Una espera agotadora y sin respuesta marcó el día en El Helicoide

Transcurrió todo el día. El rumor de la presunta liberación de los 14 Polichacao presos desde hace 380 días hizo correr a todo un grupo de personas de todas las edades a El Helicoide. Eran sus familiares quienes llegaron con esperanza, pero al final de la tarde muchos comenzaron a retirarse del lugar.

Frente a los rostros del grupo de familiares pasaban funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), pero nadie decía nada. Más allá de un intercambio de miradas, no ocurría absolutamente nada.

La desesperación era notoria mientras agentes del servicio de inteligencia del Estado, algunos con pasamontañas y otros con la cara descubierta, observaban con frialdad a quienes esperaban por noticias al lado de la entrada de El Helicoide. “Son unos hijos de puta”, llegó a expresar una señora luego de que pasaran los efectivos por sus narices.

Sin embargo, los familiares de los policías de Chacao no eran los únicos a la espera. Al otro lado de la calle, haciendo una cola, se encontraban también los familiares de otros presos recluidos en la sede del servicio de inteligencia. “Hoy es día de visita“, aclaró un funcionario de la PNB.

El rechazo era sorpresivo si se intentaba hablar con ellos. El aspecto de aparente calma cambiaba drásticamente a uno lleno de nerviosismo, apenas se percataban de que habían periodistas cerca. Parecían atemorizados de recibir cualquier pregunta, “pero, ¿por qué?”, preguntaban del otro lado de la calle.

“La respuesta es obvia. Torturan a sus conocidos allá adentro (El Helicoide), y luego los obligan a no declarar nada. Si lo hacen, serán más maltratos a los presos”, dijo alguien quien prefirió mantener el anonimato.

Mientras conversaban, un enorme afiche con la imagen del presidente Nicolás Maduro y el presidente fallecido, Hugo Chávez, se levanta en la entrada de la sede del servicio de inteligencia. La gigantografía es de la PNB y en ella se lee el lema “Proteger, defender y servir a nuestro pueblo”, todo mientras en El Helicoide hay personas presas incluso con boletas de excarcelación desde hace meses. “Qué ironía, ¿no?”, afirmaron con cara de consternados los familiares de los PoliChacao.

Patrullas iban y venían, pero no eran los únicos vehículos. Carros de todos los modelos, colores y tamaños entraban y salían del lugar, pero algo los hacía peculiar: todos tenían los vidrios ahumados y placas normales, a pesar de que algunos eran manejados por funcionarios del Sebin.

Eran las seis de la tarde, comenzaba a anochecer. La espera se hacía agotadora. Algunos decidieron irse a sus hogares, pues “ya no se puede andar de noche por Caracas”, dijeron.

Quienes se fueron, lo hicieron con una clara premisa. “Llámame cualquier cosa; vendré lo más pronto posible”, dijo una señora, prima de uno de los funcionarios presos, quien comentó que estaría atenta por el teléfono de cualquier información que pudiera conocerse.

Encuentro inesperado

“¡Mónica!”, gritó una muchacha desde el lugar donde estaban recostados los que esperaban por los Polichacao. Segundos después, la moto se detuvo. Sobre ella iban dos funcionarios de la PNB, un hombre y una mujer, vistiendo un uniforme de camisa color beige y pantalón azul con rayas rojas a los lados.

“¿Me vas a llevar presa? ¿Hasta cuándo van a lanzar bombas (lacrimógenas)?”, le interrogó la chica con una sonrisa en su cara. “¿Todavía no has madurado?”, le respondió la funcionaria entre risas.

Ambas se habían conocido durante las protestas convocadas por la oposición en el año 2014, en las cuales la muchacha había sido detenida.

  • LUIS

    se chorrea la revolución anti bolivariana,,,,,,,,,, analicen el video,,,,,,,,,,,,,,entre locos,,,EL COMUNISMO SOCIALISTA NO QUIERE SALIR DEL COROTO,,,,,,,,,,,,,,,,LOS CAMALEONES DEL PODER,,,,, NO A LA PROS—TI–TU—YEN—TE—,,,,,,,,,,,EL GRAN FRAUDE,,,,,
    https://youtu.be/Cio1EcXuXBc?t=644