“…Y ahora nos toca esperar”, comerciantes tachirenses ante saqueos

Este jueves, algunos comerciantes de San Cristóbal -capital del estado Táchira– y de municipios cercanos se levantaron muy temprano y, acompañados por el ruido de los helicópteros que sobrevuelan la zona desde el miércoles, se dirigieron a sus locales comerciales para retirar su mercancía y llevarla a lugares más seguros, con el propósito de evitar ser víctimas de la ola de saqueos que se ha registrado en la ciudad desde el pasado martes en la noche, y que ya supera los 20 casos.

Tiendas de ropa, bisuterías, mueblerías, charcuterías e incluso consultorios odontológicos, han sido parte de los establecimientos que, por motivos de seguridad, han sido desocupados por sus dueños, y que ahora permanecen con las santamarías abajo.

“Desocupamos el local, resguardamos la mercancía, y ahora nos toca esperar. ¿Esperar qué? No sabemos. La incertidumbre es muy grande”, sostuvo una de las comerciantes entrevistadas, dueña de una mueblería, que prefirió permanecer en el anonimato por miedo a represalias.

Otro entrevistado residenciado en San Josecito, municipio Torbes, que también pidió no publicar su identidad, dijo que en el Mercado de Pequeños Comerciantes de San Cristóbal varios vendedores optaron por resguardar su mercancía. Temen saqueos y perciben un estado de zozobra en la población.

Una odontóloga, que tiene su consultorio en el centro de San Cristóbal desde hace más de 40 años, lloraba llena de miedo y de impotencia mientras retiraba todas sus cosas del local donde ha desarrollado su profesión durante décadas.

Los periodistas Alejandra Domínguez y Manuel Roa han reportado los fuertes saqueos en los municipios Córdoba y Junín, la tensa situación y el panorama desolador que se vive en San Cristóbal, y la impotencia, tristeza e incertidumbre que abruma, no sólo a los comerciantes, sino a muchos de los habitantes de estos municipios, donde se observan calles vacías, barricadas, poco tráfico vehicular y escuelas y establecimientos comerciales cerrados.

Ambos periodistas coinciden en que, aunque se anunció el envío de 2 mil efectivos de la Guardiana Nacional Bolivariana (GNB) a la entidad, como parte de la segunda fase del Plan Zamora, en la mañana de este 18 de mayo era escasa la presencia de funcionarios de seguridad del Estado en las calles tachirenses, lo que posibilita el desarrollo de acciones violentas por parte de civiles armados.

Foto del diario La Nación.

 

(Visited 297 times, 181 visits today)