Tres semanas sin suministro continuo de agua llevan los niños del J.M. de los Ríos

Este sábado 3 de noviembre se cumplen dos días sin que ni una gota de agua pase por las tuberías del hospital J.M. de los Ríos. Desde hace tres semanas el suministro no ha sido continuo, pero con lo que llegaba podían resolver. Ya la situación es tan crítica que a los niños les están dando de alta porque no pueden atenderlos.

El viernes 2 de noviembre la Comisión Técnica convocó a una reunión de emergencia -donde estuvieron presentes además 13 jefes de distintos servicios- para discutir el tema, denunciando que la falla absoluta afecta a varios servicios primordiales: Emergencia, Unidad de Terapia Intensiva, la torre de Hospitalización, la torre de Consultas Especializadas, el área quirúrgica y las residencias médicas. 

El no tener agua en un hospital es una violación a un derecho grave. La Organización Mundial de Salud así como la Organización de Naciones Unidas asegura que, aunque el derecho al agua no está expresamente establecido en los DDHH, “las normas internacionales de derechos humanos comprenden obligaciones específicas en relación con el acceso a agua potable”.

jmriosAdemás, aseguran que puede existir un corte de agua por diversos motivos, pero que hay excepciones: “existe una fuerte presunción de que deben prohibirse los cortes en las instituciones que atienden a grupos vulnerables, como las escuelas, los hospitales y los campamentos de refugiados o personas internamente desplazadas“.

Las normas internacionales también establecen la limpieza y el frío en los entes hospitalarios para evitar la propagación de enfermedades. El mismo documento emitido por la Comisión Técnica del hospital lo denuncia: “esta situación acarrea mayor número de infecciones asociadas a los cuidados de salud, con un alto índice de mortalidad y morbilidad, así como la prolongación del período de estancia hospitalaria”.

Toda esta situación, aunada a la escasez de insumos y medicinas, traen graves consecuencias. La atención de pacientes de consulta externa y especializada está restringida, no se puede hospitalizar a pacientes para estudios y la única atención que está totalmente garantizada es la de las emergencias.

El consumo de agua establecido diario para todo el hospital -que para 2010 atendía diariamente, solo en el área de consultas, a 800 niños– es de 15 cisternas. El gremio médico del hospital en el documento creado en la reunión exhorta a las autoridades a solventar la situación de cualquier manera, ya que “afecta tanto a la institución”.

(Visited 5 times, 3 visits today)