“Voy a cerrar el año sin medicinas”, pacientes trasplantados en situación crítica

Sin inmunosupresores ni canal humanitario. Mientras una parte de los pacientes trasplantados llegan con los blisters “contados” a 2018, otros ya cuentan días y hasta semanas sin tratamiento. A finales de noviembre el expresidente del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss), Carlos Rotondaro, se “despidió” con el anuncio de que arribaron medicamentos al país, pero la cantidad no fue ni variada ni suficiente para cubrir la demanda.

Carlos Lovera no toma ninguno de los cuatro medicamentos que adquirió el Ivss con la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Su tratamiento está compuesto por tres de los cinco inmunosupresores que no llegaron al país: Imuran, Rapamune y Prednisona. El primero no lo consigue desde hace más de cinco meses; el segundo pudo adquirirlo por última vez a mediados de septiembre; y el tercero lo compra importado de Colombia y a unos 300 mil bolívares en farmacias privadas.

“Ayer fui al Seguro Social en Puerto Cabello (Carabobo), donde vivo, y no hay medicamentos. Solo hay dos tipos de tratamiento disponibles: Cellcept y Ciclosporina”, indicó Lovera, quien cumplirá nueve años con su trasplante de riñón en mayo de 2018. “Paso por la farmacia de alto costo tres días a la semana y lo único que me dicen es que siga pasando”, agregó.

Entre donaciones y medicamentos importados Lovera ha podido “sortear” la falta de asistencia por parte del Seguro Social. Sin embargo, las “reservas” se van quedando vacías. “Me quedan 30 pastillas de Imuran, que uso para que mi cuerpo no rechace el órgano. He tenido que tomar un día sí y un día no para que me rinda. Voy a cerrar el años sin medicinas“, lamentó Lovera.

Carlos Lovera es un caso de los 3.500 pacientes trasplantados que se registran en todo el país. Para todos la situación es la misma: no hay inmunosupresores. Y a pesar de la protesta que protagonizaron los pacientes en noviembre de este año —luego de la muerte de dos mujeres que no recibieron su tratamiento— la situación no ha mejorado.

“No hay inmunosupresores para trasplantados. En Barinas y en Táchira registramos dos nuevos casos de rechazo de órgano: uno recibe diálisis y el otro está hospitalizado. Ya no nos damos abasto, no tenemos medicamentos”, denunció Francisco Valencia, paciente trasplantado y presidente de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida).

Valencia indicó que los medicamentos que llegaron y que fueron anunciados por el expresidente del Ivss no fueron distribuidos en todas las farmacias del Seguro Social del interior del país y apenas son suficientes para cubrir 35 días de tratamiento. Añadió que aquellos como Lovera, que no pudieron tener acceso a los inmunosupresores que necesitan, permanecen “a la deriva”.

Tal es el caso de Obeima David Rodríguez, de 15 años. El adolescente recibió un trasplante de riñón cuando tenía cinco años y su madre teme que la situación lo lleve a perder el órgano, como ha pasado con otros pacientes.

“Ya va a cumplir 15 días sin tomar la Prednisona y el Certican”, aseguró la madre del menor de edad, Gessith Zambrano. Este miércoles, 20 de diciembre, le ha tocado difícil: lleva todo la mañana recorriendo la capital en busca de los fármacos para su hijo.

Colocó un servicio público en redes y ha podido conseguir inmunosupresores para “aguantar”. “Conseguí dos cajitas de Prednisona a través de una donación. Con esto, hasta enero tiene mi hijo el tratamiento cubierto”, concluyó Zambrano.

Sin respuesta

En la reunión de diálogo celebrada en Santo Domingo el 1 y 2 de diciembre, Codevida presentó al Gobierno un mecanismo de ayuda humanitaria para dar respuesta a la emergencia de salud y nutrición que atraviesa el país.

Entre las propuestas se incluye la conformación de un grupo de trabajo para dar respuesta a la crisis; utilizar los fondos de Emergencia, Estratégico y Rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS-OMS) para traer medicinas, vacunas e insumos; y la adquisición del Botiquín Médico Interinstitucional de Emergencia para atender a unas 10 mil personas durante tres meses.

Pese a que el Gobierno debía dar una respuesta el pasado viernes 15 de diciembre, hasta la fecha solo ha habido silencio oficial.

“No hay ningún tipo de gesto con relación a la propuesta que llevamos a la mesa de negociación. Si no se llega a ningún acuerdo en materia humanitaria, Codevida solicitará a los sectores de la oposición que no se llegue a ningún acuerdo con el Gobierno“, aseguró Valencia.