“Vigilancia extrema” en Margarita para evitar propagación de malaria y difteria

Nueva Esparta no solo figura como uno de los 18 estados que tienen casos sospechosos de difteria, también registró ya 23 casos de paludismo en lo que va de 2017.

Aunque todos los casos de malaria son importados, Luis Rodríguez Gamero, autoridad única de Salud en la región, indicó la preocupación ante la posibilidad de que la enfermedad transmitida por vectores como el parásito denominado Plasmodium pueda propagarse en la Isla.

Sobre el tema el doctor José Antonio Narváez, presidente del Colegio de Médicos de Nueva Esparta, aseguró que aunque todos los casos son importados preocupa el aumento “dramático” que han registrado. “Se ha bajado la guardia en el manejo de programas de prevención en el área, eso hace que hayan aumentado los casos”.

 

“Nos preocupa que la situación pueda convertirse en infecto-contagiosa, con la aparición de casos autóctonos dentro del territorio insular”, apuntó Rodríguez Gamero.

Según explicó el doctor Narvaez, el Colegio de Médicos exige que se retomen las medidas necesarias que tenía el estado insular anteriormente, empezando por campañas de fumigación preventiva.

Para Narváez, la instalación del cerco “se había tardado mucho”, puesto que la sociedad médica neoespartana lo está solicitando desde que se denunció el primer caso de difteria en Bolívar, en septiembre del año pasado.

El estado es especialmente vulnerable no solo por su cercanía con el estado Bolívar sino también por su carácter de destino turístico al que acuden venezolanos de todo el país, incluidos los provenientes de Bolívar y Anzoátegui, donde se han registrado los 25 fallecimientos por la enfermedad.

“Agradecemos que hayan tomado la medida, pero fue después de más de seis meses de insistir”, indicó Narváez.

También criticó que el ministerio de Salud y la Corporación de Salud del estado han manejado las cifras con opacidad, lo que puede traer consecuencias negativas: sin conocimiento de las cifras “no podemos actuar en la prevención ni tomar las medidas necesarias para evitar que se siga diseminando”.

“No tengo datos. Las autoridades sanitarias los manejan de manera oscura, y no permiten que las cifras lleguen al gremio médico nacional o regional”, expresó el galeno. “Los médicos tenemos la necesidad de saber la situación actual para adoptar las medidas pertinentes”.

La difteria, enfermedad infecto-contagiosa, duró 24 años erradicada en el país pero en septiembre de 2016 se empezaron a denunciar casos sospechosos en Bolívar. Posteriormente se conoció que, entre abril y septiembre de ese año, se habían registrado 41 casos en el estado fronterizo, bajo el silencio gubernamental.

Según denunció la Red Venezolana de Salud Pública en la actualidad hay 6 millones de venezolanos propensos a la enfermedad debido a las bajas coberturas de pentavalente, la vacuna que lo previene.

“Se ha perdido el trabajo que se hizo los años anteriores. Eso ha generado este caos que estamos viviendo”, indicó Narváez.

 

(Visited 10 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply