“Trama de impunidad”, cinco pasos se saltaron en protocolo forense del caso Óscar Pérez

Cerca de 500 funcionarios rondaron la escena del crimen, pero ninguno fue del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc). Para ellos no hubo acceso. El perímetro de seguridad fue levantado demasiado pronto, la escena del crimen demolida, se ocultaron los resultados de la autopsia y, casi dos meses después, todavía no hay peritos criminalísticos asignados al caso.

Estos son los cinco vicios detectados por expertos en criminalística alrededor de la muerte de Óscar Pérez y seis de sus aliados, en lo que los activistas de derechos humanos llaman “masacre de El Junquito” y que el Gobierno cataloga como la “Operación Gedeón” para combatir al terrorismo.

El procedimiento policial y militar ocurrió el 15 de enero de este año y 39 días después, el fiscal designado, Tarek William Saab, presentó su informe de gestión al mando del Ministerio Público. Ni una palabra mencionó sobre las investigaciones por vulneración de derechos humanos en la operación que sitió y ejecutó a siete personas en la urbanización Araguaney de la parroquia El Junquito, del Distrito Capital.

Está en duda que un fiscal del Ministerio Público esté asignado a la investigación de la posible vulneración de derechos humanos en esta múltiple muerte. Al menos, no se ha informado públicamente, ni las familias de las víctimas o sus abogados privados han sido contactados por el ente que tiene la potestad constitucional de dirigir las pesquisas criminalísticas.

Trama impune

“Que no dejaran ingresar a la Unidad Criminalística del MP ni al Cicpc, que se destruyera el sitio, que se dejara descomponer los cuerpos y no colectaran las armas usadas en el enfrentamiento, convierte al Estado en responsable de la impunidad y a todos los funcionarios que coadyuvaron en esto se volvieron cómplices del delito“, aseveró Zair Mundaray, exdirector de Actuación Procesal del Ministerio Público y tercero en la línea de mando durante la gestión de Luisa Ortega Díaz.

Es la Fiscalía Novena Militar la que fue designada como responsable de las averiguaciones por el delito de robo de armas y terrorismo, que el Gobierno venezolano le adjudicó a Óscar Pérez, sin haber pasado por un proceso judicial. El Sistema de Justicia Militar, como la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), está bajo las órdenes del Ejecutivo.

“Tarek le pasó el caso a la justicia militar y estos fiscales no tienen formación en esa materia. Solo la Escuela de Fiscales del MP es el único ente legitimado para la formación de fiscales. Además esos puestos son designados a dedo y obedecen a los intereses del Ejecutivo. Todo esto apunta que existe una trama de impunidad“, agregó Mundaray.

El criminalista, con 18 años de experiencia, también expuso que la Fiscalía Militar no está investigando la violación de derechos humanos, sino la comisión del delito de terrorismo, por lo que consideró que la Fiscalía Civil se hace copartícipe del aparato represivo del Gobierno.

Lea más en: Silencio de Fiscalía en caso Óscar Pérez puede acarrear multas y cárcel a implicados

¿Qué dice el protocolo?

“En la criminalística no existe política, ni religión, ni raza. Es como la medicina, que no interesa en qué parte del planeta se plantea, es una sola ciencia”, expuso Gustavo Inchauspe, perito criminalista de Argentina, al ser consultado sobre el procedimiento de las investigaciones necesarias para investigar una muerte múltiple.

Con este preámbulo, experto con 24 años de experiencia, Inchauspe enumeró cuatro pasos elementales para garantizar que las averiguaciones criminalísticas del sitio del suceso, arrojen un resultado que permita esclarecer un hecho y quiénes son los responsables.

1. Evitar el paso de personas al área en la que ocurrió el crimen. Esto consiste en la elaboración de un perímetro de seguridad que debe estar acordonado por cinta policial. No hay un estándar establecido, sino que obedece a una lógica de los investigadores. “Debe ser lo más amplio posible. Una evidencia puede estar a 200 metros del cadáver”, explicó.

2. Inspección ocular. El perito indicó que esta debe quedar registrada en fotografías y de ser posible en video. La misma debe realizarse en visión 360°: techo, paredes, piso; si se trata de un espacio cerrado. “Lo que no miente nunca, como las declaraciones de la gente, es la inspección ocular directa”, dijo.

3. Fijar fotográficamente cada detalle de la escena del suceso. “No se puede descartar nada, ni una colilla de cigarrillo, ni una mancha de pintura, ni un papel hecho un bollito”, precisó.

4. Fijar fotográficamente los cadáveres. Desde la postura en la que quedaron, hasta la ropa que usaban; pasando por una foto detalle de las heridas visibles.

Este procedimiento está contemplado en Venezuela en el Manual Único de Procedimientos en Materia de Cadena de Custodia de Evidencias Físicas, creado por el Ministerio Público en la gestión de Ortega Díaz, y reformado en 2017 cuando Saab estaba al mando.

“Se violentaron los protocolos elementales, no solo los de custodia”, sentenció Zair Mundaray, quien fue parte de los expertos que participaron en la redacción del Manual Único.

Mundaray puntualizó que la correcta recolección de la evidencia puede llevar a descubrir las contradicciones de las declaraciones de los testigos. Pero según él, esto no ocurrió en el caso de Óscar Pérez.

En primer lugar, enumeró, la protección del sitio del suceso no se hizo adecuadamente. Se trataba de una escena mixta, con lugares abiertos y cerrados (vivienda). Por esta razón, el perímetro de seguridad se tuvo que colocar a “kilómetros” del chalet en el que se ocultaba Óscar Pérez.

Lea también: Refugio de Óscar Pérez en El Junquito quedó marcado por un lanzacohetes y más de 120 tiros en la fachada

“El resguardo de la escena no es solo para que los periodistas no pasen, es para que no se altere la evidencia. Es para todo el mundo. Ahí solo pueden pasar los criminalistas”, indicó.

De acuerdo con testimonios recogidos por Efecto Cocuyo, al día siguiente de la “masacre“, los residentes pudieron pasar a sus viviendas en la noche del 15 de enero. Además, el 16 de enero había circulación de vehículos y peatones en la urbanización Araguaney, donde ocurrieron los hechos. Solo se limitaba el paso a los periodistas.

Por la naturaleza del hecho, Mundaray consideró que parte del personal autorizado al ingreso del área debían ser expertos en siniestros (por la detonación del RPG y granadas), inspección técnica, trayectoria balística y en las disciplinas de experticias biológicas e informáticas (por la cantidad de videos aficionados que pudieron generarse).

El jefe de criminalística nunca llegó y es el que tiene que definir por dónde entro y salgo, cuántos expertos requiero y de cuáles disciplinas requiero”, puntualizó.

Así como Ichuspe, Mundaray también aclaró que el tiempo para realizar una pesquisa en el sitio puede variar dependiendo del caso. Recordó que este procedimiento, en el homicidio de Bassil Da Costa, el 12 de febrero de 2014, él y su equipo tardaron ocho horas. “Este hecho (de Óscar Pérez) se pudo tener un trabajo de 10 o 12 días, mínimo. Para hacerlo bien”, recalcó.

“Primero determinas, sin tocar, dónde están las evidencias. Usas señalizadores y haces registro fotográfico de cada una. Por ejemplo, había mucha evidencia balística, tanta que se podían agrupar por zona (norte, sur, este, oeste). Además, cada tipo de evidencia tiene un mecanismo de recolección distinto. No puedes guardar la ropa ensangrentada o tejidos humanos en la bolsa donde se recolectaron los proyectiles”, detalló.

Recordó que la criminalística es reconstructiva, por lo que se debe cuidar que cada detalle quede fijado para luego poder reconstruir la escena.

Estas evidencias pasan por los laboratorios para determinar cuál de éstas constituye una prueba que se pueda utilizar para imputar o exculpar a un sospechoso. En el Ministerio Público hay laboratorios en biología, física, balística, análisis y reconstrucción de los hechos, químico. En este caso “no hay, no va haber qué examinar, porque toda la evidencia se destruyó y no se cumplieron los protocolos”, aseveró.

Señaló, además, que las experticias forenses debieron comenzar en el sitio del suceso, pero afirma que los cadáveres fueron trasladados a la medicatura forense de Bello Monte sin esta pesquisa previa. El Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses es el encargado de realizar los exámenes anatomopatológicos y antropológicos que determinan cómo murió una persona y en qué posición se encontraba en ese momento.

Este estudio es fundamental para determinar una ejecución. “Lo principal es el cadáver, que es el que va a decir si el tiro fue a larga distancia o cercano; si el tiro fue en la nuca, frente o cien ya se presume una ejecución. En éste caso (Óscar Pérez) ya ahí es fusilamiento. Tendría que ser un avezado tirador y que las cinco personas estuviesen a la vista para que todas tuvieran un tiro en el cráneo”, manifestó Inchauspe, el experto argentino.

Lea también: Óscar Pérez y otros tres fallecidos tienen heridas de bala en el cráneo

Preguntas sin respuestas

A casi dos meses de la muerte de Daniel Soto Torres, Abraham Lugo Ramos, Jairo Lugo Ramos, Lisbeth Andreína Ramírez Mantilla, José Alejandro Díaz Pimentel, Abraham Agostini Agostini y Óscar Pérez en un presunto enfrentamiento, y pese a que habían manifestado su deseo de entregarse, las preguntas planteadas por Rocío San Miguel, especialista en procedimientos militares y su cultura, así como defensora de derechos humanos, siguen vigentes.

1.- ¿Qué dio inicio al enfrentamiento?, ¿un allanamiento con orden judicial, un ultimátum con respuesta agresiva o un ataque ofensivo sin mediación?

2.- ¿Cómo Óscar Pérez pudo transmitir los videos?, ¿colocaron sí o no un inhibidor de señal en la zona?

3.- ¿Por qué no se les dejó salir cuando se habían entregado?, ¿por qué se reanudó el enfrentamiento?, ¿por qué el uso de un lanzagranadas luego de verificar la potencia armada del grupo de Pérez?, ¿por qué destruir la vivienda?

4..- ¿Por qué dos políticos oficialistas (Iris Varela y Diosdado Cabello) fueron los primeros en informar sobre lo que ocurría en El Junquito?, ¿por qué se esperó un día para dar el balance del operativo?

5.- ¿Por qué no permiten a los familiares ver los cuerpos de los fallecidos en el operativo?, ¿por qué hay retraso en la entrega de los cadáveres a sus dolientes?

Para ello, la Organización de Naciones Unidas (ONU) recomienda la creación de un grupo de investigación especial que cumpla con los rigores establecidos en el Protocolo de Minessota.

Tanto abogados particulares, como asociaciones de derechos humanos y diputados de la Asamblea Nacional realizan diligencias en organismos internacionales para denunciar la actuación policial en el caso de Óscar Pérez y otras víctimas de lo que consideran una sistemática violación de derechos humanos por excesos policiales, detenciones arbitrarias, desapariciones forzosas y ejecuciones.

Lea también: Seis derechos constitucionales fueron violados en la operación Gedeón

(Visited 101 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment

Leave a Reply

¡Suscríbete!