Suman cuatro reos muertos con cuadros de desnutrición severa

Los nombres de Lionisio Carrión y Ada Yaquelinda Jiménez Hernández se suman a los de José Antonio Álvarez Castillo y Tulio José Soto Gómez como detenidos que, aparentemente, han muerto en celdas de detención preventiva y penales del país con severos cuadros de desnutrición.

El registro de los casos se ha dado a conocer a través del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), aunque ésta es una organización civil que vela por los derechos humanos de los privados de libertad y no una fuente oficial. El Ministerio para Servicios Penitenciarios y su titular no se han pronunciado al respecto y tampoco por los hechos violentos que ocurrieron hace dos semanas en varias cárceles del país.

Según OVP, el martes 9 de agosto, en el hospital Patricio Alcalá de Cumaná, estado Sucre, falleció Lionisio Carrión, un detenido que padecía una enfermedad psiquiátrica y estaba recluido desde hace 10 meses en la policía del Estado. Esperaba su juicio.

Así lo informó Humberto Prado, director del OVP, y aseguró que “Carrión padecía una enfermedad psiquiátrica, pero nunca fue diagnosticado como tal porque el médico tratante del Cicpc, quien además funge como director del servicio psiquiátrico del mencionado hospital, no tenía cama para internarlo, así como tampoco contaban con funcionarios policiales para resguardarlo”.

El 7 de septiembre de 2015, Carrión fue detenido. Con un machete había agredido a un policía precisamente por su condición mental. Durante su aprehensión, el hombre sufrió varias heridas y los agentes lo trasladaron a un hospital para que fuese atendido, pero les levantaron un procedimiento administrativo porque lo hicieron sin esperar una orden del tribunal.

Cuatro días después de su reclusión, el hombre fue esposado a una reja en la manga del comando policial, pues no dejaba dormir a los demás reclusos y corría el riesgo de que lo agredieran físicamente.

Prado aseveró que allí era vejado constantemente por los policías. El abogado defensor de Carrión denunció la situación en la Defensoría del Pueblo, pero no hubo respuesta.

Las heridas en los pies del detenido causaron una infección por no ser atendidas y no recibía alimentos ni visitas. Al parecer, Carrión solo era bañado por los bomberos estadales que “de vez en cuando le echaban agua con manguera desde el camión”, publicó el OVP en un comunicado.

Tras su fallecimiento, miembros de la junta comunal de Casanay retiraron el cadáver y lo resguardaron en una urna de cartón para brindarle cristiana sepultura.

El OVP recordó que la sede de la Policía del estado Sucre en Carúpano se encuentra bajo medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), tras la muerte de 10 reclusos durante un incendio provocado dentro de una radiopatrulla que fungía como calabozo.

Reclusa fallecida en cárcel de Fénix

El 15 de abril de este año, en la Comunidad Penitenciaria Fénix en Barquisimeto, estado Lara, falleció una interna identificada como Ada Yaquelinda Jiménez Hernández, de 39 años de edad, quien sufrió un infarto cuando hacía ejercicios físicos. Presuntamente pasó varios días sin ingerir suficientes alimentos.

“Cuando vi a mi hija por última vez se la llevaron de la Cárcel de El Marite y estaba gordita, pero cuando me la entregaron en la morgue del Hospital Central de Barquisimeto estaba extremadamente flaca. Ese pobre ser sufrió mucho”, indica el testimonio de la madre reseñado en el comunicado de prensa.

Aseguran que dos detenidos en calabozos policiales y militares murieron desnutridos

(Visited 9 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply