Ucab realiza material de construcción para frenar el impacto de una bala perdida

En la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) se desarrolla una investigación para brindar solución al temor de los venezolanos de ser víctimas de la violencia en sus propias casas. Se trata del diseño y desarrollo de un material de construcción para viviendas con capacidad para contener la velocidad de los proyectiles de armas de fuego.

Seis de cada 10 habitantes del país (58%) temen ser robados o atacados en su propia vivienda, miedo que alcanza a 73% de la población en las principales ciudades de Venezuela, según los resultados de la Encuesta de Condiciones de Vida de la Población Venezolana (Encovi 2017).

Además, datos documentados en un informe del Centro Regional de las Naciones Unidas para la Paz, el Desarme y el Desarrollo en América Latina y El Caribe (Unrilec, por sus siglas en inglés) dan cuenta de que entre 2014 y 2015 la prensa reportó en Venezuela 70 incidentes de balas perdidas, en los cuales 57 personas murieron y 23 fueron lesionadas.

En el marco del programa #RetoPaís -iniciativa de la Ucab que promueve propuestas de incidencia pública para enfrentar problemas sociales– la Escuela de Ingeniería Industrial de esta casa de estudios, en alianza con la agencia DLB Group, dio inicio al proyecto Reto País: Techos Seguros, a través del cual se prepara el proyecto de blindaje.

Según informó Joao De Gouveia, director de la Escuela de Ingeniería Industrial de la Ucab, Techos Seguros busca ofrecer una solución de impacto concreto que contribuya a minimizar la cifra de heridos y muertos por esta causa, especialmente en zonas populares, las más vulnerables ante esta situación.

También pretende contribuir con los Objetivos de Desarrollo Sustentable planteados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), uno de los cuales propone para el año 2030 “lograr que las ciudades y asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sustentables”.

“DLB Group acudió a la universidad con esta iniciativa y la Escuela de Ingeniería Industrial la tomó de inmediato, como parte del compromiso que tiene con el país. En el proceso de investigación probaremos de todo: desde telas hasta bambú, no hay ideas malas. El objetivo final es que, si las balas llegasen a entrar a las edificaciones, su velocidad se vea reducida hasta el punto de no ser capaces de causar lesiones”, indicó De Gouveia.

El proyecto se está ejecutando en dos etapas. La primera se inició a principios de abril con un levantamiento de datos que busca obtener testimonios de personas que hayan sido víctimas o testigos de estos hechos, para conocer la dinámica social de este fenómeno, determinar la vulnerabilidad de las viviendas o construcciones y desarrollar el material en función de las necesidades que de allí surjan.

La segunda fase, que consta de la fabricación del prototipo y las pruebas posteriores con balas reales, comenzará a desarrollarse a partir del 27 de abril. Según explicó De Gouveia, DLB Group aporta el financiamiento para la fabricación y la Ucab está poniendo su conocimiento y tecnología, a través del apoyo metodológico del Centro de Investigación y Desarrollo de Ingeniería (CIDI) de la universidad.

Se prevé que el material diseñado esté listo para el mes de julio, al finalizar el año
académico. El director de la Escuela de Ingeniería Industrial de la Ucab confía en que, una vez presentado, el mismo pueda ser de utilidad no solo a nivel local sino también en otras partes del continente.

Lea también: 

Niño de cuatro años murió en Caracas la noche del 31 por una bala perdida

Uno de cada cinco venezolanos ha sido víctima de la delincuencia #Encovi2017

(Visited 14 times, 1 visits today)

Comments

comments

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!