Exigen justicia familiares de hombre fallecido durante un tiroteo en Maturín

En el sector Viboral de Maturín, los González Brito están de luto. La muerte de Carlos José González de 38 años, ocurrida el pasado domingo 15 de enero en medio de una balacera entre efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana y varios delincuentes, sólo dejó dolor para su familia.

Este lunes, en la casa rural donde vivía junto con sus padres, las caras eran de tristeza e impotencia. Su papá, Francisco González, contó que pese a tener 38 años, por su condición con síndrome de down, actuaba con la inocencia de un niño.

“No le hacía daño a nadie, siempre iba a casa de su hermana desde bien temprano porque se paraba a las 5:00 de la mañana, cruzaba la calle y caminaba cerca de donde me lo mataron”, dijo el señor Francisco.

Su mamá, Silvia Brito, apenas podía pronunciar palabras; Carlos José era el quinto de los hermanos y después de decirlo, se desplomó en una silla para repetir insistentemente “mi hijo, mi querido hijito, ¿por qué le hicieron esto a mi hijo del alma?”.

La familia siempre ha residido en el sector, al que se accede por la avenida Alirio Ugarte Pelayo, en la parroquia Boquerón de Maturín. A lo largo de la carretera se nota el contraste entre casas estilo campestre, donde pasta el ganado; y después de una serie de obstáculos, se llega a las viviendas humildes, antiguas casas construidas por Inavi en una zona rural.

p31f2

Robaban una camioneta

De acuerdo con la versión de los familiares y allegados que hoy lunes estaban en casa de los González Brito, ayer a las 5:00 de la tarde por la calle principal pasaron a gran velocidad una camioneta Terios y una Super Duty, en la que iban efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana en persecución.

Explicaron que la Terios se la habían robado a una familia en un circo ubicado al lado del centro comercial Monagas Plaza. Desde allí con el apoyo del dueño de la Super Duty, las víctimas del atraco acudieron al puesto de la GNB en el parador que queda en la redoma al final de la avenida Alirio Ugarte Pelayo, para ir tras los delincuentes.

Al entrar a Viboral, se produjo la balacera que perturbó de la tranquilidad de los vecinos y cuando salieron de sus viviendas, el cuerpo de Carlos José yacía frente de la casa de una vecina de su hermana.

Valentín González, tío del fallecido, contó que Carlos iba comiendo mangos mientras caminaba desde la casa de su hermana a la suya, cuando ocurrió el tiroteo. Afirmó que no vio disparar a los delincuentes, pero sí a los uniformados. “Él venía caminando por la orilla de la carretera cuando ocurrió todo”, comentó.

María Figueroa, dueña de la vivienda frente a la cual cayó Carlos, dijo que le pudo ver entre el brazo y las costillas de tres a cuatro heridas de bala. Además mostró en una casa frente a la suya varios orificios en un portón, como evidencia de los tiros efectuados en esa dirección.

“Esperamos que se haga justicia, que quienes mataron a mi hijo sean apresados. Mi niño siempre saludaba a la gente cuando pasaba en sus carros por esta calle. Queremos la verdad”, añadió Francisco González.

Una fuente extraoficial aseguró que por el caso, hay una persona detenida que está vinculada al robo de la camioneta, así como dos armas recuperadas más el vehículo; de hecho, indica que se trató de un caso de secuestro, pues también se habría rescatado a una mujer embarazada, quien sería la propietaria de la Terios.

La investigación es tratada bajo el delito de resistencia a la autoridad, ya que los delincuentes se habrían enfrentado a los efectivos de la GNB. Aunque en el cruce de balas, cayó abatido Carlos José González.

Fotos: Carlos Álvarez

(Visited 11 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment
  1. Gloria al señor Dios todopoderoso, pero hay que seguir esperando para obtener el carnet de la patria, por cuanto va a ser de beneficio del pueblo, porque el presidente no va a desarrollar un plan que no vaya en beneficio del pueblo.

Leave a Reply