Tres ataques han sacudido a Alemania en apenas una semana

Un suicidio estuvo cerca de convertirse en una masacre el pasado domingo, 24 de julio, en la ciudad bávara de Ansbach, al sur de Alemania. Un joven sirio de 27 años fue quien provocó la explosión, en la cual resultó muerto e hirió a otras 12 personas. El saldo pudo haber sido aún mayor de lograr acceder al Festival Open 2016, que celebró su último concierto con una audiencia de 2.500 espectadores.

La detonación ocurrió pasadas las 10:00 pm, hora local, en el casco antiguo de la ciudad, donde la banda alemana Joris tocó para los aficionados. Se conoció que el joven sirio había solicitado asilo en Alemania. Sin embargo, le fue denegada hace un año, por lo que desde entonces había vivido en un albergue en la ciudad de Ansbach.

Fuentes oficiales también informaron que el sujeto tenía una orden de expulsión a Bulgaria que aún no había sido ejecutada. El vocero del Ministerio de Interior, Tobías Platte, aseguró que se están investigando las razones por las que no se tomó la medida.

Las investigaciones policiales revelaron que en el albergue en donde vivía el ciudadano sirio había un bidón de gasolina, ácido clorhídrico, pilas, alambres, guijarros y una laptop con imágenes violentas relacionadas con el Estado Islámico. El hombre, originario de Alepo, tenía hasta seis perfiles distintos en Facebook, dos teléfonos móviles, varias tarjetas SIM y un “fajo de billetes de 50 euros”.

El del pasado domingo, 24 de julio, fue el tercer ataque que ha sufrido Alemania en apenas una semana. Los tres han ocurrido en la región de Baviera, siendo el primero el que se registró el pasado lunes, 18 de julio, en Wurzburgo, cuando un refugiado afgano de 17 años atacó con un hacha y un cuchillo a los pasajeros de un tren regional.

El suceso dejó un saldo de cinco heridos de gravedad antes de que el atacante fuera abatido por la policía. El ministro alemán de Relaciones Interiores, Thomas de Maizière, afirmó que el hombre actuó solo y que el atentado “se sintió incitado o inspirado por la propaganda del Estado Islámico“.

Cuatro días después, en Munich se produjo un tiroteo en el centro comercial Olympia. El pistolero fue un germano-iraní de 18 años que carecía de antecedentes penales y que residía en la capital bávara. El ataque cobró la vida de 9 personas y dejó un saldo de 21 heridos.

El jefe de la Policía de Munich, Hubertus Andrä, informó que el cuerpo del joven fue encontrado en una calle cercana al centro comercial donde se produjo el tiroteo, con signos claros de suicidio, aseguró.

Con información de EFE

(Visited 5 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!