Venezuela está en un “segundo plano” en la agenda de Trump, opinan expertos

La transición del gobierno de Barack Obama al de Donald Trump ha generado expectativas. Las últimas horas de la administración Obama estuvieron marcadas por lo que los internacionalistas llaman un “reforzamiento” de lo que fue su política, como la extensión del decreto en el que se declara a Venezuela como una amenaza y la suspensión de la política “pies secos, pies mojados“.

No obstante, la llegada de Trump a la Casa Blanca fijada para este viernes, 20 de enero, está llena de incertidumbre.

En cuestión de horas, el empresario y estrella de reality tomará posesión como presidente de los Estados Unidos. Sin haber asumido el mandato, una de sus actuaciones más polémicas fue haber escogido a Rex Tillerson, director ejecutivo de la petrolera Exxon Mobil, como su secretario de Estado.

Los lazos entre la trasnacional y Venezuela datan de mucho antes de la decisión de Trump, pero no son buenos. En 2007, tras la renacionalización del sector petrolero por parte del presidente Hugo Chávez, comenzó la disputa. La expropiación de una serie de operaciones petroleras terminó en una demanda contra Venezuela ante el Banco Mundial y una indemnización de 1.600 millones de dólares.

El pasado con la trasnacional parece vislumbrar un futuro de fricciones. No obstante, para el internacionalista y docente de la UCV Carlos Luna, aún “hace falta ver cómo se va a configurar el staff de Trump con miras a cada una de las regiones del mundo”.

El nombramiento de Rex Tillerson es considerado por el internacionalista Luis Daniel Álvarez como una estrategia con base en Moscú. “Es de la máxima confianza de Vladimir Putin, incluso le dio un reconocimiento”, indicó. Agregó que el hombre del futuro presidente de EEUU podría mantenerse lejos de cualquier disputa con Venezuela por ser un aliado de Rusia.

Tanto para Luna como para Álvarez, Venezuela no se encuentra en la agenda de Trump, incluso a pesar de que durante una reunión con distintos especialistas preguntó por la condición de los presos políticos Leopoldo López y Antonio Ledezma. “Eso quiere decir que tiene el tema en la cabeza, pero no es mayor cosa”, apuntó el docente de la UCV.

Como un posible “viraje” calificó Álvarez la futura administración de Trump, con la mirada lejos de América Latina y enfocada en otros ejes. “No le va a dar la importancia que le dio Obama a la región. La gente dice que va a ser más como el gobierno de Ronald Reagan, que le dio la espalda a Latinoamérica y se enfocó en la Unión Soviética“, dijo.

Indicó que, probablemente, temas como el Brexit, las relaciones con Rusia, proyectos de inversión y las elecciones francesas sean los que tengan mayor importancia para el presidente electo, mientras la región queda en un segundo plano.

Para Luna, los primeros 100 días de la administración de Trump van a ser clave. En ellos, dijo, se verá si el gobierno americano adoptará una posición que defienda los principios y los derechos humanos o si, por el contrario, será más pragmático.

“Es fundamental ver cómo se va a tratar el tema petrolero y si se va a radicalizar para que haya orden en el proceso económico. Eso significaría estabilizar las economías, recuperar los sistemas políticos resquebrajados y poner orden en el patio trasero. Y ahí es donde entraría Venezuela“, afirmó Luna.

Foto principal: Efe

(Visited 6 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply