Francisco Suniaga y una trilogía que se cierra con Adiós Miss Venezuela

francisco-suniaga-abraham-salazar

Adiós Miss Venezuela se presenta como el último título de una trilogía conformada por La otra isla y Esta gente, novelas que tienen como punto en común una visión particular de la Isla de Margarita, la idea de vinculación al acervo cultural venezolano y la resolución de casos por parte del abogado José Alberto Benítez.

María Genoveva Herrera Becher, una ex reina de belleza, de 52 años de edad, decide poner fin a su vida en un perfecto paisaje margariteño. Benítez es el encargado de comenzar la investigación, cuya narración pone sobre la palestra la decadencia las instituciones y la moral de una nación entera.

A pesar de los paralelismos que se podrían establecer con historias trágicas de reinas de la belleza venezolanas, el autor asegura que no existe ninguna conexión más que con el acontecer actual en Venezuela. “El libro es de este momento. No hay un gap entre el tiempo de la novela y lo que vivimos ahora. Se presenta el deterioro económico, la falta de inversión y de valores”, explica el escritor Francisco Suniaga.

Suniaga es abogado, internacionalista, profesor universitario, columnista de diversos medios de comunicación y margariteño. Dentro de la literatura venezolana representa uno de los mejores exponentes de la narrativa contemporánea, con miles de ejemplares vendidos, y cuya obra El pasajero de Truman se ha convertido en una referencia obligada para el debate sobre la historia de la democracia en Venezuela.

En palabras del escritor, “la novela presenta la idea de vincularse de manera plena con nuestra realidad. El Miss Venezuela ha sido una de nuestras actividades y empresas más exitosas, por ello se transforma en el vehículo perfecto para narrar”, dice Suniaga y añade que allí “está la metáfora obvia entre el concurso y la democracia, la decadencia del Miss Venezuela es la decadencia del país. Eso es la Miss que se suicida”.

Frente a la pregunta por una posible solución, y de qué manera podría reflejarse en el texto, Suniaga reafirma su condición de escritor. “No soy ni futurólogo ni planificador social, yo solo señalo una situación: básicamente, no solo la economía o la institucionalidad o la ética del país quedaron afectadas con el paso del tiempo, sino también la estética. Estamos viviendo un momento en el que las cosas se han puesto más feas. Los crímenes son cada vez peores y lo que sucede en general es cada vez peor”, explica.

Sin embargo, el autor explica que la literatura tiene un rol fundamental en el desarrollo de la conciencia de los venezolanos. “La literatura crea obras de contenido estético en función de la experiencias humanas” dice Suniaga y agrega que “esas obras pueden ser estéticas sin ser pertinentes. Ahorita, la literatura venezolana debería ser pertinente. Si ves los índices de criminalidad, la devaluación de la moneda, es difícil que concentres tu atención en otra cosa”.

“Espero que la novela sea pertinente”, dijo Francisco Suniaga, quien presentó Adiós Miss Venezuela el pasado jueves 1 de diciembre en la librería El Buscón de Centro Comercial Paseo Las Mercedes y la cual está a la venta en las principales del país.

whatsapp-image-2016-12-04-at-3-57-50-pm

Artículos relacionados