Conozca los riesgos de exponerse a alturas y temperaturas similares a las del páramo colombiano

La denuncia sobre las muertes de al menos tres venezolanos en el páramo colombiano puso en evidencia las extremas condiciones a las que deben enfrentarse los migrantes que deciden emprender un viaje por el país vecino.

El refugio Hogar de Paso Espíritu Santo en Tunja, Colombia, denunció que tres venezolanos murieron en el páramo de Berlín el pasado mes de agosto, mientras huían de la crisis. El trayecto es frío y representa el punto más alto de la carretera que conecta Bucaramanga con Pamplona, con una altitud de más de 2.800 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m.).

Estas condiciones tan extremas tienen consecuencias negativas sobre el cuerpo humano. Así lo explicó la médico internista y miembro de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna (Svmi), Mariflor Vera, a Efecto Cocuyo.

Indicó que en ambientes como el páramo colombiano hay dos factores que inciden en el organismo: la altitud y las bajas temperaturas.

“El hecho de encontrarse en ciertas altitudes hace que el cuerpo responda de una forma diferente. Cuando una persona se encuentra a 2.800 m.s.n.m. empiezan a ocurrir cambios en el cuerpo, porque la presión atmosférica disminuye”, dijo.

“Mientras más alto, hay una menor presión. Eso significa que llega menos oxígeno a nuestra sangre y a nuestras células para su funcionamiento”, continuó.

Vera explicó que en este tipo de condiciones las personas empiezan a respirar con mayor rapidez a manera de compensar la falta de oxígeno. A su vez, el organismo empieza a cerrar los gases sanguíneos a algunas partes del cuerpo (como los dedos) para que la sangre vaya a los órganos vitales, como el corazón o el cerebro.

Algunos de los síntomas que se pueden presentar en este tipo de alturas son: dolores de cabeza, taquicardia y trastornos conductuales.

“Si pasa mucho tiempo se puede producir un edema cerebral. La misma falta de oxígeno puede llegar a hacer que el corazón se acelere y trabaje más. Si la persona tiene problemas cardíacos, puede ocurrir una insuficiencia“, detalló la doctora.

El otro punto que destaca Vera son las bajas temperaturas. Indicó que cuando las temperaturas corporales son menores a los 35 grados centígrados, entonces se catalogan como hipotermia.

Detalló que si la temperatura corporal de una persona desciende a 28 grados hay riesgo de que se presenten arritmias o un paro cardíaco.

La médico internista especificó que las poblaciones más vulnerables frente a estas condiciones son los niños, los ancianos y las personas con distintas afecciones, como enfermedades hematológicas, padecimientos de la tensión, anemia o cardiopatías.

“Si son personas que no están bien alimentadas y se exponen a estos ambientes extremos, entonces hay riesgo de que por estas enfermedades de base se descompensen“, advirtió.

Vera sugiere que, si la persona presenta alguna de estas patologías, no viaje a una altura superior a los 1.600 m.s.n.m. “Si es estrictamente necesario, entonces debe hacerse de una manera progresiva y lenta. Estas personas no deberían exponerse ni a alturas ni a temperaturas de este tipo”, explicó.

Recomendó que, de tener que viajar al páramo, las personas deben estar bien abrigadas y avisar a sus acompañantes si presentan alguna condición de salud. También sugiere llevar alimentos calóricos en caso de exponerse a temperaturas muy bajas, no forzar el cuerpo a hacer más actividad física de la recomendada e identificar los puestos de auxilio que puedan estar en la vía en caso de emergencias.

Lea también:

Denuncian muertes de tres migrantes venezolanos en el páramo colombiano

(Visited 763 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!