Escasez de inmunosupresores se cobra su sexta víctima este 2018

José Herrera perdió su trasplante de hígado porque no tenía inmunosupresores. El viernes 25 de mayo falleció en el estado Zulia, según informó la organización no gubernamental Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida).

Herrera sería la sexta persona trasplantada que muere debido a la escasez de inmunosupresores, fármacos que evitan que el organismo rechace el injerto y que es distribuido en las farmacias de alto costo del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss).

“El Estado venezolano viola derecho a la salud y a la vida de 3.500 personas de más de 300.000 con condiciones de salud crónica”, denunció Codevida a través de su cuenta de Twitter, en un mensaje en el que además aseguraban que Herrera es el octavo paciente renal que muere desde 2017.

Efecto Cocuyo reportó el 17 de mayo, hace 10 días, que la última víctima de las fallas en el sistema de salud referentes a los pacientes trasplantados fue Jesús Rondón, de apenas 28 años de edad, quien murió el 10 de mayo. El veinteañero tenía más de un mes hospitalizado y sus familiares no pudieron conseguirle el tratamiento necesario.

Para esa fecha, Codevida había reportado que en sus registros tenían a 70 personas que rechazaron su trasplante de órganos solo en lo que va de 2018.

Del total de rechazos, Francisco Valencia, director de la ONG, especificó que 40% de los pacientes perdieron sus órganos y que esa proporción está en riesgo de incrementar por la escasez de Solumedrol en los centros asistenciales, fármaco que ayuda a reactivar el injerto.

En febrero, luego de una protesta frente a la sede del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss) en la esquina de Altagracia (Centro de Caracas), el viceministro de Hospitales, Exavier Campos,prometió que el Ivss les proveerá de algunos medicamentos, pero solo a los pacientes que se encontraban allí, mientras que el resto tendrá que esperar al menos 15 días hasta que llegue un lote de inmunosupresores importados, que serían distribuidos en todo el país.

Lea también:

Cinco trasplantados han muerto en lo que va de 2018 por falta de inmunosupresores

“El dolor más grande sería perder el riñón que me donó mi hermana”, paciente trasplantado

Pacientes trasplantados gritaban: “¡Para poder vivir, inmunosupresores!”

(Visited 212 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed