En el Día Mundial del Alzheimer destacan que los familiares deben educarse para atender al paciente

Los familiares de pacientes con Alzheimer en Venezuela llevan una mayor responsabilidad que en otros países. La urgencia por conseguir medicamentos escasos y de alto costo, además de otros insumos necesarios para esta condición, se suma a la tarea de atención permanente que demandan estos enfermos.

Más de 180 mil hogares venezolanos tienen un paciente con Alzheimer entre sus miembros, según registra la Fundación Alzheimer Venezuela (FAV). La preparación de los familiares para la atención correcta de estos pacientes requiere entrenamiento, informó Rebeca Sabo, médico internista geriatra y miembro de esta organización.

“La familia tiene que entrenarse para tratar con esta condición. No se puede ser empírico, existen talleres e instituciones con facilitadores que forman a los cuidadores. Los familiares deben educarse e informarse”, dijo. Esta fundación, ubicada en la calle El Limón de El Cafetal, en el municipio Baruta, ofrece capacitación en torno a esta enfermedad.

Este viernes 21 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Alzheimer, como lo proclamó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1994, para la concientización y educación sobre esta patología. El deterioro progresivo de la capacidad cerebral lleva a quienes la padecen a la pérdida de facultades como la memoria, así como la independencia, tanto física como mental.

Sabo indicó que la interacción social es un factor importante para la estabilidad de estos pacientes. Es necesario la “práctica de ejercicios, el aire libre, estar en contacto con otros, reír; esto hace que sea más llevadero la condición; el aislamiento es perjudicial, se ha demostrado que trae consecuencias negativas”, expresó.

Los familiares alrededor del paciente juegan un rol significativo. El cuidador lleva un peso importante al enfermo perder su independencia.

“El miembro familiar que atiende al paciente tiene una carga muy dura. Sufre aislamiento social al tener que ocupar una gran cantidad de tiempo en el cuidado”, dijo Sabo. “El que padece la enfermedad no se da cuenta de lo que pasa; no lo entiende y es un doble problema”, agregó.

Informó que quien se encarga del paciente debe mantener cuidado físico propio, por lo demandante de la tarea. “El cuidador requiere ser medicado, por la carga emocional que lleva; por la fatiga que padecen quienes cuidan enfermos crónicos. Debe buscar el tiempo para actividades alternativas”.

La médico recomendó que, ante la presencia de los síntomas leves, se debe acudir a un especialista. “El primer síntoma es el olvido. Es recomendable para las personas cuando comiencen a presentarlo, realizarse una evaluación neuropsicológica. Estos son estudios largos que reflejan, según el puntaje, si presenta algún deterioroneuropsicológico”, dijo.

La FAV está conformada por familiares de este tipo de pacientes. Mira Josic, presidenta de la organización, informó que fue cuidadora de su madre, quien padeció la enfermedad por más de 12 años. Relató que la tarea es un arduo trabajo.

“El cuidador queda devastado, no tiene tiempo libre, es un trabajo tiempo completo. Hacer esta tarea exige una alta demanda de energías”, dijo. “Por lo tanto, es necesario coordinar una ayuda para el cuidador. Es un trabajo que no se puede llevar una sola persona”, agregó.

Calidad de vida disminuida

 

 

Foto: La Prensa Perú

La calidad de vida de estos pacientes se deteriora sin tratamientos. Los fármacos, aunque no curan la dolencia, mantiene más estable su condición.

“Hay carencia de las moléculas para el sistema nervioso central, y son insustituibles. La producción de estos es muy errática. Vivimos una coyuntura muy complicada”, dijo Sabo, quien informó que los principales fármacos para la enfermedad –Donepezilo y Memantina– que antes proveía en Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss), se encuentran en 90% de escasez en el país.

“La evolución de la enfermedad lleva al paciente a estados de violencia, ansiedad e intranquilidad. Cada caso es particular y requiere un tipo de medicación, pero no ya conseguimos los psicotrópicos para atenderlos”, añadió.

Señaló que los familiares deben traer los medicamentos del extranjero para no interrumpir las dosis. “Una importante parte de las familias venezolanas están dispersas y muchos consiguen las moléculas de afuera del país“, dijo Sabo.

Sabo indicó que la enfermedad avanza, aunque se suministren las medicinas. Sin embargo, “quien interrumpe los tratamientos, cuando los retoma se encuentra en una situación más deteriorada”.

Lea también:

Lo que debes saber sobre los medicamentos ilícitos

(Visited 225 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!