10 enseñanzas que dejó el taller #EscuelaDeVerano sobre la cobertura de la violencia

ev

2016 fue un año para debatir cómo afrontar la cobertura de una problemática tan delicada como la violencia. Es por esta razón que Efecto Cocuyo y la Fundación Thomson Reuters trajeron el taller Escuela de Verano: Cómo se cubre la violencia para ofrecer a jóvenes periodistas, estudiantes y docentes universitarios las herramientas necesarias para afrontar el día a día en la fuente de sucesos.

Uno de los invitados del programa fue Edgar López, periodista de el diario El Nacional de reconocida trayectoria y docente universitario enfocado en la cobertura de los derechos humanos. En la semana y media que duró el taller en las ciudades de Lechería, Maracaibo y Caracas, López compartió con los más de 130 participantes lo aprendido durante sus años “pateando calle”.

Cómo evitar ser víctima de la inmediatez, dónde buscar las cifras que no publican los organismos oficiales y cómo ir más allá de la noticia fueron algunas de las recomendaciones que dio el periodista a las próximas generaciones.

A continuación, 10 enseñanzas sobre cómo cubrir la violencia en Venezuela:

  • Cultivar siempre buenas fuentes. Ya sean oficiales, que informen fuera de grabación, o extraoficiales.
  • Superar la “rumorología digital” a través de la verificación periodística. Ante la presión de la inmediatez, es preferible decirlo después, pero decirlo mejor.
  • Contrastar las versiones oficiales y extraoficiales. Consultar a expertos, técnicos y otras voces independientes que nos puedan dar su visión.
  • Precisar los números. El periodista puede recurrir a cifras oficiales, como reportes de ministerios e informes anuales de organismos públicos, así como también a data extraoficial registrada por organizaciones no gubernamentales.
  • Trascender los números mediante análisis sobre la situación que se investiga ¿Qué desató que ocurriera un hecho? ¿Qué se hizo y qué no se hizo al respecto?
  • Siempre presumir la inocencia de los implicados: “Los periodistas no somos jueces”.
  • Recordar que los niños, niñas y adolescentes merecen una protección especial cuando nos referimos a ellos al escribir.
  • Utilizar correctamente el lenguaje. Entender la diferencia entre palabras como “robo” y “hurto”.
  • Desarrollar y consolidar el enfoque de los derechos humanos cuando escribimos sobre la violencia.
  • Cuando queramos mostrar los rostros y las voces de la violencia, el periodista no debe censurarse, sino “autorregularse”. Debe haber respeto por el duelo de las víctimas y conocer la línea que divide el derecho a la privacidad del interés público.

Ante la censura impuesta por parte de organismos oficiales, el periodista Edgar López recomienda revisar publicaciones del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) y el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (Ovcs).

También sugiere a las próximas generaciones que deseen cubrir la problemática de la violencia en Venezuela que lleven registros propios sobre hechos violentos, como homicidios o saqueos, a través de seguimientos.

El taller Escuela de Verano se llevó a cabo en tres ciudades del país entre el 21 y el 29 de noviembre. Anzoátegui, Zulia y la Gran Caracas fueron testigos de la participación de estudiantes, profesionales y docentes provenientes de ocho estados distintos y de medios de comunicación digitales y tradicionales.

Jóvenes periodistas y reporteros experimentados de medios como El Universal, Últimas Noticias, EFE, El Carabobeño, El Correo del Caroní y el diario La Verdad dijeron presente en los dos días de taller, que contó con invitados nacionales e internacionales.

Artículos relacionados