia sonrisa.

(Visited 8 times, 3 visits today)