"Yo no quiero ejercer afuera", bioanalistas y estudiantes protestaron por reactivos y sueldos - Efecto Cocuyo

“Yo no quiero ejercer afuera”, bioanalistas y estudiantes protestaron por reactivos y sueldos

Pedro Zaraza quiso ser bioanalista desde muy pequeño. De chico solía ver a su madrina trabajando con microscopios en el laboratorio. Viajó desde Acarigua, estado Portuguesa, para estudiar la carrera en la Universidad Central de Venezuela, pero ni en la capital las aulas se salvan de la crisis. Los bioanalistas difícilmente pueden ejercer y los estudiantes no se pueden formar ante la severa crisis de reactivos.

“A mí me encanta mi carrera. Yo quiero servir como bionanalista a mí país y no tener que ejercer afuera”, aseguró el joven estudiante del tercer semestre de Bioanálisis. Este miércoles 25 de abril y día del bioanalista se sumó a la protesta que realizaron los profesionales en la plaza Las Tres Gracias.

Junto a la estatua de Rafael Rangel, padre del bioanálisis en Venezuela, estudiantes y bioanalistas exigieron la dotación de insumos y sueldos justos en su día. “¿Y dónde están, y dónde están, los reactivos que nos iban a mandar?” y “sueldos dignos ya”, fueron algunas de las consignas que se alzaron este miércoles frente a la UCV.

De siete escuelas de Bioanálisis en todo el territorio nacional, tres se encuentran en cierre técnico por la falta de reactivos: la de la Universidad de los Andes, la de la Universidad del Zulia y la de la Universidad de Carabobo. La UCV no se ha paralizado porque cuenta con la solidaridad de muchos.

“Nosotros tenemos egresados de la escuela que nos han apoyado con la dotación de insumos. También hay laboratorios pequeños que han cerrado por la situación y que nos donaron sus reactivos para poder hacer las prácticas con los estudiantes”, indicó Maria Fátima Garcés, profesora y directora de la escuela de Bioanálisis de la UCV.

Lea también: Bioanalistas se declaran en situación crítica por falta de reactivos y personal

Ariana Hernández quiere ser bioanalista, pero confiesa que se “desanima cada vez que entra al laboratorio y ve que no hay reactivos“. Esta misma situación y la crisis económica han llevado a decenas de jóvenes a abandonar las aulas.

“Yo estoy en el noveno semestre de Bioanálisis. En el semestre anterior éramos unos 500 estudiantes y ahora somos 250. Hubo una deserción de 40% en mi clase”, lamentó Débora Oliveira, presidenta del Centro de Estudiantes de Bioanálisis.

La profesora Garcés ve con preocupación las vacantes y los pupitres vacíos que va dejando la crisis. Sin embargo, asegura que la escuela no se detiene a pesar de la adversidad.

“La deserción en la escuela es de aproximadamente 20%. Muchos de estos estudiantes viven en las ciudades dormitorios y les cuesta movilizarse. La universidad da una beca de Bs. 40 mil y un pasaje para venir hasta acá les sale entre Bs. 20 mil y Bs. 30 mil”, dijo. Agregó que también hay deserción de profesores y que esta se sitúa en alrededor de 15%.

Sin diagnóstico

La escasez de reactivos ha paralizado a escuelas, laboratorios y hospitales por igual. María Cabrera, presidenta del Colegio de Bioanalistas del Distrito Capital y el estado Miranda, denunció que en los centros públicos de salud “no hay ni para hacer una hematología” y advirtió que la falta de insumos hacen que sea imposible diagnosticar a un paciente o conocer cómo responde el organismo a un tratamiento.

Orlando Arias trabaja como bioanalista en el laboratorio del Hospital Universitario de Caracas. Ve con tristeza cómo el lugar donde ha trabajado desde hace 35 años se ha venido a menos.

Lea también: Hospitales de Caracas sin reactivos para detectar sífilis y VIH en donaciones de sangre

“El que era el primer hospital de la región ahora está paralizado. Aquí solo hacemos exámenes de orina y heces, a pesar de tener todos los equipos. Ninguna de estas dos pruebas pueden ayudar al paciente en su diagnóstico ni su tratamiento“, denunció.

Tras más de 30 años de labor, en su quincena apenas devengó unos 250 mil bolívares. Sin embargo, Arias insiste en la importancia de protestar y denunciar la situación que atraviesan el Clínico Universitario y los demás hospitales del país.

“Estamos conscientes de que los bioanalistas no estamos haciendo nuestro trabajo y por eso alzamos nuestra voz para exigir las condiciones”, finalizó.

 

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!