Vídeos de Óscar Pérez tienen valor para la memoria histórica e informativa, experta en comunicación

El nombre de “Óscar Pérez” se ha mantenido itinerante en las tendencias de Twitter desde el lunes, 15 de enero. Ese día hubo un operativo policial-militar para capturar al exagente del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas y sus compañeros que se rebelaron contra el Gobierno nacional en junio del 2017 y fueron señalados como terroristas.

Pero el público no se enteró primero de la noticia a través de los medios de comunicación tradicionales ni digitales: Fue el propio exfuncionario quien relató el desarrollo de los acontecimientos, casi en tiempo real, a través de 14 vídeos que fueron publicados en la cuenta de Instagram @equilibriogv.

Inicialmente, Óscar Pérez informó que se hallaban en El Junquito negociando su rendición, pero en las siguientes grabaciones el excicpc señalaban que, aunque querían entregarse, los cuerpos de seguridad del Estado arremetían contra el refugio ubicado en el sector El Cujicito, en la urbanización Araguaney. El sonido de fondo incluyó las ráfagas de disparos y el estallido de un lanzamisiles a penas de 50 metros de distancia de la vivienda.

Este fue el insumo principal que los medios usaron para informar lo sucedido hasta que, varias horas más tarde, el Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, emitió un comunicado en el que anunció la desarticulación de “una célula terrorista” que dejó más dudas que certezas. Solo 24 horas después, el ministro Néstor Reverol reveló las identidades de los fallecidos y los detenidos en el procedimiento.

“Fue un caso atípico de un hecho muy, muy delicado. Esa (los vídeos) fue la única vía que tuvimos los ciudadanos para conocer una parte de lo que estaba pasando”, opinó Luisa Torrealba, investigadora del Instituto de Investigaciones de la Comunicación (Ininco). Consideró que además, en este acontecimiento se repitió una matriz de opacidad que ha venido tejiendo el Estado en asuntos donde hay actuaciones que vulneran o pueden vulnerar derechos humanos, como ha ocurrido cuando se desatan epidemias en materia de salud.

Torrealba recordó el caso del adolescente asesinado en el estado Táchira por un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana en 2014. “Si no hubiese habido alguien con un celular ahí, nunca se hubiera sabido lo que realmente ocurrió”. Dijo que esa ventaja de las herramientas digitales también ocurrió para esclarecer asesinatos que ocurrieron durante las protestas antigubernamentales de 2017.

La investigadora y profesora universitaria señaló que la transmisión de Pérez también debe analizarse desde el contexto de censura a los medios de comunicación en Venezuela, que se visibiliza a través de las restricciones para acceder al papel periódico, apertura de procedimientos judiciales, amenazas con sanciones de Conatel y más recientemente amenazas de cárcel con lo contemplado en la Ley del Odio.

Añadió que el excicpc entró en Internet un canal para informar y que, a pesar de que la cuenta no tenía tantos seguidores, el mensaje era tan relevante que se masificó y muchos medios nacionales e internacionales incrustaron la grabación en sus portales para darlo a conocer a sus usuarios. “Como la transmisión la estaba haciendo un ciudadano y no un medio de comunicación  no había forma de controlar, filtrar o regular el contenido”.

Los 14 vídeos, más uno que se subió repetido a la web, tenían hasta el miércoles, 17 de enero, más de 4 millones 300 mil reproducciones y 18 mil comentarios. La noticia fue reseñada en el extranjero por medios como ABC News, la BBC, e Independent.

Torrealba destacó que ese fenómeno “es importante como labor pedagógica para la audiencia”, ya que es distinto cuando hay una mediación del periodista que interviene, que corrobora que complementa, que contrasta a una información. “Esa transmisión en vivo obviamente tiene un valor para la memoria histórica, a nivel judicial e informativo pero con distintos criterios que puede tener un medio de comunicación”, indicó.

Señaló que esto ocurrió a pesar de que Venezuela es uno de los países con mayor lentitud en la navegación de Internet, además de sufrir por medidas que han derivado en bloqueos y ataques informáticos a portales web informativos independientes.

(Visited 12 times, 1 visits today)

Comentarios

2 Comments

Leave a Reply