Venezuela rechaza “versiones que pretenden distorsionar” incidente con Colombia

El Gobierno de Venezuela manifestó hoy su rechazo a las “versiones” que pretenden “distorsionar” el incidente con Colombia por la supuesta incursión de un campamento militar venezolano a su territorio, lo que fue negado por la Cancillería del país caribeño en un comunicado.

“Venezuela rechaza todas las versiones y especies que pretenden presentar una visión distorsionada del incidente originado con el Gobierno colombiano en razón del patrullaje cotidiano que mantienen nuestras autoridades en territorio venezolano fronterizo con Colombia”, se indica en el comunicado.

El escrito fue leído por la ministra de Exteriores venezolana, Delcy Rodríguez, desde el palacio presidencial de Miraflores, que indicó que las “diferencias de interpretación” fronteriza serán atendidas por vías diplomáticas y que “en las próximas horas” se reunirán equipos técnicos y diplomáticos de los dos países.

Se indica en el comunicado que la zona del río Arauca en la que estaba asentado el campamento de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) es “susceptible de alteraciones, producto de cambios climatológicos”.

Por ello, “cuando se han presentado discusiones derivadas de las mismas se activan los mecanismos diplomáticos para, por la vía de una comisión técnico-diplomática de ambos países, se diluciden las coordenadas sobre los límites previamente establecidos”.

En el escrito leído por la ministra se agrega que en el pasado, y debido a las difíciles condiciones del terreno y a las características de este espacio acuático, se han presentado diferencias de interpretación, “las cuales han sido atendidas, y deben ser atendidas, por la vía diplomática”.

“En consecuencia, en las próximas horas se reunirán los equipos técnicos, diplomáticos, de ambos países”.

Asimismo, la Cancillería apunta que la FANB “realiza un despliegue permanente de operaciones de vigilancia, resguardo y protección de la frontera a fin de combatir las graves amenazas a la paz y estabilidad de Venezuela”.

En este punto, se señala que estas amenazas son “el paramilitarismo colombiano, las bandas criminales, el delito trasnacional y en particular el narcotráfico y el contrabando de extracción”.

Estas actividades delictivas, se asegura en el escrito, han sido atacadas por el Gobierno venezolano con “golpes contundentes al crimen organizado” y “el desmantelamiento de fuerzas irregulares y bandas paramilitares”.

“Ante las falsarias que pretenden promover la confrontación entre países hermanos, aprovechamos la ocasión para repudiar las permanentes ofensas, amenazas y agresiones económicas, diplomáticas políticas, comerciales y financieras de la oligarquía colombiana contra Venezuela”, dijo la Cancillería venezolana.

El Gobierno de Venezuela, según este documento, se declara “víctima” de las “conspiraciones y provocaciones permanentes desde Colombia”, así como de “todas las formas de delito trasnacional que amenazan el derecho a la paz, al desarrollo y a la integridad territorial” del país.

El comunicado contrasta con las declaraciones del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, que consideró hoy “inaceptable” que soldados venezolanos hayan entrado en territorio de este país en el departamento fronterizo de Arauca y dijo que su homólogo Nicolás Maduro le aseguró que ordenó el retiro de ese contingente.

Más temprano, una fuente militar venezolana dijo a Efe que el campamento de la FANB instalado en el margen sur del río Arauca estaba posicionado en territorio venezolano y no en área colombiana, como afirmó el Gobierno de Santos.

El territorio en el que se instaló un grupo militar de 123 soldados venezolano -dijo la fuente de alto rango de la FANB- pertenece a Venezuela.

Afirmó que el posicionamiento fronterizo actualmente está determinado por una línea recta geosatelital y no por el cauce del agua del río Arauca, que además ha sido desviado con dragados y diques por Colombia en perjuicio de Venezuela.

EFE

Foto: AVN