Siria y la proeza histórica: llegar a su primer mundial de fútbol

La selección  de Siria ha logrado acceder a la fase eliminatoria para clasificar al Mundial de Rusia 2018. El equipo que pertenece a la Confederación Asiática de Fútbol finalizó como uno de los mejores segundos lugares en la primera ronda de clasificación y, posteriormente, finalizó tercero en el grupo en un partido vibrante de principio a fin.

La oncena siria se jugaba ante Irán la oportunidad de ir al Mundial de Rusia el martes 5 de septiembre. Siria debía finalizar en el segundo puesto si quería avanzar de forma directa a la Copa del Mundo y para ello debía ganar el compromiso. Sin embargo, de no ganar el panorama no era tan gris. Los árabes podían empatar y así terminar terceros en su grupo y jugar un partido de repesca ante el tercero del grupo B, que podía ser Australia o Arabia Saudita.

El encuentro se desarrolló en Teherán, capital de Irán. Los locales, con 21 puntos para el momento del partido, ya se encontraban clasificados para la Copa Mundial de Rusia, sin embargo no serían un hueso fácil de roer para los sirios que tuvieron que jugar a un alto nivel para mantenerse en competencia.

Siria se adelantó en el marcador al minuto 13 de partido. El jugador Mohamad recogió el rebote del arquero Alireza Salimi, quien no pudo contener un tiro libre y dejó la pelota servida para que Mohamad la mandara a guardar y pusiera a los suyos a soñar con la clasificación directa.

El empate iraní llegó en el minuto 45, cuando Sardar Azmoun anotó a puerta vacía luego de que el guardameta sirio hiciera una gran parada a un cabezazo que se colaba en su arco.

La segunda parte del compromiso comenzó con dominio de los locales. Irán buscaba ganar el partido y continuar con la racha de llevarse los tres puntos de todos los partidos jugados en casa. Nuevamente Sardar Azmoun anotó y puso arriba a los iraníes tras rematar una pelota en el área siria.

Al mismo momento, Uzbekistán y Corea del Sur empataban a cero goles en Taskent, capital de la nación uzbeka. El empate sin goles le daba a Uzbekistán el tercer lugar del grupo y lo metía en el partido de repesca para el Mundial. Uzbekistán llegaba a 13 puntos, mientras que Siria con su derrota se quedaba con 12 unidades. El sueño sirio parecía diluirse.

El milagro para los árabes llegó en el minuto 90+3 de partido en un contragolpe letal que finalizó con la definición magistral del delantero Omar al Soma, quien de pierna derecha disparó rasante y la pelota pasó por entre las piernas del golero iraní. Todo el conjunto sirio celebró el gol como si se tratara de un campeonato mundial. Saltaron al campo, rezaron, gritaron y lloraron. Estaban a punto de clasificar al partido de repesca y mantenían vivas sus opciones mundialistas.

El cotejo finalizó 2-2 y Siria terminó con 13 puntos, la misma cantidad de unidades que Uzbekistán, pero al tener mejor diferencia de goles, los árabes se quedaron con el tercer puesto y, por ende, con el repechaje que se jugará ante Australia el 5 y 10 de octubre. La selección ganadora de esta cuarta ronda tendría que jugarse su pase al mundial ante el cuarto mejor equipo de Concacaf, que hasta ahora puede ser Estados Unidos u Honduras el 8 y 15 de noviembre.