La decisión de Trump favorece a extremistas cubanos, según canciller de Cuba

Después que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump anunció la cancelación de los acuerdos de Obama con Cuba, el Gobierno cubano en voz de su canciller rechazó la nueva postura considerándola un “retroceso” en las relaciones bilaterales.

“Trump toma decisiones que solo favorecen intereses mezquinos de cubanos que representan a una minoría extremista” señaló el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, este lunes, 19 de junio, en rueda de prensa desde Austria.

El máximo representante de la cancillería del país caribeño señaló que el 73% de los estadounidenses no apoyan el bloqueo, 63% de cubanos residentes en Estados Unidos lo rechazan, al igual que un 62% de republicanos. “Sin duda la política de Donald Trump marca un retroceso en las relaciones bilaterales” agregó Rodríguez.

El primer mandatario del país norteamericano el pasado viernes, 16 de junio, reunido con cubanos exiliados en Miami anunció que endurecería políticas contra el Gobierno de Cuba, “Vamos a cancelar el acuerdo completamente desequilibrado del Gobierno anterior, con Cuba”, declaró en la reunión.

Trump justificó la decisión al señalar que las decisiones de su antecesor, Barack Obama, “no favorecen al pueblo cubano, sino que enriquecen al régimen”.

El canciller cubano reiteró la voluntad de Cuba de negociar “sobre la base de la igualdad y el absoluto respecto a nuestra soberanía”, además ratificó que “Cuba no negociará sus principios, ni aceptará condicionamientos, como no lo ha hecho nunca en su historia”.

El alto funcionario consideró que el Gobierno de Estados Unidos manipula el tema de la violación de los Derechos Humanos, para asumir nueva orientación con respecto a Cuba.

El 20 de marzo de 2016, el presidente de los Estados Unidos para entonces, Barack Obama, visitó la Isla de Cuba, lo que marcó un hito histórico, que le daba fin a un conflicto que llevaba estancado más de 50 años y que permitiría relaciones bilaterales en diversas áreas, entre los dos Gobiernos enfrentados desde la crisis de los misiles de los años 60, que colocó al mundo al borde de un conflicto nuclear.

La visita a la Habana y las diferentes políticas sobre la Isla, entre ellas la propuesta de Obama, para desmontar el embargo a Cuba, trajeron rechazo de parte de la comunidad cubano-estadounidenses, quienes consideraron que la flexibilización de la política contra el Gobierno cubano, ayudaba a que el régimen de los Castros se mantuviera firme en el poder.

Por eso, cuando este viernes el presidente Donald Trump anunció el cambió postura, fue aplaudido por aquellos cubanos residenciados en Estados Unidos, que se resisten desde el exterior al Gobierno de Raúl Castro.

“Lograremos una Cuba libre” sentenció el mandatario, palabras que fueron consideradas, junto a la nueva postura de los Estados Unidos, como “un regreso a la retórica de la Guerra Fría” por el diario del Estado cubano, Granma y el Gobierno castrista.